Ya sé que no aplauden

5 febrero 2015 | 10:51 hrs | | Gilberto Haaz Diez

El país entra en una vorágine. Los empresarios piden un Sistema Anticorrupción antes de abril. La corrupción nos mata. La impunidad es nuestra cobija. No aguantamos más, en el mundo no dejan de llamarnos corruptos, quizá por eso el presidente nombra a Virgilio Andrade, titular de la Función Pública, como nuevo contralor general, aunque por allí ya le metieron un tache, es el hijo del abogado de Carlos Romero Deschamps, y con Romero Deschamps todo lo que huele a petróleo huele mal. Cuando el presidente terminó su discurso, dijo quedito: «Ya sé que no aplauden». Y le fue como en feria con los tuiteros. El –ya sé que no aplauden–, se convirtió en burla y meme del día y en trending topic. Pobre Peña. Desde aquel día de los tres libros, su mundo cambió. Esa expresión ya circula por todos lados, en el Youtube y en los twuiters. Algunos creen que no se dio cuenta que el micrófono lo tenía aun abierto. Pero Peña no debe preocuparse. La errata y meteduras de pata de los políticos, subliman al mundo, son constantes. Muchos han caído en esa trampa verbal. Al momento del comentario, Peña Nieto giró para darle un espacio al vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, los micrófonos estaban abiertos y captaron su voz. Esa expresión era para los periodistas, que normalmente esos no aplauden. Solo joroban.

 

LAS METIDAS DE PATA

Un día, el presidente de Uruguay, José Mújica, que es bien portado y querido, sin darse cuenta del micro abierto, dijo de la presidente de Argentina, Cristina Fernández: «Esta vieja es peor que el tuerto». La de Fox a Castro: «Comes y te vas», fue grabada por el barbón, esa llevaba mala leche. El presidente Ronald Reagan anunció, en tono de broma, la inminencia de un bombardeo contra la Unión Soviética, mientras estaba efectuando una prueba de voz antes de pronunciar su discurso radiofónico semanal. Otro célebre ejemplo de «micrófono indiscreto» tuvo como protagonista al expresidente francés Nicolás Sarkozy.

En una reunión del G20, celebrada en noviembre de 2011 en Cannes, Sarkozy tuvo una conversación con su par estadounidense, Barack Obama. La intención era que la charla fuera privada. En ella Sarkozy calificaba al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de «mentiroso» y afirmaba que no lo aguantaba. «Es un mentiroso, no lo soporto», dijo Sarkozy, a lo que Obama respondió: «Tú no lo soportas, pero yo tengo que aguantarlo mucho más a menudo que tú». Las declaraciones fueron especialmente desafortunadas dado el hecho de que los tres dirigentes trabajaban juntos en un intento por ejercer presión sobre Irán y su programa nuclear.

 

EL MAL ESPAÑOL DEL HOLANDES

Una breve cita en español en medio de un discurso en inglés pronunciada en México puso en aprietos al príncipe Guillermo de Holanda.

Mientras hacía un llamado al uso más eficiente de la energía en un acto oficial en Ciudad de México, Guillermo acabó diciendo: «Déjenme concluir usando un proverbio mexicano: Camarón que se duerme se lo lleva la chingada». Las palabras del príncipe causaron sorpresa y provocaron la risa de los asistentes a la reunión. La palabra «chingada», de uso popular, tiene una connotación vulgar en México. La frase del camarón en su versión habitual concluye diciendo: «…se lo lleva la corriente». En fin, presidente Peña Nieto, dont worry be happy.

 

La sabiduría viene de escuchar; de hablar, el arrepentimiento.

Camelot.