Xalapeños desarrollan su propio videojuego

2 enero 2019 | 11:26 hrs | Redacción Noreste | Ciencia y Tec

Renunciar a un empleo cómodo y bien remunerado resultó el primer paso para esbozar, desarrollar y luego catapultar un vídeo juego auténticamente Xalapeño y por consiguiente, mexicano.

Es la experiencia de Jorge García, Josué Hernández y Héctor Sánchez, de Mecha Estudios, y “padres” del juego Neon City Riders.

Los desarrolladores, todos con menos de 30 años de edad, exhibieron el teaser de su juego, ambientado en un Ciudad Neón, Neon City, y con una historia simple: en 2D combatir a las pandillas dueñas de la urbe.

El juego en sí resulta un homenaje a los 80s y como tal, recrea un escenario sólo visto en las cintas de Blade Runner, Robocop o ChinaTown; además de una deliciosa experiencia de regresar a los Arcades o “maquinitas”.

Mas, atrás de Neon City Raiders, se escribió la historia con dos bifurcaciones: una, elegir un proyecto propio o dos, seguir en el “modo oficinista”.

Y es la decisión develada por el trinomio Jorge-Josué-Héctor, ahora inmersos en el arte de los videojuegos.

“Antes de crear un juego en 3D o 2D tiene que haber un artista que crea un dibujo para plataforma más grande” dijo Héctor Sánchez.

“Tratamos de estar por este rumbo: la cruda realidad es que no es tan fácil como uno pensaría, en los 90s o en el 2000, era complejo desarrollar un videojuego” explicó por su parte Jorge García.

En esas décadas, narran, sólo los gigantes Nintendo, Capcom o Sega podían dar oportunidades, con localidades agotadas para los mexicanos.

En el 2017, y con el internet literalmente al alcance de la mano, los tres desarrolladores sólo les bastó dar pie a sus proyectos, entre estos, el de Neon City Riders, o “Jinetes de Ciudad Neón” en su traducción más pura.

Ello significó para uno de los diseñadores renunciar a dos malos empleos que tenían buena paga para dedicarse al 100 por ciento al estudio Mecha.

En esto, develan su clave para el éxito: dedicarse a lo que uno le apasiona.

Punto medular de la plática es el desarrollo independiente, o indie, que en México, está apenas en pañales.

“De seguro les va a ser de utilidad a muchos de ustedes” recomendó Héctor.