Xalapa, una pelea de tres que puede ser de dos

8 febrero 2017 | 21:41 hrs | Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Xalapa, la capital del estado, ya tiene algo decidido para la elección a la presidencia municipal en este año: El PRI no competirá como fuerza ganadora.
Pero aun así esta será una elección con tres grandes fuerzas, pero que se puede volver de dos.

Por un lado ya casi definidos, están los empresarios Carlos Luna y Nicanor Moreira, mientras que por Morena, estará Hipolito Rodríguez Herrero.

El que tiene más firme la designación es Carlos Luna Escudero, quien este viernes 9 de febrero se registrará por Movimiento Ciudadano.

El también exrector del Instituto Veracruzano de Educación, irá de la mano de Dante Delgado, quien tiene en la vista pelear la capital del estado para ganarla, como ya lo ha hecho antes.

Los cálculos del dueño de Movimiento Ciudadano apuntan a la posibilidad de ser la fuerza que se enfrente contra la coalición PAN-PRD al dejar el campo prácticamente vacío el PRI, partido que aún no puede encontrar un candidato competitivo, después de que Ricardo Ahued Bardahuil desechó de plano postularse.

Dante Delgado tiene el esquema de que MC ganó el ayuntamiento de Guadalajara en un panorama parecido y compitiendo contra lo que eran las dos grandes fuerzas de la ciudad y el estado, el PAN y el PRI.

La fuerza que adquirió el MC en esa entidad es tal que una encuesta del periódico Mural, del grupo Reforma, le da una amplísima ventaja de 36 puntos, contra 17 del PRI, si hoy fuera la elección para gobernador.

La “Ola naranja”, como la llamaron en ese estado, se alzó con fuerza en protesta a los gobierno del PRI y del PAN que nada bueno habían hecho por la capital tapatía y el estado en general.

Aquí, en Xalapa específicamente, el fenómeno podría repetirse, ante un PRI deslucido y la afectación que pueda tener la coalición PAN-PRD por los meses de gobierno que llevará Miguel Ángel Yunes a la hora de la elección.

Nicanor Moreira puede ser el candidato de esa coalición. De hecho es quién más se ve, pero enfrenta la resistencia de grupos internos del PRD, que se sienten dueños del partido y de la candidatura.

En la definición de candidaturas, al PRD le toca llevar la correspondiente a Xalapa, o sea decir quién será el candidato.

Antes acciones de estos grupos han hecho rodar alianzas que se creían ya amarradas.

Moreira se reunió el martes 7 con la dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, con la cual incluso se tomó una foto y la subió a su página de Facebook, como una muestra de que las pláticas avanzan por buen camino.

Se podría pensar que Nicanor Moreira va en caballo de hacienda al ir postulado por la alianza que gobierna, pero ante el lamento sostenido de la falta de recursos y la baja en la aceptación ciudadana hacia el gobierno del estado, le puede afectar, además de que en caso de ser postulado aún debe recorrer la cuesta de la contienda interna de las tribus del PRD en Xalapa.

A esto se le debe agregar que todavía se pretende impulsar a Ana Miriam Ferráez Centeno, del clan de radiodifusores, como candidata por esa coalición.
Morena, la tercera punta del triángulo está ante un panorama indefinido, pero que de entrada le es poco favorable.

Quién será su candidato, el investigador universitario Hipólito Rodríguez, tiene la desventaja de que ha competido antes por puestos de elección popular quedando en posiciones muy desfavorables.

Además de que es poco conocido, tiene la contracorriente del bajo carisma electoral. Pero esto puede subsanarse y la mejor muestra son las dos diputadas locales electas por los dos distritos de Xalapa, las cuales logaron las curules con el puro empuje de la imagen de Andrés Manuel López Obrador.

Para reforzar su imagen lo nombraron delegado municipal de Morena, pero esto poco ha servido para posicionarlo favorablemente.

Pero a Hipólito puede ser que no le vaya tan bien, porque esta es una elección municipal, en la cual los electores toman mucho en cuenta la confiabilidad que les de el candidato, por la cercanía de gobierno que tendrán.

De hecho a Hipólito se le puede caer la candidatura, pues ante los negativos antecedentes electorales existe una fracción que impulsa a la exdiputada local Consuelo Ocampo, también académica.

López Obrador si estará en campaña en Veracruz, pero ¿logrará que los electores confíen en su candidato sólo porque él lo puso?.

Así pues, la elección de Xalapa puede ser una elección de tres picos, que termine siendo un tú a tú.

La historia se va construyendo para llegar a las urnas el 4 de junio.

¿Quién será el gran místico de Xalapa?

LA VIOLENCIA EN VERACRUZ NO SE DETIENE. La mañana del 8 de febrero se localizó abandonada la camioneta del delegado de la Conafor, Martín Gelacio Castillo Calipa, en la carretera Tlapacoyan-Atzalan.

La presunción es que fue víctima de un acto delincuencial.

Uno de los muchos que se dan en el estado, como fruto de lo que el mismo gobernador Miguel Ángel Yunes, llamó la acción de la delincuencia organizada.

El actuar de la delincuencia, el reguero de cadáveres, es un tema que no le gusta tocar al gobernador, pero sobre el cual sostuvo una reunión con el Secretario de Gobierno, Miguel Ángel Osorio Chong.

La seguridad pública y la procuración de justicia en Veracruz, siguen siendo temas pendientes.

*Esta es opinión personal del columnista