#Vivas Nos LAS Queremos

27 abril 2016 | 9:44 hrs | | Gerardo Kanagusico

#Vivas Nos LAS Queremos

Por Gerardo Kanagusico

Una de las diferentes maneras en poder cambiar el status quo en una democracia es salir a la calle a manifestarse, ejercer el derecho de asociación, expresión y  tránsito. El pasado domingo 24, se manifestaron miles de personas en diferentes ciudades de la República como: Ecatepec, Ciudad Juárez, Puebla, Xalapa y la Ciudad de México. En su mayoría fueron mujeres, algunos hombres y familias completas. Esta marcha fue promovida por organizaciones feministas, sociedad civil y académicos en pro de los derechos de la mujer con el objetivo para exigir y emitir un comunicado, donde expresan un alto a los feminicidios en el país, la importancia de sensibilizar y profesionalizar a las autoridades frente a los problemas de género, mejores leyes para víctimas de violencia, así también, de garantizar el acceso de todas las mujeres a los anticonceptivos.

Desde hace algunas décadas México ha vivido problemas de género, que se convirtió en una constante aunque para algunos no sea así. De 1985-2014 se han cometido 47 mil 178 homicidios de mujeres en México (ONU Mujeres). Y desde la guerra contra el narcotráfico, encabezada por el gobierno de Felipe Calderón, las cifras van en aumento y parece ser que no disminuirán. Ciudad Juárez es el caso más longevo y sonado acerca de los feminicidios en México, por más de 20 años, entre 1993 y 2014 son acerca de 2 mil feminicidios y no cesan. En los últimos años, el Estado de México se ha vuelto un estado peligroso para las mujeres, donde no se puede hablar de datos específicos porque las autoridades locales omiten publicar dicha información o si la publican es ambigua. En los casi 5 meses que van del años sólo en el estado de Puebla se han incrementado en un 143% los casos de feminicidio (Odesyr), sólo por mencionar algunos estados. Únicamente el gobierno del Estado de México, por primera vez en la historia del país, emitió una alerta de género, cuando en otras partes del país se exigió y se exige emitir dicha alerta.

Ante los problemas de género también relucen los problemas de impunidad y la perspectiva de la sociedad ante dichos sucesos. Se ha podido observar en el caso de “Los Porkys” en Veracruz, en el cual las autoridades correspondientes no han podido solucionar debido a que los implicados son hijos de altos funcionarios del gobierno estatal. También, el caso de la periodista Andrea Noel, que tuvo que salir del país por miedo a su integridad física por los ataques de la sociedad, de mujeres y hombres que creen que está bien que haya sido acosada por faltas a la moral, es decir, su manera de vestir. Esto indica que no únicamente son la falta de protocolos por parte de las autoridades para saber responder ante una acto de violencia de género, sino es aún más profundo.

¿Por qué vivas LAS queremos? El feminicidio es un problema público, entonces, la única manera en poder erradica el problema y mejorar las condiciones sociales, políticas y culturales del país hacia las mujeres, está en que cada uno de los ciudadan@s genere debate, proponiendo soluciones y participando en modificar los actos machistas y discriminatorios que promueven tanto hombres como mujeres en la sociedad mexicana. No es concebible dentro de un régimen democrático que sólo un sector de la población se encargue de salir a la calles hacer un pronunciamiento y exigir el respeto a las mujeres. Si como sociedad no se hace algo en conjunto, como comunidad y como país  difícilmente se dejará de vivir con el miedo de que en un futuro un familiar sufra de violencia de género. Por lo que no es aceptable que algunos grupos emitieran, durante la marcha, el grito “Hombres no, hombres no”. La radicalización sólo obstaculizará la convivencia, y por ende, corregir la violencia de género por la que el país atraviesa y dichas acciones darán justificaciones aquellos y aquellas que minimizan el problema. La democracia estriba en la participación de cada uno de los miembros de ella, hagamos democráticos los problemas.