Violencia convierte a Veracruz en foco rojo para elecciones

Para este 2018 no se deslumbra que la situación de violencia y delincuencia vaya a mejorar

Foto: Noreste
15 enero 2018 | 15:06 hrs | Manuel Carvallo

Veracruz, Ver.- La creciente e incontrolable violencia que se ha desatado en todos los rincones del estado, convirtieron al estado de Veracruz en un foco rojo para las elecciones federales se este año, afirmó el presidente de la Asociación Nacional de Consejos de participación Cívica y Comunidades Seguras, Arturo Matiello Canales.

Dijo que para este 2018 no se deslumbra que la situación de violencia y delincuencia vaya a mejorar, “por el contrario estamos viendo que la violencia se recrudecerá, debido a que las autoridades estatales y federales han querido combatir el fuego con fuego y eso científicamente está demostrado que no da resultado”.

Y agregó: “Recordemos que desde siempre se ha dicho que la violencia engendra más violencia, entonces lo que están haciendo en este momento es una mala estrategia, pues nadie aplica esquemas de prevención”.

Por otra parte, Matiello Canales lamentó que la ciudad de Xalapa esté cien por ciento dominada por pandillas que ya rebasaron a las autoridades policiacas, pues ahora hasta los inmiscuyen en sus actividades e incluso los amenazan y retan.

Mencionó que se debe trabajar por zonas para ir disminuyendo la violencia, comenzando por la capital del estado y sus municipios conurbados, que se convirtieron en guaridas de bandas de crimínales, pero eso depende de la voluntad gubernamental no es cuestión de la ciudadanía.

En ese sentido dijo que si los alcaldes no tienen interés ni voluntad política para resolver el problema de la violencia, a la sociedad lo único que le queda es exigirle a esta autoridad, igualmente con el estado y la federación, o sea, si ellos no quieren nosotros lo único que podemos hacer es seguir exigiendo que nos cumplan en el tema.

Subrayo que como Asociación Nacional de Consejos de participación Cívica y Comunidades Seguras, lo único que pueden hacer es entrarle al toro de la prevención, siempre y cuando los alcaldes que son el primer eslabón en la cadena ciudadanía-gobierno, tengan voluntad y hagan algo, “y con mucho gusto trabajamos, los asesoramos y bajamos los indicadores de pobreza, que por ende disminuye los indicadores de delincuencia y violencia e incrementa los indicadores de bienestar social”.

Sin embargo, reconoció que si la sociedad fuera más participativa se podría conseguir más de lo que han logrado hacer las fuerzas armadas.

“Por eso tenemos que denunciar tanto actos delictivos como de corrupción, como lo hacen hoy los ciudadanos de Tula, Hidalgo o en Mérida, Yucatán, donde la gente si observa un automóvil ajeno al vecindario estacionado por más de dos o cuatro horas, inmediatamente lo reportan a la policía para que investigue”, añadió.

Dijo que existen programas exitosos que deben aplicarse en Veracruz, como el de “taxista vigilante”, “todos los niños a la escuela” o “todos somos vigilantes”, pero primero debe haber señales de buena voluntad política de los tres niveles de gobierno.