#Video 5 formas muy mexicanas de preparar Cerveza

24 junio 2016 | 9:47 hrs | VERNE, EL PAÍS

La cerveza es una bebida mundial y tal vez una de las más antiguas. Hoy existe un centenar de tipos y categorías que varían por sus ingredientes, formas de fermentación y región donde se producen. México es el principal exportador de cerveza, según datos del Observatorio de Complejidad Económica del Massachusetts Institute of Technology. Existe otro factor que distingue a nuestro país en el mundo cervecero: nos encanta echarle cosas a la cerveza. Es raro encontrar un bar o cantina que no ofrezca alguna variante de estos cinco cócteles a base de chela.

1. Michelada: Este nombre es polémico porque su definición varía según el Estado, ciudad o incluso bar en donde te encuentres. En la Ciudad de México, la michelada es la cerveza que lleva limón y sal, pero si pides una michelada en Monterrey, por ejemplo, recibirás una preparación con salsa inglesa (Worcestershire) o Maggi. Decidimos utilizar la definición de la Ciudad de México y esperamos que algún día exista un consenso que dé fin al eterno debate.

2. Cubana: En algunos Estados como Puebla y Veracruz se le llama chelada. La diferencia con la michelada (chilanga) es que además de limón y sal, esta lleva salsa inglesa, jugo Maggi y salsa Tabasco y/o otra variedad de salsa picante como Valentina. En la capital del país se conoce como cubana, pero estamos casi seguros que este cóctel no es muy famoso en La Habana.

3. Clamacheve: Cerveza con Clamato es la forma más común de ordenar esta versión en los restaurantes, pero sentimos que no tenía tanto caché, así que optamos por adoptar uno de sus tantos nombres. Chevemato y Azteca son otros con los que se ha bautizado a esta preparación. Si eres vegano, vegetariano o no comes mariscos puedes reemplazar al Clamato por jugo de tomate. Si te gustan mucho los mariscos puedes agregar ostiones o camarones en el fondo del tarro como en algunos restaurantes.

4. Gomichela: Si creías que echarle jugo de almeja a la cerveza era demasiado, prepárate para la gomichela. Este cóctel es el que lleva más ingredientes y el principal son las gomitas o gominolas. Puede no sonar muy apetitosa, pero vale la pena, lo prometemos.

5. Submarino amarillo: Este es para los fanáticos del tequila y de Los Beatles. A diferencia del resto de las recetas, el submarino amarillo requiere poder de concentración y flexibilidad en los brazos. Lo más importante es dominar la maniobra para mantener un caballito (chupito) de tequila dentro de un tarro o vaso lleno de cerveza. Si nosotros pudimos, cualquiera lo logra. Piensa que entre más intentos fallidos, más cerveza y tequila tendrás que tomar. No hay que desperdiciar.