Veracruz está peor que hace 17 meses

30 abril 2018 | 11:46 hrs | | Marco Antonio Aguirre
  • Pepe Yunes es honesto: Campesinos
  • Nadie nos va a robar el futuro: Pepe Yunes

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

Pepe Yunes inició su campaña por la gubernatura de Veracruz en su natal Perote, ante un publico que caminaba bajo el sol para ocupar algún lugar de los cerca de ¿5 mil, 10 mil, 15 mil? Espacios que había en el campo Ánimas.

Pepe Yunes fue más directo y desde aquí, le dijo a Miguel Ángel Yunes, que hoy Veracruz está peor que hace 17 meses cuando tomó posesión del cargo.

“Nadie nos va a robar el futuro”, le dijo a ese auditorio, que coreó su nombre, que gritaba: Pepe gobernador, Pepe gobernador.

“Yo quiero decirles que el gobierno ya cambió, que ese discurso que señalaba de manera flamígera, con toda vehemencia, que todos los males del presente se explicaban en el pasado, se quedaron ya sin argumento”, dijo, ante su público, que de repente calló.

Vaya, fue tanta la atención que ya no resonaron los gritos de “Pepe-Pepe”, y en un respiro que el ahora candidato hizo, hasta se escuchó el aletear de los drones con cámaras que grababan el evento y que lo transmitían por redes sociales.

Por cierto, el hastag #PepeYunes fue trendingtopic nacional durante varias horas. Es decir, fue de lo más mencionados en twitter durante el evento de inicio de campaña y aún varias horas después. O sea que sí despertó mucho la atención.

Con esa atención que Pepe Yunes había conseguido, prosiguió en su reclamo hacia el gobierno actual, el cual ni siquiera puede decir que desde Presidencia de la República lo dejaron sólo o mucho menos, que le negaron los recursos.

“Han sido ya 17 meses de una nueva administración. 17 meses, con recursos, oportunidad y –hay que decirlo- acompañamiento puntual del gobierno de la república, que nunca ha dejado de ser solidario con Veracruz, que nunca ha sido omiso, que nunca ha distinguido entre colores de partido”.

¿Y qué pasó en éste lapso?

“… Y después de esos 17 meses Veracruz ha retrocedido”, remarcó Pepe Yunes.

“Hoy la inseguridad marca los días de las familias veracruzanas, de norte a sur, de este a oeste. En lugar de avanzar hemos retrocedido”, remarcó.

Y en ese momento enfatizó que “como respuesta simple y llanamente escuchamos discursos vacíos”.

Ahí dijo: “Quiero ser gobernador de Veracruz..”

El silencio del auditorio se transmutó en aclamación al candidato: Pepe-Pepe…

(Puede ir al Facebook y checar el video que ahí está en la página de Pepe Yunes, en http://tiny.cc/ree6sy , al minuto 31:20 del video).

Con esas porras de fondo, Pepe Yunes prosiguió:

“Quiero ser gobernador de Veracruz para ocuparme de la seguridad de su familia, para que el gobierno sea un aliado, constante y permanente que les permita vivir en tranquilidad, que les dote lo mínimo necesario, que es la paz, que es la seguridad para crecer, para realizarse”.

Fue el momento álgido del evento.

Fue la muestra de que a ese público, a los veracruzanos, les interesa mucho la seguridad, esa que nos dijeron que en 6 meses regresaría, pero que 17 meses después seguimos sin que aparezca.

Vaya, otra muestra de que Pepe Yunes sabe que la seguridad es un asunto que preocupa ampliamente a los veracruzanos, es que Enrique Ochoa cuando arrancó su presentación lo primero que dijo fue que “Pepe Yunes está listo para regresar la seguridad a los veracruzanos”.

“Quiero hablar de tus problemas y necesidades y dejarnos de grillas. Duarte ya está en la cárcel, pero tus problemas siguen”, dijo en su video inicial de campaña.

La distancia con ese grupo fue marcada.

Ese auditorio estaba mayormente compuesto por campesinos, que también aplaudieron con amplitud cuando Pepe Yunes ofreció que “el gobierno del estado volcara todo su poder, toda su estructura al campo veracruzano”.

Y lo hicieron porque quienes lo conocen le creen.

Aquí tiene el enlace donde varios de ellos lo dicen: https://twitter.com/MValeraH/status/990640427610050560

Y uno de ellos fue Saúl Aldama, de La Gloria, Perote, quien dijo que les gestionó un pozo y que ahora quieren que Pepe Yunes sea gobernador, para que los ayude otra vez, “y que ayude aquí a mi nieto”.

No fue el único. Fueron muchos que llegaron con los niños.

Había muchas, muchas mujeres, que aplaudieron cuando después de su discurso recorrió otra vez la pasarela, pero ahora acompañado de su esposa Alicia Silva y sus hijos Pepe, Aldo y Adolfo.

Y de esas mujeres que fueron al evento, a la salida dos de ellas comentaban, en medio de una ordenada ola humana que caminaba sonriente, bromista, aunque no hubo ni tortas, ni refrescos; ni gorras, ni sombrillas.

Las gorras, las botellas con agua, las sombrillas, hubieron sido muy bien recibidas por el público, porque aunque todos los asistentes llegaron preparados para uno de esos fríos característicos de Perote, lo que había era un sol radiante que hacía relumbrar la escena; un clima muy diferente al nublado que hubo en Xalapa, o incluso las lloviznas que se dejaron caer en la zona de Veracruz-Boca del Río.

Pero además, como ese era un auditorio mayormente campesino Pepe Yunes lanzó su grito de campaña: ¡Que yo me ocupo!

“Todas estas actividades (agropecuarias), que explican a Veracruz que le dan de comer a nuestras familias no pueden, bajo ninguna circunstancia, estar en el abandono”, expresó.

Y los habitantes del campo veracruzano aplaudieron. Y lo hicieron con más fuerza cuando dijo: “Desde el gobierno de Veracruz, esa será la agenda”.

Vaya, incluso fue muy ilustrativo, cuando se dirigió a Cutberto, a quien conoce desde hace varios años junto con su familia, y le lanzó una botella con agua, y le dijo:

“El agua no es para ti, es para el campo”, como una forma de establecer un compromiso

Y otra vez los campesinos a quienes ya les cumplió, volvieron a aplaudir.

Pepe Yunes también tuvo un acompañamiento de los principales liderazgos del PRI, además de Ochoa Reza, llegaron Emilio Gamboa, coordinador de los senadores priistas y Carlos Romero Deschamps, el dirigente nacional petrolero, por ejemplo.

También estuvieron Américo Zúñiga, el presidente del PRI estatal, con la camisa arremangada, y Juan Carlos Molina, el dirigente estatal de la CNC.

El evento fue una muestra de cómo los terrenales veracruzanos que conocen a Pepe Yunes, lo avalan y lo tratan.

 

LA VIOLENCIA POLÍTICA DE MIGUEL ÁNGEL. Miguel Ángel Yunes, el gobernador, se ha caracterizado también por sus actos de sabotaje político hacia otros.

Uno de los hechos más llamativos y recordados fue cuando le mandó un grupo de travestis y otro de teporochos a Cuauhtémoc Cárdenas durante un recorrido que realizó por Veracruz.

Este domingo, durante el arranque de campaña de Morena para el estado, llegaron unos hombres disfrazados con botargas de Hugo Chávez; hubo quienes hasta se tomaron la foto con ellos.

Los sacaron y en el camino aparecieron policías.

Identificaron a los abotargados como parte de las fuerzas especiales de seguridad pública.

Miguel Ángel Yunes debe una explicación sobre esto. ¿Este es el tono que piensa utilizar para cuidar que su hijo no sea derrotado?

Esta es opinión personal del columnista.