Veracruz, 2º lugar en corrupción

17 julio 2017 | 8:16 hrs | Ángel Álvaro Peña

Cuando la corrupción se lleva entre las patas vidas humanas debe ser sancionada severamente. México está considerado entre los países más corruptos del planeta y en esta administración pública su cercanía a los primeros lugares ha sido veloz.

El costo de la corrupción en México supera el 10 por ciento del Producto Interno Bruto. Ahora un estudio del Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (INEGI), arroja un dato que debe preocupar a todos los mexicanos: Veracruz es el segundo estado más corrupto del país, luego de Tabasco.

Sin embargo, es difícil medir la corrupción en términos reales, se dice que se pierde mucho dinero por esta práctica, pero los abogados del diablo aseguran que la estrategia burocrática del gobierno está tan bien aceitada de tal manera que sin la corrupción no se movería el país, tal vez por eso surge la frase de “Mover a México”.

Veracruz es una de las entidades con mayor riqueza natural de México, independientemente de que sea un polo de atracción turística de primer mundo; sin embargo, la llegada y salida de personajes como Javier Duarte de Ochoa, han logrado llevar al estado hasta el vergonzoso lugar en el que se encuentra.

En cuanto pise suelo mexicano Javier Duarte se sabrá el destino del ex gobernador, pero lo que nunca se sabrá exactamente es el monto del dinero sustraído. Él mismo debe desconocer la cifra, los cómplices no llevaban control alguno, sólo sabían que debían crear empresas fantasma para que pareciera que eran proveedoras del gobierno del estado y lo demás eran minucias sin trascendencia.

En México la corrupción no sólo se ubica en las oficinas de gobierno, hay empresas en territorio nacional que no pagan impuestos de por vida, y otras sin importar que sean nacionales o extranjeras cuyos negocios son evidentemente sucios, ahí está el caso de la constructora de caminos OHL, Odebrecht, Construcciones Aldesem, S. A. de C. V. (Aldesa) y Epccor –que realizaron el tramo de camino que se convirtió en socavón en días pasados, ocasionando la muerte de dos personas– entre otras empresas.

Son precisamente las empresas extranjeras, sobre todo las constructoras, las que han provocado la quiebra de otras grandes empresas mexicanas como es el caso de la Constructora ICA, que era un símbolo en la construcción de caminos, puentes, carreteras y autopistas, y que por el simple hecho de ser mexicanas son agredidas por los propios funcionarios públicos de nuestro país.

Son las empresas constructoras las que mayor responsabilidad tienen a la hora de presentar sus propuestas y es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, una de las instancias de gobierno que debe ser estricta a la hora de seleccionar con quién firma los contratos; sin embargo, desde el inicio de la actual administración, la corrupción ha caracterizado a esa dependencia, que está bajo sospecha, primero con las obras de OHL, que por tramos de camino muy cortos cobran, de manera desproporcionada, con la complicidad de las autoridades de la SCT, que encabeza Gerardo Ruiz Esparza.

Gerardo Ruiz Esparza, quien presume tener sangre española como si en este momento hubiera todavía razas puras, ha sido señalado en varias ocasiones como el gran manipulador de las transas que se realizan con las constructoras, y que han surgido miles de millones de pesos sin destino, pero teniendo como origen el dinero de los impuestos que pagan los mexicanos.

La corrupción es una de las razones por las cuales los mexicanos son unos verdaderos artistas de la evasión de impuestos. Los mexicanos evitan pagar impuestos. Evitan a toda costa dar el dinero producto de su trabajo a una clase política que con personajes como Gerardo Ruiz Esparza y Javier Duarte de Ochoa, lo utilizan en beneficio propio y, por si esto fuera poco nunca son sancionados, invitando, con esto, a otros a hacer lo mismo porque tienen garantizada la impunidad.

Los engaños para terminar con la corrupción han sido muchos, resulta absurdo que sean los propios protagonistas quienes aparenten impulsar las leyes anticorrupción y una prueba de que se trata de un verdadero teatro es que tienen más de cuatro años buscando un fiscal anticorrupción sin encontrarlo a pesar de que hay muchos mexicanos que bien podrían ocupar ese cargo con imparcialidad y transparencia.

Seguramente el fiscal anticorrupción será designado al final del sexenio, una vez que los integrantes de la actual administración tengan asegurada su impunidad, que logran muchas veces con un fuero o con un nombramiento en la diplomacia.

Cada día más mexicanos escogen el camino de la alta burocracia porque saben que es el camino de la corrupción sin castigo. Hay puestos de elección popular que exigen de una gran capacidad de gobierno o simplemente infunden temor ante la grave problemática que viven, un ejemplo es el Estado de México, donde nadie en su sano juicio quisiera gobernar a menos que ese gobierno le permitiera salir millonario de su gestión. Como este caso hay muchos, nadie se preocupa por dar solución a los problemas, que es el objetivo original de su trabajo, sino que van a servirse del dinero de la población para enriquecerse y dejar en peores condiciones a la sociedad que les corresponde apoyar.

Por ejemplo, los vecinos de los alrededores del lugar del socavón, reparten volantes y correos con esta leyenda: “El gobierno miente acerca del socavón que se abrió en la autopista a la altura del Conalep, ahí no hay ni nunca ha habido drenaje. Hay un cauce de arroyo que sale como ramal de la Barranca de Santo Cristo, o sea que en la construcción de la autopista hace más de 40 años se dividió esa barranca y ahí precisamente se une para seguir su cauce hasta Las Guacamayas, donde se une con la Barranca de Almanalco y continúa para formar parte del Río El Pollo y después se une con el río Apatlaco. Los que hicieron la ampliación de esta autopista, sabían de esto porque lo rellenaban con cascajo y tierra y al otro día volvía a aparecer el hoyo y aun así, sin investigar a fondo y sin hacernos caso a los vecinos, que desde que empezó la obra se los dijimos, y protestamos y nunca escucharon. Ahí nunca hubo nada entubado. El gobierno no quiere aceptar su responsabilidad. Nosotros siempre advertimos del peligro. La última protesta la hicimos una semana antes del accidente”.

Esto no sólo narra lo sucedido si la conducta delictiva de las autoridades en todos sus niveles.

No debe sorprendernos la corrupción porque nosotros votamos por su continuidad. PEGA Y CORRE.– El ex fiscal regional en Coatzacoalcos, Ricardo Morales Carrasco, es investigado por intentar impedir que se le hiciera la necropsia a un presunto sicario de la banda de Hernán Martínez Zaleta, El Comandante H, dijo el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes. Cuando iba a ser enterrado el cuerpo, las autoridades lograron asegurarlo para practicarle la autopsia que Morales Carrasco había impedido tras supuestamente recibir amenazas. La autopsia se realizó y el fiscal fue destituido…Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad 

*Esta es opinión personal del columnista