Ventajas y desventajas de elegir un all inclusive

En este post hemos querido resaltar las ventajas y desventajas que tiene la elección de un “all inclusive”, para ayudarte a saber si esta elección te conviene o no para tus próximas vacaciones.

1 abril 2017 | 14:15 hrs | Redacción Noreste

Elegir unas vacaciones con “all inclusive” puede ser una excelente opción para algunas personas ya que sus beneficios son bastante notorios. Por su parte, para otros viajeros puede ser una catástrofe, ya que sus aspiraciones turísticas pueden ir en contra de los principios de un paquete con todo incluido. En este post hemos querido resaltar las ventajas y desventajas que tiene la elección de un “all inclusive”, para ayudarte a saber si esta elección te conviene o no para tus próximas vacaciones.

Ventajas

  • Mayor tranquilidad antes de viajar respecto a los gastos

Cuando eliges un paquete “all inclusive” tienes un presupuesto realista del costo que tendrá tu viaje, lo que incluye hospedaje, traslado, comidas y bebidas como básico. De esta manera el estrés comienza a bajar desde el mismo momento en que haces la reservación con un “all inclusive”.

  • Ahorro en el paquete

Por lo general, los paquetes de viaje con todo incluido hacen buenas ofertas para los turistas. Puede que no sea tan fácil verlo cuando te ofrecen el paquete completo, pero si desglosas la información y comparas el precio de las comidas, traslado, bebidas, entradas a parques y demás; verás que seguro te estás ahorrando bastante dinero para hacer un viaje lujoso.

  • Abundancia en el consumo sin gasto adicional

Los paquetes “all inclusive” son muy generosos en cuanto a la cantidad del consumo, puede que te dejen comer todo lo que quieras en cada comida y probar distintos platos y hacer combinaciones a tu gusto. Si no pagas un “all inclusive” tendrás que pagar por cada alimento que consumas, lo más seguro es que te limitarás para economizar en gastos.

  • Viajes para bajar el estrés

Cuando se eligen unas vacaciones “all inclusive”, probablemente lo que se desea es bajar el estrés, lo cual se logra en realidad con estos paquetes, ya que, no tendrás que salir del hotel para nada. Tendrás las comidas a las horas puntuales y en abundancia sin preocuparte por precios, podrás quedarte el día entero dentro del hotel si lo deseas disfrutando de piscinas, spa, parques y muchas veces hasta con entrada al mar ¡Estos hoteles son unos paraísos por sí solos!

Desventajas 

  • No poder dormir hasta tarde

Una de las desventajas de un “all inclusive” es que no puedes dormir hasta tarde para no perderte el desayuno; incluso hay hoteles que requieren una reservación bien temprano en la mañana para hacer uso de los servicios del “all inclusive”. Así que si eres de los que les gusta dormir hasta tarde esto puede ser una desventaja. ¡A menos que no te importe perder el desayuno!

  • Quizás llegues con unos kilos de más a casa

Un all inclusive es súper relajante, pero también te invita a cometer muchos excesos en la comida y a no hacer nada de ejercicio. Esto puede ser genial para personas muy activas y con mucha disciplina porque no perderán su rutina. Sin embargo para las personas con sobrepeso o problemas de salud puede ser un poco perjudicial, sobre todo si la estadía es excesivamente larga.

  • No están diseñados para explorar la ciudad

Si vas de viaje a una ciudad que no conoces o que tiene mucho atractivo turístico fuera del hotel, lo más seguro es que te los pierdas. Los hoteles “all inclusive” no dan ganas de salir de allí, tienen suficiente diversión dentro y no querrás perdértelo. Así que si eres aventurero o aventurera quizás no sea tu mejor opción.

En definitiva, como se sugiere tanto en las ventajas como en las desventajas, todo depende de qué tipo de viaje se realizará y cuáles son los deseos y las posibilidades de los pasajeros. Lo que sí se sabe es que quienes prefieren los hoteles todo-incluido no los cambian por nada. ¡Y por algo debe ser!