Varias personas participan en una clase de sables láser en la Academia Hijos de Obiwan, en Sidney (Australia). MARK KOLBE