Universitarios guatemaltecos se burlan de políticos, incluido Trump

/ AFP PHOTO / JOHAN ORDONEZ
8 abril 2017 | 18:59 hrs | AGENCIA AFP | Mundo

Miles de estudiantes universitarios de Guatemala salieron este viernes a las calles del centro de la capital en el tradicional desfile bufo para denunciar problemas nacionales y burlarse de los políticos, incluido el presidente estadounidense Donald Trump.

Al ritmo de canciones satíricas, las carrozas y comparsas recorrieron el centro histórico capitalino para mofarse del gobernante guatemalteco, Jimmy Morales, y denunciar la corrupción y la ola de violencia que deja cada año unas 6.000 muertes.

“Trump gringo racista y fascista”, con una imagen del presidente de Estados Unidos vestido de diablo, era una de las pancartas que encabezaba el desfile de los estudiantes de la Universidad de San Carlos en la “Huelga de Todos los Dolores”, una tradición que cumple 119 años.

“La pobreza y el desempleo no se detienen con muros”, señalaba otra pancarta sostenida por dos estudiantes que rechaza la intención de Trump de extender las barreras en la frontera entre Estados Unidos y México.

Otras carrozas mostraban monigotes del líder norteamericano, algunos disfrazado de araña, mientras que Jimmy Morales era representado por piñatas o estudiantes vestidos de payaso, debido a su pasado como comediante de televisión.

La tradicional Huelga de Todos los Dolores se realiza en honor al Viernes de Dolores de la Cuaresma. El desfile se remonta a 1898, cuando universitarios salieron a la calle a criticar al dictador Manuel Estrada Cabrera, quien gobernó Guatemala durante 22 años. El desfile emula de forma satírica las procesiones de Semana Santa.

Los universitarios, la mayoría con capuchas de diferentes colores según su facultad, aprovecharon el desfile bufo para exigir justicia por la muerte de 41 niñas ocurrido hace un mes durante un incendio en un refugio para menores administrado por el gobierno.

También rechazaron las operaciones de las temidas pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha, dedicadas principalmente al sicariato y a la extorsión a transportistas y comerciantes.

El gobierno del expresidente Álvaro Colom, quien participó en la huelga cuando era estudiante de ingeniería, declaró en 2010 esta celebración universitaria como Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.