Una semana: claros y sombras

7 diciembre 2016 | 20:57 hrs |

Una semana: claros y sombras

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

El bono democrático como el peso…también se devalúa

Este jueves se cumple una semana, de que el gobernador Yunes Linares, asumió foralmente las riendas del estado de Veracruz, aunque en realidad, ya había tomado el control de facto.

Yunes es un hombre con muchos años en la política, que conoce a fondo los laberintos del sistema, sus fortalezas y debilidades. Además, llegó con una ‘pila reloaded’, por lo que su hiperactividad es proverbial, digamos que en percepción y resultados prontos sale bien evaluado.

No obstante, no se puede decir lo mismo de todo su equipo de trabajo.

El gabinete cuenta con mujeres y hombres experimentados, que conocen a fondo la materia del despacho a su cargo. En sentido contrario, hay otros personajes que llegaron a aprender o que conocían el área a nivel municipal…aldeanos diría el clásico.

A pesar de que estos últimos tienen numerosos méritos académicos (eso dicen sus currículum), no han logrado encontrarle la cuadratura al círculo por carecer del ‘colmillo’ necesario, lo cual les ha provocado darse frentazos, literal.

Otros funcionarios, han llegado con la idea de que todos los burócratas tienen un ‘duartito’ dentro, por lo tanto han sido rudos en grado extremo, circunstancia que acaba afectando a su jefe máximo y a trabajadores honrados, eficientes.

Un sector de los flamantes tienen pasado ‘indecoroso’, tanto como desaseadas formas de presentarse en sociedad (el que entendió, entendió), por lo que podría decirse que empezaron con el pie izquierdo.

Siete días son pocos, pero a la vez suficientes, para que el reflexivo enmiende el camino.