Una comida de la unidad, fría

28 noviembre 2015 | 14:57 hrs |

Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Como muchos dijeron, el único humo blanco que salió en San Julián fue el de la neblina que estuvo hasta abajo.

Ésta fue una comida de unidad priista, como se le ponderó.

¡Pero muy fría!

10 grados centígrados, aproximadamente, la temperatura, según una página metereológica.

Y todos, bueno, el 98% de los asistentes se quedaron esperando la ManlioSeñal que nunca llegó.

Manlio Fabio a todos saludó por igual, con la misma cordialidad y cortesía.

A nadie le dio el beso de Judas que lo marcase para dejarlo fuera de la jugada.

Tampoco quiso hacer un brindis que mandase alguna preferencia y mucho menos tomó el micrófono para hablarle a los presentes.

Pero si hubo algo evidente.

Héctor Yunes y Pepe Yunes se apartaron y en medio de la neblina platicaron y sonrieron y lo que se dijeron no fue escuchado porque sus voces fueron cubiertas por la música ambiental de la comida.

Y hubo quienes quisieron hacer evidente la simpatía por los Yunes y fueron a saludarlos hasta allá, hasta donde estaban en lo apartado.

Pero si hay mensaje, porque Manlio Fabio Beltrones pidió que la comida se hiciese en el rancho San Julián, propiedad de la familia Yunes Zorrilla.

Manlio Fabio es político de tipo clásico del PRI, acostumbrado al juego de señales, y el que haya ido hasta allá, es  una de ellas.

Eso dejó el sabor de boca de que en el 2016, el candidato del PRI al gobierno del estado, Yunes será.

Este viernes, por la mañana, Alberto Silva tuvo un desayuno con la Asociación de Periodistas de Veracruz, donde reconoció precisamente esta característica de Manlio Fabio y apuntó que esta comida, que se realizó en San Julián, es un mensaje de Manlio Fabio, y que lo del domingo (cuando el mismo Pepe Yunes presente su Informe legislativo) será otro y que ambos van construyendo el andamiaje hacía la tercera semana de enero cuando se publique la convocatoria del PRI para designar candidato, la cual emitirá el Comité Ejecutivo Nacional de ese partido, y no la instancia local.

Esta fue una comida que inicialmente sería con 10 personas, Manlio Fabio, el gobernador Javier Duarte, Alberto Silva, los senadores Yunes rojos y don José Yunes Suárez, el patriarca de los Yunes Zorrilla, más otras personas.

Pero que se filtró a la prensa desde Palacio de Gobierno, para hacer evidente y anunciar que Javier Duarte tendría un encuentro con José Yunes, quien ha mostrado diferencias de opinión con el mandatario estatal en más de una vez.

Y entonces el círculo creció a 50.

Pero al mencionarse que ahí podría darse el destape de Héctor Yunes, la expectación creció.

Luego se remarcó que ese sería el encuentro de Javier Duarte y Pepe Yunes, la curiosidad llevó a que los asistentes llegasen hasta cerca de 200.

De hecho entre las versiones que se difundieron previas al encuentro está una que menciona que el miércoles pasado sobre las 3:30 de la tarde Héctor Yunes recibió una llamada confirmándole la tendencia en su favor.

Alberto Silva definió el encuentro como una comida de unidad.

Y así tuvo que ser convocada, a petición de Manlio Fabio, quien también fue específico en llevar como su invitado especial a Javier Duarte, y el gobernador jaló consigo al presidente del PRI estatal, Alberto Silva.

Pero esto ya se veía venir.

El viernes por la mañana el mismo José Yunes declaró que la presencia del presidente del CEN del PRI, “no cancela las diferencias, no cancela los puntos de desencuentro, pero pues evidentemente tampoco impiden esos puntos de distancia, el que haya convivencia, buen ambiente y civilidad”.

En la puerta del rancho, cuando llegaron Manlio Fabio y Javier Duarte, lo más llamativo fue que por primera vez en mucho tiempo, Pepe Yunes le dio un abrazo a Javier Duarte.

Como testigo, Flavino Ríos Alvarado, ahora en calidad de Secretario de Gobierno, quien también fue recibido con beneplácito.

Mal anfitrión sería Pepe Yunes tratando con descortesía a quien llega a su casa.

Por lo pronto en la mesa principal estuvo Manlio Fabio Beltrones, quien se mostró muy cordial todo el tiempo, con todos, teniendo a su lado a Javier Duarte, quien no se movió del lugar, al igual que Alberto Silva.

Frente a ellos estaban los Yunes, don José Yunes Suárez, el patriarca de los Yunes Zorrilla, teniendo a un lado a Héctor Yunes y del otro a Pepe Yunes.

Al evento también llegó Amadeo Flores Espinoza, expresidente del PRI estatal, y quien fue uno de los no asistentes a la toma de posesión de Alberto Silva.

En el San Julián estuvieron también Marcelo Montiel, el delegado de la Sedesol al que querían destituir, y Américo Zúñiga, el presidente municipal de Xalapa.

La presidenta municipal de Paso de Ovejas, Ana Rosa Payan Valdés, igualmente llegó por ahí, así como los diputados locales Tonatiuh Pola y Francisco Garrido.

En la mesa de honor se acomodaron desde un principio y no cedieron espacio Adolfo Mota y Tomás Ruíz, junto con el nuevo delegado del PRI para Veracruz, Manuel  Cavazos Lerma. Al lugar también llegaron Erick Lagos y Jorge Carvallo.

Y más, muchos más, hasta juntar alrededor de 200 personas.

Y la reunión terminó, y cada uno tomó su camino entre la neblina.

Una comida de la unidad priista, fría, por el clima.

Silenciosa, porque no hubo la voz definitoria.

Con muchas expectativas que se quedaron ahí.

Y el domingo será el informe de Pepe Yunes.

Un capitulo más de la interesante serie de ¿quién será el candidato del PRI a la gubernatura en el 2016?

 

MAGISTERIO, SEGUNDA SEMANA DE PRUEBAS. Este fin de semana se aplicarán nuevamente los exámenes de evaluación a los docentes.

Y ahora, para que no allá las corretizas y golpizas de la semana pasada, a los profesores que aplican para las pruebas, les pidieron que se concentrarán en las sedes de sus sindicatos, de donde los trasladarán a los lugares en los que se harán los exámenes, en autobuses.

Piensan cambiar las sedes.

De hecho planean dividirlas y tratar la ubicación de las mismas con la mayor discreción.

El miércoles 25 de noviembre hubo una reunión en cada una de las secciones sindicales del SNTE en el estado, la 56 y la 32, y a los dirigentes no les fue nada bien, porque a gritos, con ofensas y hasta amenazas, les reclamaron tanto los docentes agredidos que iban a presentar los exámenes, como los demás que se solidarizaron.

Y lógico, hubo quien tomó video de los hechos y amenazaron con subirlos a las redes sociales si las cosas se complicaban.

A cada uno de los maestros que tiene pendiente presentar el examen le tomaron su nombre, y demás datos, incluyendo su sede de trabajo y el número de su celular, además de que les advirtieron que les podrían indicar el lugar donde se hará la evaluación hasta el último momento, además de que les pidieron una discreción absoluta sobre los movimientos.

¿También a los policías les dirán de última hora donde serán las sedes de los exámenes o a esos los plantarán desde temprano?.

 

11,000 SILLAS EN EL INFORME DE PEPE. Como dejaron abierta la asistencia al Informe legislativo de Pepe Yunes, no saben cuántas personas llegarán, pero habrá 11,000 sillas listas.

Ahí se espera la presencia del también senador Héctor Yunes y que se ratifique el pacto que existe entre ellos.

Ahora, después de la comida de unidad que hubo en el rancho San Julián la pregunta que queda en el aire para los simpatizantes de los Yunes y para los funcionarios del gobierno del estado es, ¿llegarán Javier Duarte y Alberto Silva al Informe?.

Hay una lista de posibles figuras de la política nacional que confirmaron su asistencia, pero se guarda con celo.

La expectativa ahí está.

¿Será Pepe?

¿Será Héctor?