Una cabeza con un mensaje amenazante

16 agosto 2017 | 21:42 hrs | Javier Roldán Dávila

Ni hablar, los malosos resultaron los teóricos de la posverdad

Ayer leíamos en el prestigiado sitio web proceso.com.mx una nota intitulada: “Hallan cabeza con un mensaje amenazante”.

El reportero se refiere a que encontraron una cabeza humana, junto a la cual dejaron escrito en una cartulina el siguiente mensaje: “esto me paso por rata y por andar poniendo gente siganles y ay les va la verga jotos (sic)”

En principio ya no recurrimos al lugar común del: macabro hallazgo, porque tales situaciones, se han vuelto, precisamente, un lugar común.

Sin embargo, es de llamar la atención la estructuración de los juicios de valor en la que hemos caído, sobre todo, los que nos dedicamos, desde distintos ángulos, al quehacer periodístico.

De acuerdo a la respetable lógica del reportero que registró los hechos, lo amenazante no es dejar una cabeza cercenada en plena vía pública, sino, la cartulina situada a un lado del despojo humano.

¿Tendría el mismo efecto dejar dicho mensaje junto a un ramo de flores o en el aviso oportuno de cualquier diario?

Algo no funciona en nuestra percepción de la realidad, por lo tanto, así como criticamos con severidad a los gobernantes, no estaría de más hacer una revisión de la metodología con la que se comunica: no basta con decirse…hay que parecerlo.

Posdata: ¿acaso lo anterior se remite a la relación sujeto-objeto en la revisión crítica de la realidad?