Un día él fue Barney… hoy es un gurú sexual

“Antes de que me metiera al traje, rezaba y le pedía a Dios que dejara que su amoroso y divino espíritu fluyera a través de mí y que eso atrajera a los niños”. Declaró

25 enero 2018 | 12:19 hrs | Milenio | Viral

Si estás preparado para arruinar algunos recuerdos de tu infancia, entonces sigue leyendo, pues después de esto, ya no verás a Barney de la misma manera.

David Joyner, el hombre dentro de la botarga del dinosaurio morado, es ahora un gurú de sexo tántrico que asegura elevar la energía y espiritualidad de las mujeres, o “diosas” como él las llama, a través de masajes erótico y orgasmos.

Joyner explicó al sitio estadunidense Vice que sus clientas –sólo acepta mujeres- reciben un baño ritual, balance de chakras y un masaje que desbloqueará la energía que guarda una mujer en su cuerpo en forma de orgasmo, se lee en su sitio.

Cada sesión tiene un precio de 350 dólares, cerca de siete mil pesos y llega a durar hasta cuatro horas. Luego de una ceremonia del baño que les ayudará a desestresarse y liberar la ansiedad y los nervios, las “diosas” recibirán un masaje tántrico de manos de Barney, perdón, David.

“Cuando el lingam (pene) y el yoni (vagina) se unen, se crea una energía que el cuerpo por sí mismo no puede crear… incluso a través de un masaje del punto G, no es la misma energía que fluye”, dijo Joyner.

De acuerdo con el gurú tántrico, actualmente cuenta con 30 clientas y a la semana desbloquea la energía de hasta cuatro “diosas” y la mejor manera de hacer que alcancen un estado elevado de dicha y satisfacción es a través de la penetración y sin utilizar condón, pues dijo a Vice, éste bloquea la energía.

“Una vez que el lingam está dentro del yoni, hay una técnica en la que no tienes que moverte. Estás armonizando espiritual y concientemente mientras se ven a los ojos y estás sintiendo cómo fluye la energía”, aseguró.

Joyner, quien empezó a practicar los masajes tántricos en 2004, explicó que fue esta tradición oriental que busca expandir la conciencia la que le ayudó a interpretar a Barney y a soportar las altas temperaturas al interior del traje.

“Antes de que me metiera al traje, rezaba y le pedía a Dios que dejara que su amoroso y divino espíritu fluyera a través de mí y que eso atrajera a los niños”.

David Joyner dijo a Vice que la mayoría de sus clientas llegan por publicidad de boca en boca e incluso ha utilizado Tinder para encontrar mujeres que estén dispuestas a tener relaciones sexuales sin protección para alcanzar un estado espiritual elevado.