¿Un comisionado de seguridad para Veracruz?

28 septiembre 2017 | 22:29 hrs | Javier Roldán Dávila

Los hombres providenciales son la salvación del súbdito, no del ciudadano

En los últimos días, diversos personajes integrantes del ‘círculo rojo’ veracruzano, han planteado la idea de que un comisionado, designado desde el gobierno federal, venga a la entidad a encargarse del tema de la seguridad pública.

En fecha reciente, la experiencia que se tiene registrada, es el caso de Michoacán, para lo cual, el presidente Peña nombró a uno de su cuates: ‘el virrey’ Alfredo Castillo Cervantes.

Por donde le busquen, el experimento fue fallido, Cervantes, conocido por su frivolidad, acabó de joder las cosas, en principio, impulsó las autodefensas civiles y cuando el asunto se salió de cause, las Fuerzas Armadas tuvieron que entrar al quite. Al final, ocurrió lo predecible: Cervantes salió por piernas al comprobar que su desconocimiento de las circunstancias, sólo habían agravado el fenómeno.

No sobra decir que en Michoacán, en aquella coyuntura, Jesús Reyna, gobernador interino, y el hijo de Fausto Vallejo, gobernador constitucional, Rodrigo Vallejo, fueron exhibidos en su contubernio con el crimen, o sea, se vivía un narco gobierno ¿pasa eso en Veracruz?

Por otro lado, la estrategia general del gobierno federal contra el crimen organizado ha sido fallida, entonces ¿en qué podrían ayudar?

El problema es estructural y no se arregla politizándolo ni con ocurrencias, eso sí, tampoco ungiendo a inexpertos para que se hagan cargo. Lo que es innegable, es que la esgrima verbal entre la comentocracia y los gobernantes, no contribuye en absolutamente nada.

Una premisa fundamental, cuando proponemos soluciones a las lacras sociales, consiste en anteponer los intereses generales a los particulares, en ocasiones, suele funcionar.

*Esta es opinión personal del columnista