Un Cisne en la lista

25 junio 2016 | 19:39 hrs |

Del Cajón del Director

Por Julio Fentanes

Uno de los funcionarios que más problemas tienen y tendrán en el futuro no muy lejano, quizá antes del 1 de diciembre y con seguridad a partir de enero del año entrante, cuando Javier Duarte ya no esté en el gobierno, es Alberto Silva, diputado federal con licencia.

Sus problemas se agravaron con el enfrentamiento entre miembros de la CNTE y fuerzas federales, poniendo contra la pared al titular de Educación Aurelio Nuño, quien hasta antes de los hechos en Oaxaca, era un influyente secretario federal con poder de picaporte en la oficina del Presidente Enrique Peña Nieto; antes de la SEP fue Jefe de la Oficina de la Presidencia, con el control de todo el gabinete.

En el momento en que Miguel Osorio Chong, secretario de Gobernación tomó las riendas de la negociación política con el CNTE, que mantiene un pleito a muerte con Aurelio Nuño, se eclipsó la estrella del funcionario que había acostumbrado empezar la semana en alguna escuela, con los honores a la bandera, de manera que su popularidad creciera y fuera considerado aspirante a la candidatura presidencial.

Consecuentemente se le apaga a Beto Silva la estrella que lo cobijaba en las oscuras noches veracruzanas, sobretodo, ahora que el SAT confirmó que si hay 25 empresas fantasmas, reveladas por un reportaje de Animal Político, donde se presenta que Sedesol en manos del diputado federal con licencia, otorgó 45 licitaciones adjudicadas a esa red de proveedores fantasmas.

El SAT ya dijo que procede invalidar todos las operaciones de estas empresas, y en su momento dar vista a la PGR por un presunto fraude en contra  del erario público, por cientos de millones de pesos.

Además del fraude, existe el agravante inmoral y perverso de que se trataba de recursos para gente pobre, que a través de programas de Sedesol se les debería hacer llegar ayuda y que de acuerdo a la revista digital Animal Político, el gobierno de Veracruz no pudo informar quienes fueron los pobres beneficiados.

El ahora responsable de Sedesol y exdirigente del PRI estatal, Alfredo Ferrari tiene la tarea de no dejar cabos sueltos y desde Comunicación Social que encabeza Beto Silva, le están poniendo todos los reflectores.

Beto Silva acostumbró estar pegado a Nuño para la foto cada vez que venía a Veracruz y en el cifró sus esperanzas para ser el candidato a la gubernatura, aunque finalmente se la ganó Héctor Yunes Landa con los resultados ya conocidos.

El fuero de un diputado no lo exonera de delitos cometidos y más en agravio de la función pública, sólo sirve para protegerlos en el ejercicio de su trabajo como legislador.