Tuxpan y la nueva refinería

12 agosto 2016 | 12:26 hrs | Columna

Por Miguel Ángel Cristiani González

Ahora que el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell acaba de confirmar en su comparecencia esta semana ante la comisión de energía del Congreso, que por lo menos tres empresas llevan a cabo estudios para realizar proyectos de refinación en Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas, mientras que otras han manifestado interés de asociarse con Petróleos Mexicanos (Pemex) para operar la infraestructura existente o construir nuevas refinerías, nuevamente vuelve a tomar vigencia la propuesta de que el puerto de Tuxpan sea el mejor lugar para construir una de esas refinerías.

Hay que recordar que ya en el año 2009, en la administración de Felipe Calderón como presidente de la República, se había anunciado que se construiría una refinería, con una inversión de diez mil millones de dólares, pero en ese entonces la decisión se tomó hacia Tula Hidalgo, en donde finalmente nunca se construyó.

Pero ahora con la reforma energética, que permite la inversión de empresas privadas en la construcción de infraestructura petrolera, ya hay varias empresas que están haciendo estudios para realizar las inversiones necesarias, no en uno, sino en varios estados.

En el 2009 los especialistas opinaron sobre la conveniencia de que la refinería se construyera en Tuxpan y aportaron los siguientes argumentos, que hoy siguen siendo válidos:

Su cercanía a los yacimientos reabiertos a la explotación, al paleocanal de Chicontepec, y al hecho de ser Puerto fluvial y marítimo, le dan también una posición de privilegio.

Actualmente se manejan por Tuxpan una creciente cantidad de petróleo y derivados, 90 por ciento del total; esta situación no se revertirá en futuro cercano, y en la actualidad la distribución de los refinados importados y de la producción que se espera de los campos reabiertos, de la explotación del paleocanal y de la que ya está en curso en aguas someras, eventualmente en aguas profundas, garantiza una operación de largo plazo que cada vez tiene repercusión en el desarrollo regional y nacional.

La continua formación, capacitación y especialización en nuevas tecnologías de trabajadores petroleros y técnicos en la explotación y exploración, constituyen un capital humano que debe no solamente conservarse, sino de presentarse.

En el Río Pantepc, el Río Tuxpan y Santiago de la Peña, se han creado solas para la operación portuaria, el manejo de contenedores, de petróleo y sus derivados; la fabricación de equipos para industria y la construcción, reparación y mantenimiento de plataformas de perforación, y se ubica en instalaciones de PEMEX-Petroquímica. En Tapamachoco, cerca de la Bocana, hay dependencias de PEMEX-Exploración.

A esto se agrega que en su carácter de Puerto fluvial y marítimo, tiene la ventaja de que el comercio tendrá en la vía náutica el tipo de transportación más económico, así las exportaciones de todo tipo de productos y la importación de insumos para la industria, y la operación de una Refinería, le dan una ventaja de arranque.

La agricultura, la ganadería, los servicios urbanos requieren agua, así como la industria en general. En especial, una refinería la demanda también en abundancia. Y Tuxpan está en la posibilidad de cubrir esa necesidad.

De igual manera, se dispone de gas y energía eléctrica, y de los terrenos que requieren su elección y funcionamiento.

No hay que olvidar que Tuxpan es el Puerto más próximo a la Ciudad de México y al Altiplano; los ductos y poliductos ya existentes, su correcto mantenimiento y las ampliaciones a que haya lugar, también le dan una ventaja en cuanto a la inversión necesaria para el transporte de refinados a los Centros de Consumo más importantes del país; además, claro, del transporte multimodal por vía terrestre, aprovechando las autopistas que parten del Puerto.

La ampliación del Puerto fluvial y el ambicioso proyecto del Puerto Tuxpan II, en el que dará al corredor industrial del Golfo de México, vinculándolo con los Puertos de Altamira, Tampico, Veracruz y otros. Y la pista marítima hacia los Puertos estadounidenses de Houston y Nuevo Orleans, y más allá.

El Puerto Tuxpan II funcionará como un nodo dinámico en las redes internacionales de distribución e importante factor del comercio internacional del país. Dicho puerto incluirá aduanas, servicio de control de carga, consignatarios y otros agentes, actividad de transbordo y manipulación de mercancía, terminales terrestres y servicios propios de los buques.

Así se coordinarán los desarrollos comerciales, industriales y centros logísticos, elementos básicos en la cadena de transporte de origen a destino.
Finalmente, una industria ya no se establece en un cierto lugar por capricho, por simples deseos o por votación. Una inversión de la magnitud que representa una refinería y los elementos que le sirven de soporte requieren de una infraestructura suficiente y una conformación social y económica susceptible de sustentar un beneficio real a la población de todo su entorno. Sólo así podrá ser un polo válido de desarrollo humano

Las condiciones están dadas, para que ahora sí, sin la intervención de la decisión presidencial como ocurrió en el pasado, una de las nuevas refinerías que se pretenden construir, tenga como sede al puerto de Tuxpan.

Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

En Twitter: @bitacoraveracru

Página web: http://miguelangelcristiani.wix.com/news-blog-es

Correo: cristiani54@hotmail.com