Tuna Femenil de la UV viajará a Perú

Foto: Tuna Femenil de la UV
14 septiembre 2018 | 20:40 hrs | Ana Martina Ortiz León | Arte y Cultura

Xalapa, Ver. Karla Montano Rocher, directora musical de la Tuna Femenil de la Universidad Veracruzana, ve una y otra vez la convocatoria del Tercer Certamen Internacional de Tunas Femeninas “Carmina Vernum”, a realizarse del 20 al 21 de septiembre en los municipios de Trujillo y de Lambayeque en Perú, y se dice a sí misma “sí podemos, sí podemos y sí podemos”.

No hay reversa. No hay tiempo para arrepentirse. Ella y doce compañeras más tienen listas las maletas para viajar al país andino la próxima semana. Sabe que van muy bien preparadas porque dos maestros de la Universidad Veracruzana: uno de canto y otro de guitarra, las ayudaron a vocalizar y educar más la voz, así como afinar sus técnicas en los instrumentos de cuerdas que ejecutan como son el laúd, la bandurria, la mandolina y las guitarras.

“La trayectoria de una tuna crece cuando haces un festival o participas en festivales o certámenes y estoy muy emocionada porque a pesar de los 14 años que tiene ya la Tuna Femenil de la Universidad Veracruzana es el primer viaje que realizará fuera del país”.

Que el Certamen sea en septiembre y que convivan con tunas de Perú, Chile y Portugal le provoca un sentimiento extraño y “como queremos que la gente de allá escuche la música representativa de nuestro estado, preparamos un popurrí de siete minutos que incluye La Bruja, Veracruz, El Cascabel y otra más, para ello hasta llevamos una jarana con la que lo tocaremos”.

Foto: Tuna Femenil de la UV

Éste también constituye un arma secreta, pues de interpretarlo bien en la siguiente fase las cuatro chicas con beca y las nueve pardillas (tunas novatas) interpretarían por 25 minutos las demás piezas que han ensayado arduamente: una canción mexicana, una instrumental, un paso doble y una canción de solista.

Etapa en la que están en juego los premios en siete categorías: Mejor Tuna, Mejor Solista, Mejor Ensamble Vocal, Mejor Instrumental, Mejor Panderista, Premio del Público o Tuna Bandera.

Sin minimizar que la Tuna es una agrupación musical, Karla afirma que también es una hermandad conformada por estudiantes universitarias y profesionistas y en la que se cultivan los valores de humildad, cooperación y responsabilidad, “aspectos más humanos que musicales y los que a final de cuentas hacen que las pardillas obtengan la beca”.

Las serenatas que ofrecieron en últimas fechas son prueba de esa solidaridad, pues el dinero recaudado fue para pagar los boletos de dos de sus integrantes.

“Creo que para algunas el viaje es concluir la expectativa más grande que teníamos con la Tuna, que era precisamente participar en un certamen internacional y para otras, sobre todo las nuevas generaciones, a la mejor será el comienzo de otra etapa de la Tuna”, concluye Karla Montano quien sigue mordiéndose las uñas de la emoción.