Trump presenta demanda para no entregar sus impuestos

La oposición busca que el presidente haga públicas sus declaraciones fiscales

25 julio 2019 | 9:48 hrs | El País | Redacción

La batalla por los impuestos de Donald Trump sigue su camino en los tribunales. El presidente de Estados Unidos presentó este martes una demanda a título personal contra el Comité de Medios de Arbitrios de la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, y contra el Estado de Nueva York para tratar de bloquear que sus declaraciones fiscales lleguen al Capitolio. La acción legal de Trump tiene lugar después de que el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmase una ley por la cual el fisco del Estado puede entregar a los comités del Congreso los datos del mandatario si hay un interés legítimo.

La demanda de Trump alega que dicha legislación es contraria a la Constitución y supone un intento partidista de exhibir su información privada con el fin de obtener réditos electorales. Ya en la campaña electoral de las elecciones presidenciales de 2016, el magnate neoyorquino rompió la tradición de hacer públicas sus declaraciones de impuestos como muestra de transparencia. Es el primer presidente en 40 años que no las publica. La batalla ha continuado una vez instalado en la Casa Blanca y recientemente ha saltado ya del Congreso a los juzgados.

A primeros de este mes, el Comité de Medios y Arbitrios ya acudió a un juez por el mismo asunto. En concreto, demandó al Departamento del Tesoro y al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS, por sus siglas en inglés), y a sus respectivos líderes, Steven Mnuchin y Charles Rettig, porque se negaron a facilitar la información. En abril, el comité había solicitado formalmente a las dos agencias gubernamentales los datos fiscales del republicano, utilizando como argumento una ley de 1924 que les permite acceder a los documentos de los contribuyentes si es que necesitan investigarlo. Mnuchin respondió que “no puede cumplir legalmente con la petición” de revelar a los documentos.

Trump alega que no presenta sus declaraciones de impuestos porque se hallan bajo la auditoría del IRS, argumento que no convence a los demócratas. La victoria de estos en la Cámara de Representantes en las elecciones de noviembre ha complicado la vida del presidente no solo en el terreno legislativo —aunque los republicanos mantienen el control del Senado—, sino también en el personal, ya que pueden impulsar investigaciones y audiencias.