Trabajo

17 marzo 2017 | 23:21 hrs | Mario NORIEGA VILLANUEVA

 

Si los representantes de elección popular y los funcionarios  emanados de los distintos partidos, realmente se pusieran a cumplir con lo que es su función habría tiempo como para distraerse en gastar saliva estultamente ni buscar pleitos  cobrando revanchas tan inútiles como lesivas para la sociedad, que es la única que pierde, aunque se divierte con el panorama tan bajo al que ha llegado la política nacional y más, la estatal. Los que se ufanan de ser senadores o diputados y que por haber ocupado una u otra posiciones, tanto a nivel federal como local, sí que se hacen fuera de la nica.

Es tan grande su dolor, su frustración que la venganza se les transformó en obsesión, los enfermó a grado tal que buscan el menor pretexto para irse con todo contra quien los “descalabró”, sin importar les los lazos de consanguinidad que les pudieran unir. Lo único fijo en sus esquizofrénicas mentes, es el dicho “ojo por ojo, diente por diente”, pero no se detienen en pensar un poquitito en la ciudadanía a la cual representan y mucho menos en el daño que le causan abonando a la crispación, lejos de buscar, propiciar y alcanzar a través del diálogo y la concertación, los acuerdos necesarios para en la unidad –tanto uno como otros, al menos en el papel, se comprometieron en beneficiar a sus representados, pero es manifiesto que estos, les valen queso–, buscar mejorar las condiciones de la entidad o de los territorios que representan.

Vemos como en el panorama estatal apenas se empezaron a manifestar algunos errores del ejecutivo estatal Miguel Ángel Yunes Linares, y la frustración personificada por Héctor Yunes Landa, quien tuvo que morder el polvo el pasado 5 de junio del 2016, se le lanzara a la yugular, criticándole su presunta incapacidad, ineptitud para gobernar y guiar a los veracruzanos hacia el bienestar, como si ignorara la situación en que tanto los ex gobernadores titular e interino, dejaron al estado en lo económico. Huelga entonces sabe perfectamente bien, las causas de que ni él por muy capaz que pudiera ser ni con su “gran” experiencia de la que se ufana, habría podido hacer lo que con todo y lo que se diga, encarcelar a klos responsables de la debacle al estado, ¡al contrario!, los hubiera protegido como ha ocurrido siempre hacia el interior del partido al que pertenece.

Y además, como ha sido siempre la estrategia de los que, de dos sexenios atrás, se abrogan la propiedad del sistema estatal, cuando que si hay un propietario ese debe ser el pueblo de Veracruz ninguna persona en particular, es la de utilizar a los medios a los que tienen sometidos económicamente o por compromisos porque les llegaron a dar una probadita del pastel, para propiciar un  ambiente de inestabilidad, de pavor, previo a las elecciones del domingo 4 de junio próximo.

La política de la maldad, la corrupción, de encubrimiento, incluso del crimen, ya tiene crispados a los veracruzanos y enfrentados entre hermanos, mientras otros se reparten el botín como viles verdaderos bucaneros, a los que el pueblo, sus intereses, su bienestar, les valen nada. Su único interés, es acumular riqueza mal habida, poder, propiedades, etc., para ellos, sus familias y sus cómplices. Es hora pues, de que en verdad, los jarochos, se sacudan la pereza, sean más responsables, verdaderos ciudadanos, para acabar con el sistema de partidos que ya no sirve, sino para que hagan negocios sucios quienes los tienen como de su propiedad, regenteándolos a su antojo y conveniencia para enriquecerse. Si esto no ocurre, la política en el estado y en el país, se habrá de degradar y corromper cada día más y hará que los ciudadanos terminen por perder la confianza y la esperanza en sus representantes populares, cada vez más sin el verdadero respaldo popular. Así que, Fidel, Javier, Flavino y toda su rapaz y depredadora camarilla, ya dejen que Miyuli haga lo que tiene que hacer y que no es precisamente la venganza. Su época ya pasó. Si heredaron un estado a punto de perder hasta su permanencia, ¡dejen que otro haga! “Trabajo mata grilla”. Ya el pueblo habrá de juzgarlo, como lo ha hecho con ustedes. Pero falta la ley.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista