Todos

23 noviembre 2016 | 14:53 hrs |

Por Virgina Durán Campollo

Todos, todos, todos. Cada uno de ellos. Quienes forman parte, del crimen organizado del duartismo tienen que pagar. No se puede tener piedad y dejar  el tema a un lado. Imposible. Cada día aparecen más y más latrocinios, que lastiman a todos los sectores de la población sin distingo alguno. Ricos y pobres.  A cada aparición de las extracciones- organizada, coordinada, amafiada- la indignación no termina, crece. La danza macabra de los millones, golpea diariamente al pueblo veracruzano. Le deja estupefacto comprobar, que en cada rincón había un ladrón. Que no era solo el gobernante sino todo su aparato de gobierno sin excepción. Materialmente se llevaron hasta el papel de baño y eso es decir mucho.  El gato, del gato, del gato era pillo. Todos armaron su cartel.  Coludidos hasta los choferes y agentes de seguridad de funcionarios, familias y amantes. Entraba el ladrón mayor que desmantelaba y los menores remataban llevándose televisores, computadoras, mobiliario de oficina hasta los escusados, lavabos y macetas como en Casa Veracruz. Una rapiña solo digna de los zopilotes, como el periodista apodado así- “El Zopilote”- que armó un pasquín, sin valor periodístico alguno, por el que le pagaban 8 millones de pesos mensuales y le deben- ¡hágame el carajo favor!- 70 millones. Habría que explicar por qué. Por eso todos, todos, todos los implicados, directa o indirectamente, deben rendir cuentas en lo inmediato. Los implicados están obligados a regresar lo que no les corresponde y no pueden comprobar como riqueza legal. En este caso específico, la justicia tiene que actuar en tiempo y forma sin retraso alguno. Si la estatal no sirve, hay que buscar a la nacional o internacional. Siempre hay la forma. *** Los encargados de aplicar las leyes en el estado, no pueden dejar ir en total impunidad a Arturo Bermúdez, Gina Domínguez Colio y Alberto Silva. Sería un grave error y entonces la ciudadanía podría buscar las formas de que  estos cínicos, canallas no se burlen y regresen lo mal habido. El fuero debe desaparecer, para los diputados federales veracruzanos, ya que todos son delincuentes. Aunque se argumente que nació como una protección para los diputados, hoy es sinónimo de impunidad. Se tiene que frenar el desparpajo, cinismo, burla con que se mueve la mayoría. Retadores se burlan del pueblo, sus autoridades y de la ley en general. Es definitivo que éste proceder – el mismo presidente Peña Nieto consciente y acepta- será su verdugo. El Partido Revolucionario Institucional (PRI)-“o es una cosa u otra”, diría don Jorge Prieto Laurens- no llega al 2018. El panismo en Veracruz, si el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares cumple con las expectativas, se verá fortalecido con el  beneplácito de la población y la extensión de gobierno será un hecho irrebatible. *** La desmedida ambición por el poder y el dinero, lleva a las personas a cometer acciones viles y despreciables como la traición. El caso emblemático del priista Héctor Yunes Landa, se inscribe con vergüenza en la historia de su partido. La entrega a Duarte; el repudio a Duarte; la complicidad con Duarte; la exigencia que Duarte se entregue; la culpa de su fracaso como candidato a gobernador a Duarte; los millones que recibió de Duarte; la desesperación de ser como Duarte…gobernador; la paradoja de parecerse a Duarte, en el cinismo puro; acabar como Duarte sin destino político alguno. Y como Duarte, proteger a corruptos. **** Alguien debiera decirle que ya no hay campañas y que es contrario deje su fotografía, una de las muchas que arrancaron la risa y burla del respetable, pues la fama que alcanzó durante su campaña fue de lo más nefasto, entregando millones de pesos a su círculo más cercano y el mismo quedar como beneficiario mayor. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.