Todo lo que debes saber sobre el prurito vaginal

Foto: web
13 octubre 2017 | 10:45 hrs | Soy Carmín

Cuando se habla de salud femenina es muy importante recordar que todo padecimiento que no recibe tratamiento adecuado, puede traer consecuencias severas. Un buen ejemplo de ello es la presencia de prurito vaginal y vulvar, que muchas de nosotras llegamos a padecer, pero que no siempre atendemos correctamente.

Primeramente, ¿qué es el prurito vaginal?

Se le denomina de esta forma a la picazón e irritación que provoca un deseo incontrolable de rascar o tallar la zona íntima femenina. En ocasiones la sensación de comezón es tan fuerte que se puede lastimar la vulva o la vagina, empeorando la condición de tu zona íntima.

Ya que estas áreas son muy delicadas, es posible que esta reacción se desate por causas muy sencillas o por descuidos en tu rutina de aseo personal; para prevenir que te suceda esto, debes conocer las causas más comunes del plurito vaginal.

Las más comunes son:

– Candidiasis vaginal. Una infección común que puede ser ocasionada por relaciones sexuales, usar ropa muy apretada, consumo de anticonceptivos, falta de higiene y hasta por tener el sistema inmunológico demasiado débil. Es causada por un hongo.

– Vaginosis bacteriana; es una de las enfermedades de transmisión sexual más común en mujeres y es provocada por la presencia de bacterias en la zona vaginal. A diferencia de la primera, esta infección puede ser asintomática en sus primeras etapas, pero también puede presentar comezón, ardor y mal olor.

Otras causas no tan comunes pero que también pueden originar prurito vaginal:

– Presencia de parásitos; esto ocurre cuando la materia fecal entra en contacto con la vagina o la vulva; en muchos casos, donde pacientes tienen parásitos en los intestinos, estos se pueden llegar hasta la cavidad vaginal si no hay una correcta limpieza.

– Menopausia; aunque te parezca imposible, la menopausia también puede provocar irritación y comezón descontrolada, pero a diferencia de las primeras causas, esta tiene que ver con la disminución de estrógenos y el adelgazamiento de la pared vaginal, lo cual provoca menos lubricación y por ende, irritación.

– Células precancerosas; no es para alarmarse, pero cuando no el prurito vaginal no es ocasionado por ninguna de las anteriores causas, se realiza una prueba para descartar la presencia de células cancerígenas. No es algo muy común pero es posible.

¿Cómo podemos evitar padecer este tipo de irritación vaginal y vulvar? Haciendo lo siguiente:

La mejor forma de evitar estos padecimientos es teniendo cuidado extra en nuestra higiene y también con los productos que usamos en nuestra rutina de belleza y limpieza. Los médicos recomiendan que evites usar papel de baño con perfume o tinturas, también piden que no uses duchas vaginales para cuidar tu zona íntima.

Otros cuidados que es mejor tener en cuenta son:

– No usar ropa húmeda ni secar tu zona vaginal con toallas húmedas.

– Siempre limpiar de adelante hacia atrás después de ir al baño.

– Bañarte las veces necesarias si vives en un lugar caluroso o si sudas en exceso.

– Siempre usar condón cuando se tienen relaciones sexuales.

Algunos de los síntomas que no puedes dejar pasar además de la comezón, es la presencia de fiebre, úlceras, ardor al orinar o aumento de sed o del apetito y cambios de peso inexplicables, pues estos podrían ser señal de diabetes.