TEMPESTAD

2 enero 2017 | 13:08 hrs | Columna

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

Bueno, el pretexto del criminal incremento a los precios de las gasolinas y el diésel ha sido ideal para los ambiciosos dirigentes de los taxistas de los distintos sindicatos y organizaciones, para “recuperarse” de los efectos de la saturación de unidades prestadoras de este servicio y de la crisis, que dicho sea de paso, en este último aspecto que es el más letal, todo mundo lo estamos sentimos los latigazos. Bien, pues los dirigentes ya dieron la orden a sus asociados, para que aumenten en más del ¡40%!, al precio del pasaje y empezaron sin autorización oficial alguna, a poner en vigor, desde el inicio de este año, la tarifa de ¡13 pesos!

La criminal medida que transgrede la legislación al respecto, porque los incrementos a los precios de las tarifas solo son facultad del gobernador y no creemos que Miguel Ángel Yunes Linares, se quiera echar ese trompito a la uña, cuando en este año puede fortalecer su proyecto para el 2018, y esto, se lo cobrarían los ciudadanos a la hora del voto en las elecciones de este mismo año, lo que significaría una indudable derrota. Los taxistas así acostumbraban en la era priista porque sabían que finalmente, se saldrían con la con la suya, pues el gobierno del estado, doblaría las manos y les permitiría todo.

Y miren por qué decimos que es criminal como injusto e irracional, ya con toda la inestabilidad económica que llevó no solo a Veracruz, sino a todo el país a la peor de las crisis que si no se supera, vendrá a ser peor que la bomba que cayó sobre Pearl Harbor, como dijimos en una entrega anterior: un peso cayendo a las profundidades en su tipo de cambio con el dólar; las alzas a la gasolina que empezaron o más bien se reanudaron en el 2016 recién pasado; los que desde ayer y que son los más letales porque alcanzan hasta el 20.1% y ello trae aparejado el aumento a los precios a los productos de la canasta básica, como para encima recibir otro ma…ndarriazo a la economía –si es que se le puede llamar así–, a lo que sufren los mexicanos entre los que nos encontramos los veracruzanos.

Los ambiciosos dirigentes de los taxistas, hicieron su macolla y ellos, acordaron el incremento de más del ¡40%! ¿No es criminal? Se fueron al doble de las gasolinas y ahora cobran –a los que no tienen más que pagarlo–, y que deja a las familias, incluyendo a las de ellos, tan indefensos. Así, los trabajadores del volante, se unen al gobierno de la República, para acabar con la vida –habrán de matar a familias enteras dejándolas sin comer–, de los usuarios y los suyos, arrebatándole a la juventud la oportunidad al estudio al no tener el dinero suficiente como para pagar este gasto. Y conste que hay familias que tienen hasta 3 o 4 hijos estudiando y los hay que tienen que trasbordar. No sencillamente quieren matar a los desheredados.

Veremos si Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador de Veracruz y esperanza de los jarochos, acepta que le hagan lo mismo que a los priistas o acelera la investigación sobre el ramalazo de concesiones –permisos–, para que inundaran todos los municipios donde funcionan esos vehículos. Ya veremos si el jefe del ejecutivo estatal, es capaz y tiene el suficiente temple para frenar este vicio de los dirigentes de los taxistas. Vaya arranque de este 2017. Es hora de que con mayor razón despierte la ciudadanía y ya no se deje engañar por políticos perversos y desalmados. Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com