Telar de cintura

Arte y color
19 marzo 2015 | 12:22 hrs | Víctor A.Poo Echaniz | Sin categoría

Este reportaje hace alusión a la Casa del Algodón que es una de las alternativas para visitar en esta Cumbre Tajín 2015 en el Parque Takilshukut, es una plática con Eneida Hernández que nos comenta acerca de la historia y la importancia del Algodón como introducción y una entrevista a Doña Isabel maestra del Arte Popular abuela del Consejo de abuelos del Centro de las Artes Indígenas que le hice hace años en su casa en Zapotal Papantla Veracruz, Doña Isabel ha enseñado a jóvenes y destaca su amor hacia este arte popular y su interés en transmitirlo, las fotografías corresponden a esta entrevista: Visite La Casa del Algodón y vea este arte, aprendalo y practíquelo con estas grandes maestras y maestros.

«Veracruz fue uno de los más grandes productores de algodón durante la época prehispánica – como lo atestigua la Matrícula de Tributos o Códice Mendocino. Durante siglos la región Huasteca y del Totonacapan, enviaban enormes cantidades de la fibra en «greña», elaboradas telas, eran entregadas a los reinos  de los valles centrales del altiplano mexicano. Los textiles elaborados eran altamente codiciados, de finas hiladuras que aparentaban encaje y gasa.

Las mujeres totonacas son herederas de una  rica tradición  en el arte del algodón. En la época prehispánica el sistema de producción textil tuvo una gran importancia, que guardó una relación directa con la agricultura,  logrando un desarrollo artístico variado y refinado. La creatividad en la composición, de diseño, color, formas y texturas alcanzaron niveles técnicos extraordinarios que comunicaron dentro y más allá del Totonacapan; vinculando el papel central de la mujer a su comunidad y cosmogonía y como exponentes de su cultura. Así el hilado y tejido como metáforas del tiempo, de la vida y de la creación fueron usados para expresar a través de un lenguaje simbólico su relación con el universo y  la vida comunal.

Los colores, las formas, las texturas y técnicas plasmadas en el lienzo es un lenguaje que comunica y expresa, la visión circular de la vida Totonaca a través del mundo del algodón.

Actualmente el hilo del tiempo ha conducido a otras formas de actuar y crear que la sociedad moderna nos ha impuesto. Las manifestaciones se fueron adaptando a las nuevas formas de vida. Y con el tiempo, el algodón se dejó de sembrar, quedó prácticamente al olvido,  sólo algunas plantas a orillas de las milpas mantienen vivo el recuerdo y la importancia de esta planta, su conexión con la génesis Totonaca. Sin embargo algunas mujeres han sido persistentes y tenaces en el desarrollo del arte que entreteje al mundo: el  Telar de Cintura;  es el caso de la Maestra Isabel Villanueva Pérez, Originaria de la Comunidad de Zapotal Santa Cruz, Papantla, quien el pasado 22 de mayo obtuvo el galardón al primer lugar en el arte textil.

Dicho premio habla de la obra creativa como mujer Totonaca, de ese don que se expresa a través de su relación con el algodón y el mundo; el entramado que realiza para iniciar una nueva propuesta de vida cada vez que crea una pieza; de  los valores que lleva en su corazón para transmitir a las nuevas generaciones. Y de la visión que tuvo también para regenerar el cultivo del algodón a través de un rostro nuevo: el Café coyuchi. Sin temor a equivocarme puedo decir que después de casi un siglo, en la región Totonaca del estado de Veracruz, Doña Isabel,  crea una pieza única en Telar de Cintura hilado a mano con algodón Coyuchi.

Doña Isabel forma parte del Grupo de Maestras y Maestros que construyen la Casa Escuela de Ix PulatamanPanamak/Mundo del Algodón del Centro de las Artes Indígenas, ubicado en el Parque Temático Takilhsukut. Esta escuela  es un espacio de reflexión, se reúnen para compartir su cotidianidad y  sus más grandes sueños en obra creada, hablan del  don que se  es dado, como medio para expresar la esencia  y sentido de la propia vida. Por ello es importante desarrollarlo, para tener gozo y alegría,   de lo contrario las personas se ponen tristes se  enferman y pierden el rumbo de su existencia.

También, en este  espacio se habla de la regeneración del cultivo en la comunidades y su vínculo con la naturalaza y la tierra.

Estos conocimientos  se comparten al público mediante talleres en algunos días específicos, durante todo el año. »

tamos a Doña Isabel Villanueva maestra del arte popular en su casa en Zapotal, se encuentra esta comunidad pasando el Tajín rumbo a Poza Rica, ella vive en la parte más alta del cerro donde viven los dioses hasta arriba hay un palo de volador donde ensayan los niños, el día que fui a entrevistarla calló un aguacero en la mañana, la subida fue de una hora , aproximadamente normalmente son quince minutos de subida, subí con muchísima dificultad pero esto se olvida al momento de ver que desde la casa de Doña Isabel la casa más alta de Zapotal se ve Kawuatzin, Poza Rica y poniendo atención El Tajín, esto debió de haber sido hermoso sin tantas casas, el lugar justifica y da sentido a el arte del trabajo de Doña Isabel ahora entendemos de donde viene su creatividad: es un lugar hermoso:

«Nací en Ojital Viejo el 2 de julio de 1947, mi papá se llamaba Pedro Villanueva García y mi mamá Cresencia Pérez ya murieron los dos. Me case a los 17 años y mi suegra me decía, vas ha hacer tu mantelito ella se llamaba Filomena Morales: vamos a cortar algodón del arbolito, lo juntamos en una canastilla, lo asoleamos, se quita la semilla, despepitamos, se hace como una tortilla y de allí, se junta mucho y de allí se hacen los hilos, hay que hilar, me dijo vas ha hacer doce bolas, su vas ha hacer un mantel grande, para tapar la batea, rebozos, caminos de mesa, servilletas es lo que trabajo más.

Bordaba punto de cruz y luego telar de cintura, durante mucho tiempo Juan Sánchez iba siempre a mi casa, iba a ver mis trabajos, me llevaba hilo de México, hilasa durante 10 años, Juan recogía y llevaba  mis tejidos a Xalapa, Juan Sánchez era antropólogo y trabajaba en el Tajín.

Yo fui la primera tejedora en la región, le enseñe a Lety  Méndez  (joven maestra del Telar de Cintura finada)y a muchas más, ahora estoy enseñando a muchachas de la Universidad Autónoma Metropolitana UAM, han venido al Parque Temático mucha gente ha aprehender, yo enseño en el Centro de las Artes Indígenas..

Me gusto mucho concursar y ganar con un camino de mesa de Coyuchi.»

Venga y disfrute de esta Cumbre Tajín 2015