Taxistas huyen de Poza Rica

Por la severa crisis y la delincuencia que azota a la ciudad

Ante la falta de taxistas en Poza Rica, más del 10 por ciento de las unidades de renta están paradas. Foto: Noreste.
9 octubre 2017 | 9:21 hrs | Isaac Carballo Paredes

Poza Rica, Ver.- En los últimos dos años disminuyó en un 50 por ciento el número de trabajadores del volante de este municipio, producto de la severa crisis económica que motivó a los taxistas a buscar, en otros estados del país, nuevas fuentes de empleo, trayendo como consecuencia que el 10 por ciento de las unidades están detenidas.

Líderes de taxistas de este municipio aseguran que la crisis no es la única causa que ha provocado la desbandada de conductores, la ola de criminalidad es también uno de los factores que influyen para que los taxistas decidan dedicarse a otro oficio, informó Jesús Pérez Castellanos, dirigente de taxistas de la Delegación 6 adheridos a la CTM.

En este sentido destacó que en los últimos dos años ha disminuido en un 50 por ciento el número de taxistas, por lo menos en la Delegación 6, de acuerdo con los concesionarios de dos choferes que tenían bajo su mando ahora sólo cuantas con uno; dicha situación se reproduce en todos los sindicatos de taxistas de la zona norte.

Buscan otra fuente de empleo, pues ya no obtienen ganancias suficientes. Foto: Noreste.

Informó que la falta de conductores ha ocasionado que de las 300 unidades que están afiliadas a la citada delegación, más del 10 por ciento estén detenidas ya que no hay quien las opere, “antes era un negocio ser taxistas, ahora ya nadie quiere dedicarse a este oficio, no se gana bien y hay mucha delincuencia”, expresó.

Trabajadores del volante afirman que cuando iniciaba la crisis en el 2014, diariamente llegaban a ganarse más de 500 pesos trabajando un turno de 12 horas, ahora si se ganan 100 pesos es demasiado, ya que del total de recursos obtenidos al día deben descontaron gastos de gasolina, que ascienden a 400 pesos, el famoso ‘diario’ que deben entregar al concesionario de la unidad y las multas que se generen diariamente por no cumplir con el reglamento de Tránsito.

Aunado a lo anterior los taxistas han dejado de laborar por las noches, ya que resulta en un grave peligro debido a la ola de criminalidad que se registra en la región, además todavía deben enfrentar los gastos del programa de empadronamiento del gobierno estatal o bien las multas que ocasione la falta del trámite.