Tanto crimen organizado como gobierno, persiguen a la prensa: SIP

Con el ex mandatario, Javier Duarte de Ochoa se tuvo más de 15 reporteros muertos en los seis años de su mandato

Foto: Web.
6 noviembre 2017 | 8:04 hrs | Julio César Domínguez

Xalapa, Ver.- Al concluir la asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se presentó un informe en el que considera que a través del hemisferio se ha consolidado un patrón de agresiones que afecta el ejercicio del periodismo y que proviene tanto del crimen organizado como de autoridades y gobiernos.

Tras la revisión del comportamiento semestral de la libertad de prensa, país por país, la SIP emitió la siguiente Conclusión:

La violencia en contra de los periodistas y de los medios, la proliferación de leyes y de proyectos que intentan controlar la actividad periodística, unidos a las presiones de parte de las autoridades y a la falta de acceso a las informaciones oficiales, constituyen los principales obstáculos para el ejercicio de la libertad de expresión en el continente americano, según los informes de cada país que se han conocido durante la 73ª. Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa reunida en Salt Lake City, Utah.

Foto: Web.

 

Los reporteros y medios de comunicación del estado de Veracruz desde el sexenio pasado, han estado enfrentando un clima de violencia para ejercer su labor de informar proveniente tanto de los grupos delictivos que trabajan en la entidad como de funcionarios públicos y el Gobierno.

Los proyectos que intentan controlar la actividad periodística, unidos a las presiones de parte de las autoridades y a la falta de acceso a las informaciones oficiales, constituyen los principales obstáculos para el ejercicio de la libertad de expresión; aunque estas acciones se presentan a nivel federal.

Si bien con el ex mandatario, Javier Duarte de Ochoa se tuvo más de 15 reporteros muertos en los seis años, este 2017 van dos reporteros veracruzanos asesinados y un camarógrafo hondureño que tenía algunos meses radicado en la entidad, esto a pesar del Gobierno del cambio que prometió el gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares.

La conducta de persecución y acoso se sigue manifestando en agresiones físicas que en algunos casos llega hasta el asesinato o el intento de asesinato, amenazas del crimen organizado o funcionarios que en su intento de ocultar información amedrentan a quienes tienen información de ellos.

Estas situaciones crecen en los procesos electorales, por lo que algunos comunicadores han manifestado su preocupación para el 2018, sobre todo porque son de las más importantes ya que se elegirá al próximo Presidente de la República.

Dentro de las quejas actuales por parte de los medios informativos hacia el gobierno es el ocultamiento de información, respecto a los bienes y dinero recuperado que se robaron los funcionarios duartistas, pues aunque se han anunciado las recuperaciones no se ha transparentado la información.

Asimismo, tres reporteros policíacos de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río fueron advertidos la noche del jueves 13 de julio, que un alto mando de los cuerpos de seguridad estatales emitió la orden de que les sean “sembradas” armas y droga para incriminarlos y someterlos a juicio.

La escalada de “linchamiento” inició con la declaración del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares el 2 de julio en curso, cuando afirmó: “hay delincuentes que escudándose en credenciales de periodistas colaboran con la delincuencia organizada. Estamos trabajando en la zona conurbada en relación con tres personas que, en su condición de periodistas, se dedican a dar información a la delincuencia organizada”.

Foto: Web.

 

De inmediato, algunos comentaristas que sirven a intereses particulares, enfocaron sus “sospechas” sobre estas tres personas para iniciar una campaña de linchamiento mediático, colocándolos al filo de la navaja.

Dentro de los grupos delictivos que más han amenazado a la prensa son “Los Zetas” grupo delincuencial que según algunos datos, entraron a Veracruz hace más de 8 años.

Este cártel, en 2016, amenzó a los reporteros de la región Córdoba-Orizaba a quienes llamaron a sus teléfonos móviles o la redacción de los periódicos donde trabajan.

Dos de los periodistas, señalaron que estas amenazas se pudieron dar por los supuestos delincuentes que fueron capturados junto con José Márquez Balderas, “El Chichi” o Josele Márquez Balderas, “El Chichis”, los cuales obtuvieron su libertad tres días después.

Destacaron que las amenazas van dirigidas a quienes cubren la fuente policiaca o a quienes trabajan en El Buen Tono, que el pasado viernes 5 tituló en su portada de la nota roja: “Juez libera al Chichi, otra vez la corrupción”.

En este sentido dentro del gremio xalapeño, existe la versión de que los reporteros que cubren los asesinatos y ejecuciones, han sido amenazados por los grupos contrarios que dan línea de lo que puede o no ser publicado dentro de los portales informativos.