Suicidio de Primitivo una incógnita

13 agosto 2019 | 0:00 hrs | Carlos Jesús Rodríguez | Carlos Jesús Rodríguez

*¿Quién le ordenó matar a Maricela?

*Obeso: humildad hasta en la muerte

 

EL PRESUNTO “suicidio” del ex comandante de la Policía Municipal de Mixtla de Altamirano, Primitivo Islas Falcón -cuando intentan detenerlo elementos de la Ministerial por su probable participación en el asesinato de la ex alcaldesa de aquel lugar, Maricela Vallejo Orea, su esposo Efrén Zopiyactle Tlaxcaltecatl y el chofer, Sabino García-, ha engendrado más dudas que nitideces, sobre todo, porque el ahora occiso fue chofer de la ex alcaldesa de ese municipio, María Angélica Méndez Margarito, cuando se desempeñó en el cargo y, posteriormente, al ser nombrada subsecretaria de asuntos indígenas en la SeDeSol Estatal, desde donde buscó hacerle la vida de cuadros a Maricela. La ex Edil es, además, esposa del síndico en funciones, Ricardo Pérez Marcos, quien habría amenazado a Vallejo Orea, según lo denunció ella misma, para que renunciara y le dejara el puesto. Y es que Vallejo, ingeniera de 27 años, ganó la alcaldía por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), aunque recientemente había renunciado, al parecer, por amenazas que recibió en Diciembre de 2017, poco antes de tomar posesión en su cargo el 1 de enero de 2018. Las amenazas provenían, según diría después el propio Gobierno del Estado al instigar a la Fiscalía General del Estado a llegar hasta las últimas consecuencias en la investigación del multihomicidio, presuntamente de la exalcaldesa de Mixtla, María Angélica Méndez Margarito, de origen panista, y de su esposo, Ricardo Pérez, actual síndico de la administración que encabezaba Maricela, acusación que derivó de la denuncia penal que había interpuesto por delitos de amenazas ante la Fiscalía, meses antes de ser asesinada, señalando que contaba con pruebas suficientes en contra de quien había orquestado dichas actividades, y que las presentaría ante las autoridades en caso de que algo le pasara.

 

POR ELLO la incógnita en torno al “suicidio” de Primitivo que, por otra parte, fungió hace algunos años como elemento de la policía de Tequila, donde fue procesado en el año 1998 por su participación en los delitos de homicidio, lesiones dolosas calificadas y daños, dentro de la Causa Penal 93/1998, siendo condenado a una pena privativa de libertad de 21 años de prisión, sin embargo, por cuestiones de influyentismo fue beneficiado con la pre liberación de libertad condicional en el año 2007, y después de aquello, pese a los antecedentes (o acaso por ellos), fue nombrado comandante de la policía municipal en el periodo de María Angélica Méndez Margarito, y posteriormente su chofer en el cargo estatal que le confirieron en el Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

 

AHORA BIEN, a Maricela Vallejo Orea, su  esposo Efrén Zopiyactle Tlaxcaltecatl y al chofer, Sabino García los acribilló un comando armado, a juzgar por los diferentes calibres empleados para cegarles la vida, lo que indica que si Primitivo Islas Falcón participó, no lo hizo solo pero, además, seguramente atrás de todo ese asunto –que no era de  poca monta- debe haber un asesino intelectual, esto es, el que planeó y dio las órdenes por así convenirle, y es lo que la autoridad judicial debe investigar y explicar ya que este nuevo crimen solo arroja más oscuridad sobre un hecho que a todas luces se advierte político y sospechoso.

 

NO HAY que olvidar que en los primeros días de su mandato, la alcaldesa hoy fallecida denunció que había amenazas en contra de su vida y la de sus colaboradores, y dejó para la posteridad una frase: “pero bien se sabe que esto proviene de la administración saliente, si me sucede algo a mi o a alguien de mi equipo de trabajo serán los directamente responsables del hecho; he elaborado un documento de evidencias donde de sucederme algo inmediatamente se dará a conocer a la opinión pública por alguien de mi confianza”. En un audio que, incluso, hizo circular, refería que las amenazas eran para que cediera su lugar al síndico electo, Ricardo Pérez Marcos, esposo de María Angélica Méndez Margarito, entonces titular del Instituto Veracruzano de Asuntos Indígenas, y ex alcaldesa de Mixtla con licencia. De hecho, denunció que desde que asumió el cargo tuvo varios enfrentamientos con el síndico, luego de anunciar que ordenaría auditorías a la obra pública de la ex alcaldesa (esposa del edil). Llama la atención que dos semanas antes de asumir la Presidencia Municipal, Manuel Orea, tío de Maricela, fue asesinado en el interior de una camioneta de su propiedad en el municipio de Rafael Delgado, y la propia familia confirmó que días antes había recibido amenazas de un grupo político de la región. También el 13 de Enero, a pocos días de rendir protesta, un grupo de provocadores se metieron violentamente a las instalaciones del Palacio Municipal con la intención de agredir al secretario del Ayuntamiento, Juan Leonardo Hernández, por lo que la presidenta interpuso una denuncia. Los agresores eran dirigidos por la exdirectora del DIF municipal, Flor María Tetlacte, identificada con el síndico Ricardo Pérez Marcos.

 

EN FIN, la historia es tétrica, y ojalá la Fiscalía del Estado no le dé carpetazo, pues el suicidado Primitivo es solo la punta de una larga madeja en la que podrían estar involucrados muchos personajes de poder en la sierra de Zongolica, y queda claro que si no son llevados ante la ley, seguirán cometiendo atentados contra quienes les estorban. La impunidad no debe ser el ingrediente que sepulte este ni otros casos, y acaso este martes, cuando el Fiscal Jorge Winckler se reúna, otra vez, con el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez y su equipo de inseguridad, perdón, de seguridad, arroje más luz a este hecho que conmovió a la opinión pública que aún espera justicia, lo mismo que la familia de la malograda alcaldesa.

 

*****

 

VELADO EN un ataúd de madera de pino sin tratar y sobre una alfombra en el piso del pasillo central de Catedral, así yace desde la madrugada de este lunes el cuerpo del excelentísimo Cardenal y Obispo Emérito de Xalapa, don Sergio Obeso Rivera, fallecido el domingo por la noche tras varios días de luchar contra una enfermedad. Él así lo pidió, porque siempre fue un hombre humilde. Este martes, sin embargo, debido a su elevada investidura, se espera la presencia de obispos, arzobispos, cardenales e integrantes de la grey católica de toda la República, además de algunos funcionarios cuyos nombres no fueron revelados. Don Sergio murió tras presentar problemas cardiacos y de hipertensión arterial, además de que su salud ya estaba mermada. Durante este lunes cada dos horas le estarán realizando misas y rosarios y a las siete de la noche estarán presentes líderes y pastores para realizar una oración ecuménica. Para mañana martes a las 12 del día se realizará una misa presidida por el Arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, para después llevar sus exequias a un costado de la tumba de Monseñor Rafael Guízar y Valencia. En el sepulcro donde descansarán los restos mortales de Monseñor Obeso también se encuentran los de tres arzobispos. También se informó que la iglesia Catedral permanecerá abierta durante todo el día y noche a fin de que los feligreses den su último adiós al insigne prelado oriundo de esta ciudad capital. OPINA carjesus30@hotmail.com

Esta es opinión personal del columnista