Sufren crisis nerviosa habitantes de Orizaba por fuerte sismo

Reportan cero daños no hay víctimas

Foto: web
19 septiembre 2017 | 15:20 hrs | Emilio González

Orizaba, Ver.- Familias del valle de Orizaba sufren crisis nerviosa, de la risa pasaron al llanto, luego del sismo de magnitud 7.1 grados Richter que se registró a las 13:14 horas, lo que ocasionó suspensión de clases en escuelas vespertinas, además de un ir y venir de la gente para llegar de prisa a su hogar o el trabajo.

La primera sensación cuando todo empezó a moverse fue como de un mareo liviano, una ligera pérdida del equilibrio. Pero enseguida el de junto preguntó: “¿Se está moviendo, o no?”, y casi en coro el resto respondió de inmediato, “Sí”.

De inmediato en edificios, escuelas, mercados, supermercados y establecimientos comerciales, las personas empezaron a abandonar los inmuebles ante el peligro de que se desplomaran. Había caras de susto, y otras de con lágrimas.

Tras reponerse del susto las amas de casa, estudiantes, obreros, vendedores ambulantes, y hasta conductores de autobuses de inmediato sacaron su celular para comunicarse con familiares para preguntar si estaban bien.

Los teléfonos perdieron la señal, pero seguía funcionando Internet. Entre apuestas sobre la magnitud del sismo, nos enteramos de que llegó a 7.1 grados Richter (después que habían sido dos sismos).

Ya sabiendo que no hubo daños, la sensación pasó a ser más bien la de una anécdota para contar. En pocos minutos, todo volvió a la normalidad.