Sucesión, sin disculpas ni justificaciones

20 julio 2016 | 11:03 hrs |

Por Rafael Arias Hernández

A 132 días del adiós, si no sucede antes. Más pérdidas y desastres. Rechazo generalizado a costosas improvisaciones, precipitaciones y ocurrencias. No más destrucción y debilitamiento institucional.

Mientras el Presidente Peña pide disculpas por el asunto de “la casa blanca”, en Veracruz intentan la “basificación” de la corrupción”, “el paquete impunidad” y  “el combo de destrucción y sabotaje de huida”.

Fiscalizadores simuladores, cómplices y malhechores encubridores, no deben quedar impunes. Se demanda Justicia, ni más ni menos.

A casi tres meses de nueva Legislatura del Estado, que debe llamar a cuentas y perseguir delincuentes. Miles de millones de pesos desaparecidos. Más evidencias de responsables y culpables. Más pobres, hambrientos e inseguros, “basificados”. Más inconformes, que protestan.
PRI  extraviado y para abajo. PAN y MORENA más fuertes. Gobernador electo activo y en contra de más daños.

En Veracruz, comunicadores nacionales y locales, responsables y comprometidos con la sociedad,  se hacen sentir, a pesar de los crecientes obstáculos, penalidades, agresiones y sacrificios padecidos. Gracias a trabajos como los de ANIMAL POLÍTICO, se sabe del tamaño del daño causado…y lo que falta.

LISTA DE LISTOS. NI OLVIDO NI PERDÓN.
No por favor. No perder de vista a responsables y causantes de lo que hoy padece Veracruz  y cuyas consecuencias se extenderán  por muchos años.

Ellos, sus cómplices y subordinados en el no-poder legislativo siguen causando daños y, hasta en franca y abierta provocación, originan enfrentamientos, confusión, caos e indisposición al anunciado y exigido cambio con recuperación; o simplemente,  hacen de todo para escapar de la justicia y garantizar cobros indebidos de socios, cómplices y  partícipes.

Su atrevimiento es tal que hasta pretenden hacer lo que no hicieron y rechazaron todos estos años. Ahora resulta que  se arriesgan a proponer y aprobar acciones, programas y hasta leyes sin sustento, contradictorias e injustas.  Incluso están más que dispuestos a señalar, cuestionar y atacar a quienes se resisten y oponen, protestan y no aceptan, arbitrariedades, improvisaciones y ocurrencias costosas e injustas, como comprometer cuestionados o indebidos pagos con presupuestos futuros. Criminal endeudar más.

La pregunta es obvia. ¿Deben aceptarse, sostenerse  y respaldarse  funcionarios gubernamentales irresponsables  y legisladores serviles,  proclives a apoyar intencional, accidental o torpemente decisiones y acuerdos causantes de innumerables injusticias, pérdidas y sacrificios; y hasta de  imponer leyes injustas, incongruentes y aprobadas al vapor?

¿Qué pretenden, legisladores abyectos e incondicionales? ¿Pasividad y desinterés, conformismo y resignación  ciudadana y social?

JUSTICIA, SOLO JUSTICIA.
No confundir ni confundirse. No distraer y desorientar para olvidar, perdonar o tolerar a ineficientes y  hampones en el gobierno;  tanto a los culpables de acción, como a los de omisión, encubrimiento, complicidad  y protección.

Ahora resulta que mucho de lo que no hicieron en todos estos años, lo quieren hacer. Pero  mal, a la carrera, en forma improvisada y,  preferentemente,  para favorecer cómplices, socios o miembros de la banda.

Por más que aseguren querer cumplir, hacer su trabajo y tener buena intención. Por más que pretendan engañar o disimular, en realidad, en demasiados casos se nota su intención de  sacar ventaja y beneficio propio y de grupo o banda, de todas sus ocurrencias, improvisaciones, excesos y abusos.

Preocupa, todo lo que  además ocasionan,  proliferación de “fantasmas”  empresas que no existen, servicios que no se dan, beneficiarios inventados, acciones gubernamentales fantásticas e irreales, contabilidades  múltiples, justificaciones “legales” que esconden abusos y delitos, así como  muchas arbitrariedades y engaños más.

Sobre todo  al desaparecer miles de millones de pesos presupuestados y asignados a quienes no llegan, ni se reflejan en obras y acciones que no realizan, ni hacen, y mucho menos entregan.

Eso sí, de salida se nota aún más,  su afán enfocado en  sabotear, debilitar o destruir a las instituciones; y últimamente, también sobresale su intención de provocar  desestabilización institucional, inestabilidad social, incapacidad gubernamental, provocación y entretenimiento o distracción pública.

Provocar, sabotear, saquear, quebrar…

BURLA PRESUPUESTAR Y GASTAR LO QUE SE DA LA GANA.
Del presupuesto por resultados, al presupuesto de más endeudados.

Trágica realidad, lo antes negado ahora es confirmado. Nunca llego a lo que se prometió. ¿Cuáles finanzas  sanas, manos limpias y frente en alto?

Ahora, después de tanto endeudar,  hay que empezar a pagar. Se entregan terrenos, patrimonio y expectativas futuras. A fin de la administración hay remates y venta de garaje; y se comprometen ingresos futuros, con infinidad de pagos injustificados.

No pagar, por pagar.

Ni endeudar y endeudar.

De teoría del presupuesto base cero, se pasa al cero presupuesto.

No hay evaluación del desempeño y el escalafón profesional, es pasar de empleados a cómplices. Basificar  corrupción es la predilección.

De  incertidumbre a  certeza.

De sospecha a  prueba.

De presunción de inocencia, a  culpabilidad manifiesta.

Ni indiferencia,  ni conformismo.

Urge erradicación de ineficiencia y delincuencia en el gobierno.

Evaluar antes de avalar.

Evaluar, antes de condenar  o exonerar.

Ni dejar hacer, ni dejar pasar por encima o al margen de la ley.

EL  ETERNO  ENFRENTAMIENTO.
Principios y valores en acción.  Como siempre, provocados y alentados por  el afán de libertad y justicia.

Ante la simple alerta  de arbitrariedad e injusticia, engaño e imposición,  salen y saldrán a la calle razón y derecho, grito de inconformidad y voz de protesta.

Al otro lado, sus opuestos,  entre ellos ignominia y prepotencia, abyección y servilismo se preparan dentro y fuera del gobierno, para hacer valer el conocido y padecido principio de los sometidos y los agachados, de los adictos a la “línea”, al “sí señor, lo que usted diga”. Abyectos y serviles del  “aquí  no pasa nada.”, “todo va bien.” y “somos sus incondicionales”

Algunos electos, nombrados o impuestos preparan el asalto desde donde están; otros los teóricos y prácticos de libertad, derecho y  razón, se organizan y movilizan defensa y resistencia desde donde sea.

A diario se libra la guerra de nunca acabar, de unos contra otros. La del combate   permanente contra criminales y hampones dentro y fuera de los gobiernos.

Muchos, disfrazados de políticos y gobernantes, funcionarios y servidores públicos, legisladores y comunicadores, así como de  líderes sociales, empresariales  y sindicales.

*AcademicoIIESESUV@RafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez