Sucesión, no más de lo mismo o peor

4 abril 2016 | 11:44 hrs |

Por Rafael Arias Hernández

A 8 meses del final y a  2 de elecciones. Más descarada presencia y acción del hampa electoral y candidatos “zombis”, apoyados desde dentro. Aumento de pagos pendientes. Más deudas, ejecuciones, protestas e inconformidades. Más devoluciones y comprobaciones pendientes. Veracruz  no olvida: ¿Y los miles de millones de pesos desaparecidos? Más denuncias administrativas y penales.

Llego la hora de analizar y escoger entre personas y partidos que los respaldan. Miguel Ángel, Cuitláhuac, Héctor, Armando y otros disputan el privilegio y responsabilidad, el cargo y encargo.

En gobierno pánico y terror entre ineptos y corruptos, ineficientes y delincuentes. Malhechores electorales gubernamentales sobrecogidos o apanicados; pero, desde siempre, dispuestos a todo, para no perder beneficios, privilegios y ventajas, con tal de seguir intocables y reciclables, inalcanzables para la justicia. Dispuestos a toda acción u omisión, encubrimiento o complicidad,  para mantener la continuidad de la impunidad.

 

PROPONER Y DISPONER. ELEGIR Y EXIGIR.
Cierto, es preciso participar en las elecciones que determinaran el futuro; pero también, al mismo tiempo, es imprescindible asumir puntual y plenamente las obligaciones presentes.

No hay que confundir, ni confundirse. Obligado atender, una y otra a la vez, al mismo tiempo.

Conocida y padecida, la aparente lógica a la que se recurre, basada en buena medida, en  la venta al mayoreo de esperanzas e ilusiones, de repetitiva e irreflexiva conducta que la costumbre impone,  que es la de exaltar urgencia y necesidad, de aprovechar las oportunidades y posibilidades futuras, enfocándose sólo en las propuestas.

Es obligatorio, ¿olvidar, relegar daños, pérdidas, abusos, errores y delitos causados? ¿Impunidad obligada?

Pocos asumen sus deberes y responsabilidades de hoy.

Nada extraño es y será escuchar a los de siempre, crear  un ambiente de exaltación a proponer y dedicarse solo a lo que viene y no mirar lo de atrás ni lo de ahora, porque aseguran y sostienen que eso es lo más conveniente.

Los mismos va a persistir e insistir, hasta generalizar e imponer, que lo mejor  es concentrarse y dedicarse únicamente a proponer, analizar  y  discutir  sobre propuestas de uno, propuestas del otro y propuestas por todos lados.

Haciéndose que, se minimice, niegue y posponga reconocer lo bien hecho, por poco que sea; y señalar lo malo y peor, de la representación y responsabilidad pública confiada y entregada en otras elecciones.

Parte de esa intención es lograr que no se exija y someta a  responsables y culpables, centrándose sólo en proponer, que es en gran parte posponer, postergar, olvidar lo que se padece y sucede. Es, en muchas formas, propiciar o apoyar  la continuidad a la impunidad.

En efecto, sin darse cuenta o más bien con esa intención, no hay diagnóstico ni evaluación, ni se  atienden justas inconformidades y reclamos sociales del ahora y aquí; pero sobre todo, y hay que insistir y repetirlo, se induce a posponer y olvidar la identificación y sanción de responsables y culpables.

En todo caso, es imprescindible cumplir y hacer cumplir la ley  para evitar que continúen y repitan, para que no se conviertan en intocables y reciclables.

Lo que se logra con solo dedicarse a proponer, es más bien tolerar, encubrir y hasta proteger a ineficientes y delincuentes en el gobierno que  son y fueron propuestos, postulados y apoyados,  por  partido político o alianza,  también corresponsables hoy y aquí.

En Veracruz hay que exigir cuentas, cumplimiento de deberes y compromisos,  y adjudicar responsabilidades y culpabilidades a quienes gobiernan y al PRI que los llevo al poder, que los sostiene y apoya. No hacerlo es omisión, complicidad, encubrimiento y protección.

 

INTOCABLES Y RECICLABLES.
En lo electoral. Ante lo que viene, para elegir y constituir un gobierno con posibilidades reales, de atender crecientes necesidades y resolver viejos y nuevos problemas sociales, es necesario empezar cuando menos, por dos actividades básicas, esenciales e irrenunciables.

Primero, aquí y ahora, además de denunciar y combatir delincuentes, hay que exigir cuentas y toda la información que permita,  realizar una evaluación gubernamental y de partidos políticos, actualizada, realista, confiable y efectiva, para identificar y señalar tanto responsabilidades y culpabilidades, como capacidades y posibilidades. Prioritario, impedir intocables y reciclables.

Y segundo, hacia el futuro inmediato, participar activamente en el proceso electoral, en elecciones confiables, para garantizar el mejor y más representativo resultado. Enfrentar y denunciar malhechores, y delincuentes electorales, dentro y fuera del gobierno; así como, evidenciar comparsas, distractores y paleros, habilitados o promovidos para dividir y pulverizar el voto, para distorsionar o suplantar la voluntad popular.

Se  reconoce y padece que en Veracruz, de muchas formas, ya se manifiestan graves deterioros en administración y finanzas del gobierno; inocultables pérdidas de oportunidades y cuantiosos daños sociales; comprobado aumento de hambre y pobreza, de inseguridad y quiebra de instituciones; de retrocesos, limitaciones y sacrificios de la población. Y sobre todo, es comprobable el grado de ineficiencia y delincuencia gubernamental alcanzada. Por lo tanto, también serían  recomendable, cuando menos:

 

3 ACCIONES, PARA UN CAMBIO VERDADERO:
1.- Impedir más de lo mismo. Gobierno y PRI tienen que hacerse responsables de la situación y sus consecuencias.

2.-Ignorar o rechazar a candidatos paleros, comprados y colocados como distractores, para dividir o fragmentar la urgente voluntad de cambio y  favorecer  la continuidad de la impunidad.

3.- Combatir toda actividad delictiva. En especial, señalar y denunciar la gubernamental, de uso y abuso de recursos públicos y atribuciones institucionales; la de condicionamiento, manipulación y clientelismo de programas oficiales de desarrollo social y asistenciales; y la de alteración de resultados, mediante cualquier medio ilícito.

Recomendable evaluar y valorar a los candidatos. Analizar y saber de su preparación, experiencia, capacidad y trayectoria; así como de sus propuestas y compromisos electorales. Democracia y voto son responsabilidad ciudadana.

Vale la pena también, comentar algunas notorias estrategias electoreras.

El reconocido y experimentado periodista, Maestro José Pablo Robles Martínez, señala una de las que se  conoce: “Ningún Yunes llegara a la gubernatura” (InagendelGolfo.300316).

Estrategia creada, propagada y sostenida para enajenar y engañar.

Éstas y otras  presentes y actuantes, están pendientes de ser comentadas en otra ocasión.

 

*AcademicoIIESESUV@RafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez