Sr. Presidente: Veracruz necesita ayuda

17 noviembre 2016 | 23:03 hrs |

Místicos y Terrenales
Sr. Presidente: Veracruz necesita ayuda
Urgente y sin regateo
Petición en change.org

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

Este jueves 17 de noviembre inicie junto con Sandra Isabel Jiménez Mateos una petición dirigida a Enrique Peña Nieto, a los gobernadores de los estados, a la Cámara de Diputados y a la Cámara de Senadores, pidiendo ayuda urgente y suficiente para Veracruz.
La petición para que funcione, obviamente requiere de un buen número de firmas, por lo que le pido amablemente que incluya la suya.
La misma está en https://www.change.org/p/enrique-peña-nieto-sr-presidente-veracruz-necesita-apoyo-especial-urgente-y-suficiente , para que vaya y la firme.
Pero si quiere conocer el texto de la petición antes de suscribirla, es este:

Lic. Enrique Peña Nieto
Presidente de los Estados Unidos Mexicanos

Honorables integrantes del Congreso de la Unión

Señores Gobernadores de los territorios de los Estados Unidos Mexicanos

Presente

El estado de Veracruz hoy vive una crisis de tierra arrasada, con un daño igual o superior que si se hubiera desarrollado una guerra en su territorio.
Una guerra cruenta, destructiva.

Por eso está petición de apoyo extraordinario, real y concreto, mucho más allá del discurso solidario, además sería un apoyo para la población, no para el gobierno del estado.

Usted sabe bien, tanto por la información privilegiada, y no privilegiada, que le llega, como por la que se ha filtrado hacia los medios de comunicación, que en los hospitales no hay ni curitas, que en las escuelas no hay ni gises, que en las oficinas de gobierno del estado no hay ni papel para escribir.
Las estructuras de escuelas y hospitales están dañadas, con filtraciones, con cuarteaduras, en condiciones inadecuadas para albergar la labor para que la fueron creadas.

Usted conoce la situación que cada mes sufren los pensionados, por el retraso en el pago de sus pensiones, usted ha visto los paros hechos por los trabajadores del sector salud, los reclamos de los maestros por el atraso en el pago de sus quincenas y el adeudo de prestaciones.

El caso de la Universidad Veracruzana y la sobrevivencia que tiene, debe estar entre sus pendientes; sabe que el campo veracruzano ha dejado de producir por que los apoyos que debían radicarse fueron sustraídos por unas manos y por otras.

Señor Presidente, tampoco es necesario enumerarle que hay miles de desaparecidos, que son miles de casas abandonadas en Veracruz porque sus habitantes fueron asesinados o desaparecidos, que son miles de viviendas ocupadas ilegalmente por grupos delincuenciales, encubiertos por estructuras semilegales que son visibles y que nadie en el gobierno del estado ha detenido.

Licenciado Enrique Peña Nieto, igualmente es por demás enumerar el nombre de los 19 periodistas asesinados, de los defensores de derechos humanos ultrajados, de los periodistas y defensores de derechos humanos que han desaparecido, de los que tuvieron que exiliarse, por la terrible inseguridad que vivimos y por la presumible persecución desde el gobierno del estado.

La situación de tierra arrasada que tenemos en Veracruz es terrible. Hay decenas de miles, si no es que cientos de miles, de personas asesinadas, de cuerpos de personas desconocidas. La muerte ha sembrado su destrucción por todo el estado.

Usted debe saber que en Veracruz se han localizado cientos, tal vez miles, de fosas clandestinas, con innumerables cantidades de restos humanos, que formaron parte de quien sabe cuántos miles de cuerpos humanos.

Señor Presidente, ésta situación de guerra que vivimos, ha provocado que existan decenas de grupos de familiares de desaparecidos. Decenas, señor, no unos cuántos. ¿Tiene idea de cuánto dolor cargan a cuestas estas madres, estos padres, estos hermanos, estos hijos, estos esposos?.

Tal vez, sólo tal vez, sepa usted que en Estados Unidos, además de la comunidad que hicieron Javier Duarte y sus allegados en Woodland, hay otros puntos en donde se asentaron empresarios veracruzanos que salieron huyendo ante el incremento de la delincuencia, de la violencia, de los secuestros.

¿Usted tiene una idea de cuántas empresas han cerrado en Veracruz por las amenazas sufridas por los grupos delincuenciales?, ¿le han informado de cuántos establecimientos fueron dañados porque sus propietarios no pudieron o no quisieron pagar las cuotas que les pedía el crimen organizado?.

Tal vez no, pero si puede conocer las cifras reales del desempleo en la entidad, no las maquilladas, y tener una idea de la migración masiva que se da, que está provocando una fuga tanto de cerebros como de mano de obra.

Señor Presidente, hemos escuchado versiones de que los miembros de los grupos delincuenciales están metidos hasta en las estructuras de gobierno, tanto porque son cómplices o parte de la banda que saqueo a Veracruz, como porque amenazaron a las autoridades municipales y de cualquier nivel, para que les dieran posiciones y desde ahí manejar sus negocios.

Así pues, Señor Presidente, Veracruz hoy no es un estado normal.

Veracruz es una tierra desbastada, por un saqueo brutal, por una persecución despiadada a su población.

Veracruz necesita ayuda, ayuda especial, como la que se le brindaría a un territorio que la pide, que la necesita después de una guerra que lo ha destruido.
¡Veracruz está en ruinas!, Señor Presidente.

Veracruz debe reconstruirse.

En ese sentido, Señor Presidente, usted debe apoyar a Veracruz, más allá de la sola mención, con recursos reales, tangibles y aplicables.

El apoyo, Licenciado Enrique Peña Nieto, no es para el gobierno del estado, no es para la estructura gubernamental: Es para la población.

En Veracruz hay cientos de miles de personas que cada día mueren un poquito más, porque no tienen suficiente para comer.

Así como llega el Plan DNIII a una zona de desastre, así como se implementan programas especiales de reconstrucción, así y más, necesitamos el apoyo.
Por todo esto, Señor Presidente, y por mucho más, usted debe ordenar que se le de un apoyo especial a Veracruz.

Canalice el apoyo a través de las oficinas federales, de organizaciones de la sociedad civil, con intervención de contralorías ciudadanas, con observadores internacionales.

Que sea como usted guste, pero debe apoyar a Veracruz.

Y en este sentido, también es el llamado a las cámaras de Diputados y de Senadores, para que impulsen este apoyo, para que no lo bloqueen.

Señores Gobernadores, ustedes pueden adoptar una escuela, un hospital, una carretera y apoyarnos
Somos un estado en llamas, parte de una federación, que requiere de la atención y solidaridad de todos.

¿Nos ayudarán a reconstruirlo o nos dejarán morir en el intento?.

Señor Presidente, Señores Gobernadores, Señores Legisladores: Vengan a Veracruz, tiendannos la mano.
Lo necesitamos con urgencia y suficiencia.

Atentamente, y con un grito angustiado brotando de esta tierra maltratada

C. Marco Antonio Aguirre Rodríguez
C. Sandra Isabel Jiménez Mateos