Soy disciplinado, cuando mi partido me lo pida me voy de la dirigencia: Renato Alarcón

Se sacó la “rifa del tigre” al asumir la dirigencia en oposición y también se echó varios enemigos al sanear las finanzas del tricolor en Veracruz

Foto: Web.
18 diciembre 2017 | 17:26 hrs | Valeria Marcial | Xalapa

Xalapa, Ver.- Renato Alarcón Guevara está listo desde el primer día que asumió la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para de la misma manera entregarla, pues consiente estaba de los retos y circunstancias que enfrentaba, consideró en entrevista.

Dijo tiene claro que no llegó para perpetuarse en el partido, toda vez que fue para sacar adelante un proceso muy complejo en el marco de una desarticulación del priismo.

Además destacó que el que hoy haya aspirantes al cargo, significa -dijo- que el PRI de Veracruz está más vivo que nunca.

Aunque reconoció se sacó “la rifa del tigre” y de paso se echó algunos enemigos al interior del tricolor cuando tuvo que hacer recortes para sanear las finanzas del tricolor, hasta hoy él considera que si se llega a ir, se va tranquilo. Dejando el Comité Directivo Estatal con finanzas sanas.

“La política es un ejercicio donde los amigos son de mentiras y los enemigos son de a deveras, y creo que lo más importante es mantener la ecuanimidad”, señaló en entrevista.

Alarcón Guevara se calificó como un político de unidad, por lo que, si ser presidente del priismo veracruzanos significa  unidad ahí se mantendrá pero si la unidad es renovarse también estará, toda vez que no está casado con la silla ni pretende perpetuarse.

Actualmente le toca la responsabilidad de estar al frente del partido, no se distrae  en otro tema que no sea la firma de las coaliciones con otras instituciones y la designación de los candidatos que habrá el PRI de abanderar para el 2018.

“Creo que es un tema en el cual existe una yuxtaposición de procesos internos.  Los procesos internos se pueden dar en cualquier momento bajo nombramientos provisionales, yo soy presidente provisional desde hace un año y bajo esta tesis he mantenido la tutela de este instituto político al cual pertenezco desde hace más de 20 años”.

Sin embargo -dijo- la renovación de la dirigencia no es prioritario, como si lo es las negociaciones para las coaliciones rumbo al 2018.   Si se da un cambio de dirigencia, explicó es bajo la concertación política de los actores.

A mí me tocó ser, en la parte más complicada, justificó el dirigente del PRI, además tuvo que realizar acciones para una  estabilización económica y política del partido.

“Mi permanencia en el partido está más ligada a lo que políticamente sea más correcto, cuando vengan las definiciones yo seré el primer disciplinado en mi partido para poder transitar en ese sentido, donde lo importante es construir un proyecto”.

De la prerrogativa ordinaria del partido cuyo monto es por  5.4 mdp tras la multa que recibió el PRI por irregularidades cometidas en la elección de la gubernatura del 2016,  le descontaban tres millones de pesos, lo que limitó mucho el margen de operación del CDE. Ya se concluyó el pago al INE.