Sonia y los viajes siderales

Foto: web.
24 enero 2018 | 13:45 hrs | Palabras Claras

Por José Antonio Flores Vargas

 

A la se√Īora Sonia S√°nchez V√°zquez¬†se le recuerda como una mujer que hab√≠a trabajado en la planta baja de la entonces Tesorer√≠a General del Estado, hoy Secretar√≠a de Finanzas, en los tiempos del gobernador Rafael Hern√°ndez Ochoa, antes de su matrimonio con Patricio Chirinos Calero.

A√Īos m√°s tarde, cuando el potosino se convirti√≥ en gobernador, gracias a la imposici√≥n de Carlos Salinas de Gortari y la generosidad de los votantes veracruzanos, la ex primera dama se preocup√≥ a cabalidad por llevar obras a los pueblos ind√≠genas, mediante el control del Comit√© para la Planeaci√≥n del Desarrollo del Estado (COPLADEVER), existente en esa √©poca. Hasta ah√≠ su corta historia en Veracruz.

Veinte a√Īos despu√©s, seguramente mientras escuchaba el nost√°lgico tango¬†Volver, pens√≥ en regresar a su querido y olvidado Veracruz, donde la gente la recibir√≠a gustosa y con los brazos abiertos para lo que a ella conviniera. Entonces busc√≥ a un fuerte padrino, quien abusando de la debilidad del PRI y del candidato a gobernador, se la coloc√≥ a la diestra para hacer in√ļtil campa√Īa. En aquellos d√≠as, no faltaron los atrevidos que la mencionaban como futura secretaria de Desarrollo Social. Desde luego que la larga ausencia de ella y evidente debilidad del aspirante priista, no condujeron a nadie a ning√ļn lado en ese fat√≠dico junio de 2016.

Como nuevamente hemos entrado a los procesos electorales, la ‚Äúpobre y vulnerable‚ÄĚ ex de Chirinos, ha vuelto a viajar a velocidad supers√≥nica hasta este rinc√≥n jarocho, sin ponerse a pensar en la asonada que puede provocar en el PRI y la desbandada de mujeres que esperan reconocimiento. Porque a diferencia de la ahora aspirante a la senadur√≠a, existen algunas damas que s√≠ han hecho labor permanente en su partido, aport√°ndole esfuerzo y actuando con la disciplina y sacrificio de los militantes reales.

Quiz√° el candidato Pepe Yunes, que en efecto no tiene la debilidad de su antecesor, pretenda hacer valer su autoridad, y aceptar la unci√≥n de S√°nchez V√°zquez como candidata al senado, ignorando a otras f√©minas con m√©ritos y trayectoria de a√Īos, como son los casos de Zaida Llad√≥, Anabel Ponce, El√≠zabeth Morales, Zita Pazzi, Nohem√≠ Guzm√°n, Marcela Aguilera, Anil√ļ √ćngram, Elvia Ruiz, Maru Pinete, Gladys Merlin, Octavia Ortega o Silvia Dom√≠nguez.

El amplio curr√≠culum y merecimientos de la se√Īora Sonia S√°nchez (que insistentemente tratan de vender utilizando el efecto Chirinos) se quieren hacer sentir a trav√©s de algunas r√°pidas plumas fuente, como si los veracruzanos fueran tarugos, ingratos, y olvidadizos.

Tal vez el inusitado inter√©s en la se√Īora Sonia, se debe a que 8 millones de veracruzanos temen que vuele hacia el generoso horizonte morenista.

Lo √ļnico que queda en el ambiente, es que la supers√≥nica aspirante y sus supers√≥nicos aduladores no han entendido que los tiempos pol√≠ticos del pa√≠s evolucionan a mayor velocidad que sus propias ambiciones.

Esa es la revolución de los jóvenes viejos del PRI.