Sobreviviente narra suicidio colectivo en hotel de Ixtapa; padre, hija y nieta pactaron morir

30 enero 2015 | 22:45 hrs | SinEmbargoMX | Nota Roja


Ciudad de México.- Margarita Castillo Nuñez, sobreviviente del suicidio colectivo llevado a cabo la madrugada del 27 de enero por tres turistas procedentes del León, Guanajuato en un hotel de cinco estrellas del puerto de Ixtapa-Zihuatanejo, declaró ante el Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGE), que los ahora occisos habían llegado a dicho destino turístico con la intención de morir.

La mujer de 45 años de edad estuvo hospitalizada dos días tras haber consumido medicamento controlado marca Valium, mismo ansiolítico que usó la familia que murió dentro del jacuzzi de la habitación del hotel Las Brisas, cuyos restos ya fueron reclamados hoy por sus familiares, según lo indica el diario local Novedades de Acapulco.

El martes pasado la Fiscalía guerrerense informó la localización de los cadáveres de tres turistas procedentes -que en aquel momento se presumió eran del Distrito Federal- en un hotel de lujo de Ixtapa-Zihuatanejo, en la región de la Costa Grande.

De acuerdo con lo que informaron inicialmente los diarios locales, el primer reporte oficial indicaba que los cuerpos fueron localizados alrededor de las 9 de la mañana, luego de que las encargadas de limpieza del hotel llamaran a la puerta en reiteradas ocasiones sin recibir respuesta de los ocupantes.

Las empleadas de limpieza de las Brisas Ixtapa ingresaron a la habitación 1833 con una copia de la llave y se encontraron con los cuerpos de los fallecidos.

Elementos de la Policía Investigadora Ministerial estatal pudieron constatar que en el jacuzzi de la respectiva habitación se encontraban los cuerpos sin vida de una joven de 17 años de edad, una menor de 9 años y un adulto de 40 años, quienes formaban la familia que pactó el suicidio. Nieta, hija y padre, respectivamente, indica por su parte el diario El Sur.

Al interior de la habitación también encontraron a la mujer sobreviviente recostada sobre una de las camas, misma que presentaba un severo caso de intoxicación por consumir el medicamento Valium, por lo que fue trasladada por los servicios de emergencia al Hospital General Bernardo Sepúlveda Gutiérrez para recibir atención médica.

Los cuatro reservaron una habitación del 20 al 24 de enero, pero la ocuparon tres días más y nunca salieron, tampoco solicitaban servicio al cuarto, indica El Sur.

Un informante de la Policía Ministerial reveló al diario que la causa fue la depresión, toda vez que el padre no se recuperaba del fallecimiento de su esposa ocurrido hace dos años a consecuencia del cáncer.

Asimismo, dos semanas antes, su hija también perdió a su hijo por el cáncer; por lo cual decidieron consumir el medicamento controlado, con bebidas alcohólicas y refresco.

Los cuerpos de los fallecidos fueron trasladados a la funeraria Inhumaciones del Pacífico, habilitada en Zihuatanejo como Servicio Médico Forense (Semefo), en donde les aplicaron la necropsia y hasta hoy permanecían en calidad de desconocidos.

.