Servicios de salud están en quiebra

Los pacientes se ven obligados a acudir a hospitales y clínicas privadas

De acuerdo con la OCDE, México tiene un gasto excesivo en cuestiones administrativas que le impiden mejorar la atención médica que brinda. Foto: Especial.
7 noviembre 2017 | 8:11 hrs | Isaac Carballo

Poza Rica, Ver.- Los servicios de salud tanto de Veracruz como de todo el país, atraviesan por uno de sus perores momentos en cuestión de atención médica, en instituciones médicas como el IMSS, ISSSTE, Pemex y salubridad no se cuenta con lo mínimo para atender a los pacientes, orillando a los derechohabientes a pagar servicios médicos privados, pese a que cuentan con seguro médicos en sus trabajos.

De acuerdo con Ulises Dávila Cordero, presidente de la Asociación Dental de la Zona Norte de Veracruz, una gran mayoría de los 60 odontólogos agremiados que laboran en instituciones de salud pública, reportan severas carencias al momento de ejercer su trabajo.

Ulises Dávila Cordero, presidente de la Asociación Dental de la Zona Norte de Veracruz. Foto: Noreste.

Dicha situación ha generado, dijo, que una gran cantidad de derechohabientes del IMSS y del ISSSTE prefieran visitar consultorios odontológicos privados, debido a la deficiente atención que prevalece en los servicios de salud de Veracruz.

“Sabemos y está a la vista de todos las carencias a nivel gubernamental, pues son visibles, nosotros atendemos pacientes que nos dicen que usan el medio particular, debido a que en el sector público no hay nada y no solo en la cuestión odontológico sino de especialidades también”, expresó.

En completa crisis se encuentran los servicios de salud de Veracruz. Foto: Noreste.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en su reporte sobre los sistemas de salud de 2016, calificó que el sistema público de México se encuentra en una situación crítica. Destaca que, pese a que hay presupuesto necesario para mejorar la calidad de los servicios de salud, el excesivo gasto administrativo no permite que los recursos se traduzcan en buenos servicios de salud a los ciudadanos.