Sergio “bailador” bailado

12 junio 2017 | 13:26 hrs |

Por Carlos Jesús Rodríguez

 

*Cinthya debe denunciarlo
*Son dineros de la sociedad

AUNQUE NO está obligada a atender el llamado de la Fiscalía General del Estado -que la ha citado, este lunes, para que declare en torno a presuntas acusaciones en contra del titular de la Junta de Coordinación Política del Congreso, Sergio “el bailador” Hernández por el presunto uso indiscriminado de recursos de esa instancia, los que de acuerdo a la legisladora, utiliza para pagar sus fiestas en donde menudean mujeres, alcohol y, hasta al parecer, drogas que serían conseguidas por el ex diputado panista, Carlos Fuentes-, Cinthya Lobato Calderón debería atender el citatorio judicial y descorrer, de una vez por todas, la cortina de la impunidad que impera en la Legislatura, donde los convenios son entregados de manera selectiva y el dinero se utiliza a discreción. Lobato Calderón es hija de ese enorme personaje que fue el maestro José Luis Lobato Campos, quien en diciembre de 1980 habría sido encarcelado por instrucciones del, entonces, Gobernador Agustín Acosta Lagunes que lo mantuvo privado de la libertad durante cinco días sin motivo aparente, salvo la compra en sociedad de un periódico de nombre Imagen que saldría la luz en Xalapa en sociedad con él, también, desaparecido, Jorge Malpica Martínez. El maestro, a quien pretendieron endilgarle desvíos en el Instituto de Pensiones del Estado fue liberado cuando, finalmente, decidió renunciar a sus acciones periodísticas, lo que definió los verdaderos motivos de su arresto.

 

YA EN tiempos del chirinato, cuando Miguel Ángel Yunes Linares se desempeñaba como vicegobernador o Secretario de Gobierno, el todopoderoso funcionario intentó atemorizar a Lobato Campos aduciendo que este le azuzaba a profesores independientes, y que por ello en el Gobierno de Patricio Chirinos, un día si y otro, también, se realizaban manifestaciones en contra del régimen. El encontronazo, cuenta el maestro Luis Velázquez Rivera, fue de pronóstico reservado. Dice el periodista en su leído Blog.expediente.mx de fecha 14 de Octubre de 2014: “Una tarde tocó a la puerta de la residencia de José Luis Lobato, su compadre, amigo de batallas ganadas y perdidas. Acompañado de pistoleros y sicarios disfrazados de policías, todos armados, Yunes Linares acusó a Lobato Campos de azuzar a los maestros en marchas y plantones en contra de Chirinos, todo porque se había desempeñado como secretario de Educación con Dante. -Hasta aquí llegó el compadrazgo, advirtió Yunes. -Hasta aquí, contestó Lobato. -Y no te mato por tus hijos. -Cuando quieras, Miguel Ángel, cuando quieras. -¿Me retas, me desafías? -No, Miguel Ángel, enfrento tus acusaciones. Podrás matarme porque llevas ventaja. Pero me llevo a varios por delante. Nunca más volvieron a dialogar. Jamás Lobato perdonó a Miguel Ángel”, y el tema viene a referencia para ilustrar el carácter del maestro y, por consiguiente de la heredera que la tarde del sábado fue conducida ante el Secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán que intento leerle  la cartilla para que ya no siga criticando al “bailador” Hernández, un muchacho que, al parecer, pasó de lo verde a lo podrido, y todo por ese maldito origen de no tener nada, y cuando, finalmente, lo tiene, se vuelve loco como Javier Duarte de Ochoa, tanto que algunos ya comparan la administración yunista con la duartista por los excesos de esos jóvenes metidos a políticos  que, como Hernández, mintió desde el principio cuando se presentó como abogado cuando ni siquiera había terminado la carrera.

 

Y ES que mediante una grabación de audio, la diputada Cynthia Lobato Calderón reclama firmemente  al titular de la Junta de Coordinación Política, Sergio “El bailador” Hernández “cuentas claras” del millón 600 mil pesos que mensualmente recibe para apoyar las actividades de los demás legisladores “blanquiazules”, recursos que de acuerdo a la legisladora, maneja a su arbitrio y sin rendir cuentas claras. Le acusa de usar ese dinero para “tus festejos en el velódromo, para tus casas de enlace” y la acusación más seria y contundente: “para tus borracheras (donde) tu amigo “Chico” Fuentes, (ex diputado local panista) lleva mujeres y drogas”. Exaltada, la diputada Lobato Calderón señala a Sergio Hernández que “para eso sí hay dinero (…) para que le lleves a Pepe Mancha (presidente estatal del PAN y a quien debe la diputación)” pero le reprocha que no da dinero para impulsar foros como el de apoyar a niños con autismo, o para analizar la situación de la Universidad Veracruzana. Un titubeante Hernández, en lugar de exponer razones válidas, ha pretendido intimidar a la valiente diputada –que es la segunda vez que ocupa ese cargo y, por lo tanto, tiene muchísima más experiencia que el bailador, y ahora por boca de Lobado Calderón “chamaco alegre”- que, envalentonado trata de intimidarla: “tienes la puerta abierta para salir de Acción Nacional”, más Cynthia, furiosa, le ha respondido que “por eso te desconozco a ti como coordinador, ¿quién te sientes o qué te crees muchacho? No voy a dejar de ser panista por ti”. Los señalamientos de la diputada Lobato Calderón han salido a la luz pública porque “alguien” otro diputado o diputada panista o, incluso, algún colaborador ha grabado la confrontación con su teléfono celular y la ha divulgado, clara muestra del descontento que hay contra Hernández, protegido, ya se ha visto en este episodio, de Mancha Alarcón, y asiduo cliente de lupanares como “Kingkonzitto” y otros sitios similares donde se paga por ver a mujeres arrancarse la ropa ante la mirada lasciva de estos nuevos políticos que, como Duarte, terminaron por ser un lastre.

 

POR ESO Cinthya, hija de tigre, debe tomar al toro por los cuernos y, de una vez por todas, desenmascarar a quienes se creen los redentores de este Estado, cuando en realidad están resultando un poco peorcitos que los anteriores, y vaya que eso si es lamentable. Y aunque muchos diputado han salido a defender a Sergio Hernández, porque no les queda de otra ya que se trata del dueño del pandero y, por lo tanto, se arriesgarían a perder la canonjías que, seguramente, reciben, lo cierto es que han sido muchos los agravios que ha recibido por parte de su fracción, como la negativa de recursos para organizar foros, papelería y todo aquello a que está obligada la junta para con los diputados, y acaso por esa razón, aunque haya sido intimidada por Franco Castán, debe acudir y denunciar todo lo que sabe por el bien de Veracruz cuya sociedad sigue observando como los dineros que paga mediante impuestos sigue siendo usado para sufragar los excesos de la nueva camada que viene a vivir la dolce vita y no a servir a los gobernados. Así de simple.

OPINA carjesus30@hotmail.com

NR. Esta es opinión personal del columnista.