Senado: la otra batalla

17 agosto 2017 | 17:06 hrs | Carlos Jesús Rodríguez

DESPUES DE los comicios para Presidente de la República y Gobernador, la elección que más interesa a los grupos que se disputan el control político de los Estados es la de Senadores, porque esa cámara, bien cuidado el trabajo que realizan, es la que más produce abanderados a las gubernaturas de todas las Entidades. A la fecha son por lo menos 29 integrantes de la Cámara Alta del Congreso los que aspiran a encabezar alguna de las 9 gubernaturas que estarán en juego el próximo año, y entre ellos, por supuesto, se encuentran los Yunes: José Francisco y Héctor –o viceversa-, y salvo alguna decisión de fuerza mayor –o acuerdo subrepticio-, uno de ellos será el abanderado del PRI para disputar la titularidad del Poder Ejecutivo, tal vez a Miguel Ángel Yunes Márquez o Julen Rementería del Puerto de la alianza PAN-PRD; a Cuitláhuac García Jiménez, Rocío Nahle o Ricardo Ahued, del Movimiento de Regeneración Nacional, o a Dante Alfonso Delgado Rannauro, del Movimiento Ciudadano, si es que decide de último momento participar o acuerda una alianza con MoReNa que lo catapulte a la Senaduría. Pero no hay más, a no ser que surja un independiente que, definitivamente no será el “harbano” Ahued Bardahuil que se resiste a dar el paso definitivo hacia la cuadra de Andrés Manuel, y acaso se quede a coordinarle los trabajos a Pepe Yunes, ya que la propuesta había sido incorporarlo a la dirección Estatal del PRI pero al no estar afiliado a ese instituto las cosas se complican.

COMO FUERA, la lucha encarnizada por “amarrar” la postulación que les permita disputar las 2 Senadurías que estarán en juego comienza a darse al interior de los partidos con mayor presencia política en la Entidad, y en el PAN-PRD –que tiene supremacía electoral en estos momentos, ya se vislumbran dos aspirantes –no hay que olvidar que participarán en coalición y que, por lo tanto, un candidato será del PAN y otro del PRD, además de que deben cumplir la cuota de género-. En ese sentido, el más viable por Acción Nacional es el actual Secretario de Infraestructura y Obras Públicas, ex alcalde de Veracruz y ex diputado, Julen Rementería del Puerto –aunque la quiere, paralelamente, el inefable José de Jesús Mancha, sin trayectoria ni carisma y, mucho menos, dinero para aventarse un tiro de esos-, e incluso Miguel Ángel Yunes Márquez si, finalmente, el abanderado a la Gubernatura es Julen. Por el PRD ha trascendido que ya tiene “amarres” Jazmín Copete Zapot, quien fue alcaldesa de Santiago Tuxtla, diputada Federal y, ahora, local, y cuenta con buen currículo político, siempre de la mano de Arturo Hérviz Reyes, aun cuando se sigue moviendo Cinthya Amaranta Lobato Calderón, sin ninguna posibilidad puesto que no forma parte de la cuadra del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ni es grata en el congreso del Estado, y aunque sus cercanos le aconsejan que pudiera disputar la diputación Federal de Xalapa –que, también, estará en juego-, tal vez la posición la tengan reservada para el subsecretario de educación, Uriel Flores Aguayo que ya una vez mostró músculo y mantiene permanente campaña a través de las redes sociales, algo que no ha hecho la hija del siempre bien recordado profesor y licenciado José Luis Lobato Campos, acaso porque no cuenta con un equipo de asesores capaz de inducirla y mucho menos de fortalecer su imagen, y si en cambio, se  aprovechan de su buena fe. Y es que después del “sopapo” involuntario que le recetó a su coordinador en la Legislatura local, Sergio “el bailador” Hernández –tras la grabación donde lo acusa de todo-, Cinthya se achicó o apanicó y a la fecha no se sabe qué hace.

POR EL Movimiento de Regeneración Nacional ya se encuentran enfilados la diputada Federal, Rocío Nahle García, que aunque oriunda de Rio Grande, Zacatecas, su vida política la ha hecho en Veracruz donde actualmente es Diputada Federal y Coordinadora del Grupo Parlamentario de su partido en la Cámara baja. Por el lado de los varones –para completar la cuota de género-, en el hándicap se observa a Manuel Huerta Ladrón de Guevara, actual dirigente Estatal y ex diputado Federal –que, muy probablemente, sea abanderado a la diputación; al abogado Amado Cruz Malpica, ex legislador Federal y ahora local, y hasta al propio Cuitláhuac García Jiménez si MoReNa logra convencer a Ricardo Ahued de aceptar la postulación a la Gubernatura. Y es que el hijo del profesor Atanasio García Durán debe entender que no es un hombre popular y mucho menos querido, y que si creció en la pasada elección fue gracias al respaldo que recibió del Estado que buscaba anular el triunfo de Miguel Ángel Yunes Linares, además de haber contado con la imagen de Andrés Manuel López Obrador como respaldo. En suma, dicen sus detractores, fue una especie de “borrico” que tocó la flauta, pero hasta ahí. Su imagen no da para más, y en ese tenor su partido sigue sopesando entre los veracruzanos quien podría ser un abanderado ganador.

EN EL PRI la disputa interna por parte de las mujeres se enfoca en dos: Elizabeth Morales García, actual delegada Estatal del ISSSTE, ex diputada Federal, ex delegada de la Profeco y ex alcaldesa. Es indiscutible que cuenta con amarres en el ámbito político nacional que le permiten caer parada de cualquier circunstancia, y ésta no será la excepción, aunque por el otro lado, también, quiere la delegada Estatal de la Secretaría de Desarrollo Social, Anilú Ingran, a quien el Gobernador Yunes Linares le presidió el evento por los 25 años de la creación de esa dependencia. De la hija de Pepe Ingran se comenta que es cercana a Miguel Ángel Osorio Chong, aunque es una versión no confirmada. Por parte de los varones, ya se encuentran anotados el actual alcalde de Xalapa, Américo Zuñiga Martínez, aunque, también, la quiere Fidel Kuri Grajales y el sector petrolero (aunque estos siempre buscan la plurinominal), sin dejar de anotarse los eternos Amadeo Flores Espinoza y hasta el dirigente Estatal priista Renato Alarcón.

HABLAR DEL resto de los partidos es abordar temas imposibles, salvo en el caso de Dante Alfonso Delgado Rannauro que, aunque insiste en que irá solo, lo más certero es que signe una alianza con MoReNa no para ser postulado candidato a Gobernador sino al Senado. Tampoco se puede soslayar que acaso, nuevamente, los ex Senadores Juan Bueno Torio, Gerardo Buganza Salmerón, Elías Miguel Moreno Brizuela y uno que otro despistado se anoten como “independientes”, aunque a decir verdad, no pasarán de ser meras vaciladas. Así, por lo pronto, se encuentra el Estado rumbo al 2018 en materia de pre candidaturas para ocupar un escaño en la cámara alta del Congreso, y las cosas no variarán mayormente. OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista