Se los empiezan a bajar

21 noviembre 2018 | 14:16 hrs | | Mario Lozano Carbonell


Por Mario Lozano Carbonell

Como se esperaba, mandos medios y jefes de departamento de varias dependencias ante el temor de perder sus puestos, ya no quieren saber nada de Yunes Linares y se empiezan a bajar los pantalones con los integrantes del nuevo gobierno.

Sin recato, ahora resulta que se declaran apartidistas, liberales y democráticos. Creen que se olvidará que hasta julio, eran los arietes para denostar una y otra vez a Cuitláhuac García, en público y en privado.

Son las mismas y los mismos que juraron que seguirían en sus cargos al menos por seis años más y en esa arrogancia cometieron el error de exacerbar el golpeteo en contra de morena, del cual ahora se piensan deslindar.

Son las mismas y los mismos que para demostrar en su pequeñez que seguían siendo los jefes, han lastimado a sus compañeras y compañeros sin consideración alguna, sin recordar que en el mejor de los casos, volverán a las trincheras de donde los sacaron y ahí pagaran lo que han hecho.

Sin vergüenza, aún intentan aferrarse a lo que tienen, pero se engañan a si mismos, es ineludible, como en todo cambio de gobierno, que serán removidos de sus cargos de manera fulminante. Morena no quiere nada que huela a Yunismo y estas mujeres y hombres lo han sido, han actuado de mala manera y deberán salir.

Creen que dándole me gusta o retuiteando las publicaciones de los morenos van a borrar lo que han hecho en contra de AMLO y de Cuitláhuac. No solo no lo borran, están más que vistos y registrados, no habrá manera de que se salven.

Comieron de la mano de Miguel Angel Yunes y ahora se la muerden al ver que se termina la administración. Son los mismos que mordieron la mano de quienes antes, les dieron trabajo, las plazas que hoy detentan y a quienes negaron para jurar lealtad al Yunismo.

No podrán pasar de azules a guindas. Cuitláhuac los tiene ubicados. Regresarán a lo que son, un puñado de mal agradecidos que afrontarán lo mismo que hicieron sentir a compañeros desplazados por su soberbia y embriaguez del cargo.

Que poco les duró. Esperen a padecer la cruda.

 

Esta es opinión personal del columnista…