Se difumina la FILIJ

La edición 2019 del encuentro editorial sigue en la incertidumbre presupuestal; además, ningún autor coreano ha confirmado asistencia

2 agosto 2019 | 13:27 hrs | Excelsior | Arte y Cultura

La 39 Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) se desdibuja y se mantiene entre la expectativa y la in­certidumbre. Así lo recono­cieron ayer algunos autores y expositores que asistieron al anuncio de los lineamientos generales de este encuentro que se realizará del 8 al 18 de noviembre en el Centro de las Artes (Cenart), y del 2 al 10 de noviembre en Mérida.

La razón es que, a tres meses de su arranque, no se ha concretado su carácter in­ternacional, debido a que por razones presupuestales sólo se invitó a seis autores e ilus­tradores de Corea —país in­vitado de este año—, quienes radican en Los Ángeles y po­drían viajar a Ciudad de Mé­xico. Sin embargo, hasta el momento ninguno ha confir­mado su asistencia.

Aunado a esto, María Ba­rona, titular de la Dirección General de Publicaciones (DGP), confirmó que este año la feria reducirá su pre­supuesto en 50%, por lo que pasaría de 29 mdp a cerca de 14 mdp. Y se suman más factores: el retraso en la or­ganización, la reducción de espacios para ofertar libros (al pasar de nueve a seis me­tros cuadrados), el encare­cimiento de stands en 40%, alcanzando un costo de 26 mil 496 pesos; la eliminación de carpas para grandes sellos y la ausencia de los vales de lectura por 100 pesos, que sí se distribuyeron en 2018.

También la asignación de espacio preferencial al Fon­do de Cultura Económica, la aportación mínima, de 10%, al presupuesto de la FILIJ Mérida; la falta de estrategia para trasladar libros a Mérida sin que haya costo adicional; la ausencia de un programa para los lectores del norte de la ciudad, quienes se que­daron sin feria, y la falta de diálogo inmediato con Baro­na al final del anuncio.

¿Qué cambiará en la 39 FILIJ?, se le cuestionó a Ba­rona “No habrá escenarios alternativos. El escenario será el Teatro de las Artes. Así que no vamos a tener a alguien (artista o autor) que atraiga cien mil personas para llenar (la feria). Que­remos lograr una constante de asistencia, aun sabiendo que en ciertas horas y ciertos días llegan muchos más es­cuincles, pero más o menos tener eso mediado. Vamos a tener muchas actividades en el área de jardines para que estén ahí cuentacuentos”.

¿Le pidieron reducir los stands? “Frente a lo que vie­ron (en Parque Bicentenario en los tres años anteriores), las carpas no pueden ser de ese tamaño, no cabrían. Es adaptación de los stands”.

¿Cuál será el presupues­to? “Disponemos de recurso suficiente. El tema es que no podemos anunciarlo todavía, porque las licitaciones están en proceso… es un trámite delicado; el 15 de agosto se realizará la licitación y a fi­nales de agosto ya sabemos quién será el proveedor y po­dré dar unas cifras”.

¿En qué porcentaje se re­duciría? “Nuestra prioridad ha sido el fomento a la lec­tura. Entonces, algunas de las prioridades se modifica­ron y es probable que sea al­rededor de la mitad de lo que costó FILIJ 2018, con la sal­vedad de que son dos ferias, pues con ese mis­mo dinero haremos la de Mérida”.

¿Cuánto aportará la DGP a Mérida? “Estamos so­lucionando el movimiento de libros. La primera inquie­tud de la Caniem es cómo llevar los libros hasta Méri­da… a finales de agosto pre­sentaremos números, pero no hemos pichicateado (el dinero) en las cosas más estratégicas”.

¿Cuánto aportarán a Mé­rida? “Tiene la ventaja de que el ayuntamiento lo está tomando como actividad propia. Pondremos 10% y el gobierno municipal casi 80% y tendrá otros patrocinios”.

¿Qué autores coreanos ya confirmó FILIJ? “Corea está por confirmarnos, es que tie­ne algunas sorpresas que no quiere anunciarlas… alrede­dor de cinco, pero ellos son los que lo van a confirmar”.

¿Con qué instancia lo pactó? “No recuerdo, pero están por aquí”, respondió.

¿DGP no pudo sostener las actividades en el Bicente­nario? “El Parque Bicentena­rio se privatizó en el anterior gobierno federal y el costo se come el presupuesto. Todo era muy caro. Todo el presu­puesto se iría en la renta del espacio. Es insostenible”.

¿Cómo atenderán la ofer­ta del norte? “… los media­dores de Salas de Lectura en zona norte invitarán a la gente a la feria. (También) podemos llegar a acuerdos, aunque no hemos avanzado, pero estamos a tiempo de lograrlo; por ejemplo, que la Red de Transporte de Pasaje­ros (RTP) pueda mover niños del norte para que vengan al Cenart, pero no es tan auto­mático… tenemos que cuidar eso para que no se convierta en un merequetengue”.

¿Mantendrá los vales para que los niños compren li­bros? “Eso lo estamos revi­sando, no es tan automático. Está en el tintero”.

¿Se garantiza la presencia de autores internacionales? “Eso lo están viendo las edi­toriales. No se anunció aquí, porque no podíamos prio­rizar una editorial, pero hay una que otra que traerá au­tores internacionales… habrá mil 500 actividades entre ta­lleres, actividades artísticas, todo vinculado a la lectura y cerca de 200 expositores”.

SIN CONFIRMAR

Excélsior también habló con América Tesan, asistente en el Centro Cultural Coreano de México, quien confirmó que sólo se invitó a auto­res coreanos que radican en Los Ángeles y que ninguno ha confirmado. Lo que sí ga­rantizó es la realización de un concierto tradicional co­reano y lamentó la dificultad de que algún creador corea­no pueda ir a Mérida, debido a que desconoce el presu­puesto que se asignará a este rubro y la agenda de autores.

¿Consideraría que la in­vitación se realizó de forma extemporánea?, se le pre­guntó. “Fue un poquito com­plicado, pero entendemos el proceso de cambio de la ac­tual administración”.

Por último, se charló con Toño Malpica, embajador de la FILIJ 2019, quien calificó el anuncio de ayer como “un disparo de salida, ya es muy bueno que hayan cacareado el arranque; es una forma de comprometerse. Mi opinión es que hay buena voluntad, pero no hay dinero”.

Y añadió: “como autor quiero una feria digna, que estén nuestros libros y que haya presentaciones y todo lo que siempre ha habido. Como embajador, sí quisie­ra ver condiciones dignas en todos los sectores y que no pierda su carácter inter­nacional. Hasta el momento no se ve. Ojalá que no quede desdibujada por falta de re­cursos. Esperemos que todo eso funcione bien”.