Sayula de Alemán: política mezclada con crimen organizado

12 junio 2017 | 14:19 hrs | José Ortiz Medina

Cuatro hombres fueron asesinados a balazos durante la tarde del domingo en el municipio de Sayula de Alemán.

Las víctimas se encontraban en un lavado de autos que se encuentra a un costado de la carretera Transístmica cuando sujetos armados descendieron de una camioneta blanca y abrieron fuego.

Una persona murió al instante mientras que el resto pereció horas después en el hospital de Oluta. En tanto, los asesinos huyeron con rumbo desconocido.

Autoridades implementaron un operativo y más tarde fue encontrada en el entronque a Oluta la unidad utilizada para cometer el crimen con armas largas en su interior.

Las víctimas fueron identificadas como Daniel Rosas Sagreros de 23 años, Ariel Octavio Osorio Ambrosio y Alfredo López Andrés, ambos de 22 años de edad.

Lo interesante del caso es que al parecer estos cuatro sujetos habrían sido operadores electorales del candidato ganador en ese municipio, por la alianza PRI-PVEM. Nos referimos a Graciel Antonio Vásquez, de no muy buenos antecedentes. Hablan de robo de combustible, tráfico de migrantes, abigeato, tratantes de blancas, entre otras tantas actividades ilícitas.

Por tanto, no fue casual que durante la campaña hayan sido rafagueadas las camionetas de los otros abanderados, así como amenazas de muerte a los operadores electorales de los otros postulantes.

Dicen que hay dos poderosos diputados federales, muy vinculados al pasado duartista, quienes brindan protección a Graciel Antonio Vásquez.

 Hijo del extinto Valentín Ruiz,

cómplice de Roberto Borge

Aunque sólo llevaba poco más de un año al frente del gobierno de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo ya entregaba licitaciones a una empresa en la que participaban un operador político y un compadre. El consorcio, Grupo Desarrollador Rumega SA de CV, fue creado en mayo de 2011, apenas un mes después de la llegada del priísta a la gubernatura de Quintana Roo y estaba integrado por Andrez Maiz, empresario regiomontano, Javier Ruiz Anitúa, Francisco Ruiz Anitúa, este último Compadre de Borge, y Édgar Méndez Montoya, operador político del gobernador. Aunque, para no generar sospechas, usaron a dos empleados, Cristóbal Gaudiano y Raúl Gilberto Ramos Espinosa, como prestanombres. El primero era empleado de Edgar Méndez y el segundo, de Francisco Ruiz Anitúa en el Corsorcio Intra. Los verdaderos socios son los arriba mencionados.

En tan sólo siete meses, en cuanto se acomodó en su silla de gobernador, a través de la Secretaría de Infraestructura y Transporte, Borge Angulo entregó a sus amigos, los Ruiz Anitúa, diez licitaciones: la construcción del Hospital en Nicolás Bravo, la ampliación de los Juzgados en Playa del Carmen, el mejoramiento urbano de Puerto Morelos, el equipamiento de cinco playas en Cancún, la ampliación del Cecyte IV de Cancún, el Parador Turístico de Puerto Morelos y la modernización de la carretera en el tramo de Nuevo Becar.  Asimismo, GD Rumega recibió licitaciones para construir los dos primeros CIPI’s (Centros Integrales de la Primera Infancia) en Cancún y Chetumal de la Fundación “ALAS”, que preside la cantante colombiana Shakira. Este par de obras representaban una inversión superior a los 34 millones de pesos. Además, mediante Consorcio INTRA (un conjunto de empresas que incluye a iNetworks, ITASA, Aerotaxi Villarica, Hotel Concha Dorada, Agronegocios y a Fiesta Inn), los Ruiz han invertido varios millones de dólares en la construcción de hoteles y de restaurantes como Beningans y Carl’s Junior.

Además, el ahora ex gobernador de Quintana Roo (Francisco Ruiz Anitúa es su amigo del ITESM y, además, su compadre, ya que se convirtió en padrino de bautizo de Paulina, hija menor de Borge) pagó 972 millones de pesos por la renta de dos aeronaves y un helicóptero para su uso exclusivo a la empresa Taxi Aéreo Villa Rica, propiedad de Francisco Ruiz Anitúa, su querido compadre.

 Pronto, podría haber cambio en

la dirigencia estatal de la CNOP

Quien en breve terminará un ciclo al frente de la CNOP es Érika Ayala Ríos. Sabemos de buena fuente que la senadora suplente ha decidido dimitir para abrir ese espacio a nuevos liderazgos.

Es preciso señalar que la también lideresa del SUIT-COBAEV, no abandonará su lucha por el partido, pues seguirá trabajando en otras tareas del PRI.

Érika seguirá siendo uno de los activos más importantes del Revolucionario Institucional. Pero sabe que es tiempo de darle cauce a nuevas expresiones y nuevos rostros en el sector popular, acaso uno de los más importantes del partido tricolor.

 Sedesol, a tambor batiente

Una vez que se levantó la veda electoral, la delegada de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Veracruz, Anilú Ingram Vallines, regresó a trabajar a tambor batiente para entregar buenos resultados.
El pasado lunes y martes, por ejemplo, participó en la Reunión de la Estrategia Nacional de Inclusión, en donde se reconoció que tuvo saldo blanco en cuanto a irregularidades electorales en este proceso mediante el cual se renovaron las 212 presidencias municipales en el estado pues, durante los 30 días que duró, se trabajó con estricto apego a la ley.
Pero además, Anilú Ingram inauguró 4 lecherías de Liconsa esta semana en San Andrés Tenejapan; en la localidad de El Zapotal en Tantima; en la congregación de San Francisco, en Chontla y en el Puerto de Veracruz.
Y como parte de sus recorridos por el estado, la delegada federal de la Sedesol visitará a beneficiarios del Programa de Empleo Temporal en Chontla, Cuichapa, Mariano Escobedo y Fortín de las Flores. Además, supervisará una estancia infantil en Córdoba, se reunirá con beneficiarios del programa Seguro de Vida para Jefas de Familia, y entregará pre registros en Amatlán y Coetzalan, como parte de su apretada agenda.
Y nos cuentan que las semanas venideras serán mucho más intensas en la delegación federal de la Sedesol a fin de contribuir a cambiar la vida de miles de familias en Veracruz.

*Esta es opinión personal del columnista