Salinas, siempre Salinas

5 marzo 2018 | 23:17 hrs | Por Javier Roldán Dávila

La insoslayable brevedad

Una leyenda urbana recurrida mil veces se convierte en ‘fake news’

Como si el proceso electoral no estuviera lo suficientemente enturbiado con la descarada injerencia del gobierno del presidente Peña Nieto, un nuevo elemento se agrega a las hostilidades: el presunto apoyo de Carlos Salinas de Gortari a Ricardo Anaya.

De acuerdo a la especie, este sería el factor por el cual el peñato ha dirigido todas sus baterías en contra del ‘joven maravilla’.

El asunto cobra visos de veracidad, por  la defensa mediática que del queretano ha hecho ‘el jefe’ Diego, quien en teoría, representa  los intereses del satanizado personaje.

La ruptura entre el innombrable y sus alumnos, se habría dado por una investigación de las áreas de Inteligencia financiera, para indagar supuestos movimientos ilícitos de la asociación In Lak Ech, presidida por Emiliano Salinas Ocelli, primogénito del mencionado.

Sea o no real el señalamiento, lo que no deja de asombrar, es que casi 24 años después de que el ex presidente dejó el poder, todavía se le siga considerando, como un actor capaz de modificar el rumbo político del país, una suerte de Tlatoani vitalicio.

Ni hablar, aquí nos tocó vivir, lo cierto, es que este tipo de sainetes, explica el potencial desinterés de los millennials  por los procesos electorales, les damos ‘hueva’.

*Esta es la opinión personal del columnista.