Sábado de la CEAPP

27 marzo 2017 | 9:48 hrs | Gilberto Haaz Diez

Sábado por la mañana. La Comisión Estatal de Atención y Protección a los Periodistas, llegó a Córdoba al hotel HB, el de la autopista, la emergencia a la caída y el terrible asesinato de Ricardo Monlui, hizo que la presidenta, el secretario ejecutivo y cuatro comisionados nos reuniéramos con los periodistas y reporteros que quisieron llegar. Fueron pocos,  algunos criticaron el que no se les avisara con tiempo, pero bien que mal ahí salió, una reunión casi de emergencia, cuando los idus de la muerte llegaron a esa zona, que tiene rato es ruidosa y peligrosa.

Alumbran las candidaturas, llega el parto electoral. Por Orizaba, el PAN postula a Daniel Zairick Aboumrad, un joven que la buscaba y que en la diputación pasada no le alcanzaron los votos. Por Morena, morenita mía, la periodista Guadalupe Fuentes Barco, buena amiga, una buena candidata; por el PRI, Igor Fidel Roji López. Y cierren las puertas y hagas sus apuestas.

En Córdoba, Lety López, una panista de cepa, por el PRI Luis Diaz Barriga Salgado, amigo del Johny Aguilar de la Llave, y el de Morena, que ahí viene.

El panorama electoral comienza a calentarse, la periodista Viridiana Bretón Feito alcanzó candidatura del PAN por Ixhuatlán del Café, una mujer luchadora y bien representada. El PAN hizo buena elección, los periodistas en los picos de la política, porque la política así es.

El gobernador Yunes Linares se santigua y jura por la Virgen de Soledad de Doblado, que él no ha metido las manos por los candidatos, y algunos tiran la carcajada. Otto Von Bismarck llegó a decir: “Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería”. No hay en el mundo político un gobernante que esté en el poder que no meta las manos por su partido o por su gente, aunque Winston Churchill decía que “el político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”. Bueno, eso decía el gordis del bombín, puro y bastón, el que solía desayunar un whisky, y en plena Segunda Guerra Mundial ordenaba las batallas desde la cama. Acostado, echado guiaba los bombardeos terribles, como el que sufrió Dresde, la ciudad alemana que desapareció este gordo borrachín, la llamada Florencia del Elba, la Real Fuerza Aérea Británica dejó caer con mil bombarderos, 4 mil toneladas de bombas en dos días, cuando Alemania estaba casi rendida. Un acto criminal que, si hubieran perdido la guerra, Churchill hubiera sido juzgado por crímenes de lesa humanidad. Pero los vencedores dictan la historia. Esa acción de Dresde mató a 35 mil alemanes, la mayoría civiles. Pero así es la historia. En 1953, indebidamente le dieron a Churchill el Premio Nobel de la literatura, allí sentenció: “La historia será generosa conmigo, puesto que tengo la intención de escribirla”. Killer.

 

VERACRUZ Y BOCA

 

Llego a Veracruz y recorro Boca del Río, dos ciudades que son como hermanas y en una de ellas, Chikinando (Fernando Yunes Márquez), senador con licencia por la gracia del PAN, me cuenta un jarocho y trovador de veras, que caminando ganará la elección de la alcaldía de Veracruz, para convertir a los Yunes en los Kennedy de Boston y de Veracruz-Boca. Uno, en la alcaldía de Boca del Río, que ya se va; el otro papá mayor, gobernador de dos años, y uno más que vendría a sumarse a Veracruz, en espera de que le alumbre el camino a Anaya y el PAN para hacerlo sucesor de la corona, perdón, sucesor del gobierno de Veracruz de Ignacio de la Llave, como corrigió llamarle el exgobernador de las estrellas y del Canal 2, Miguel Alemán Velasco, el único de los exgobernadores que respeta al actual, bueno, Chirinos también, pero no da la cara y es el gobernador más reconocido, por dos cosas: dejó dinero en la caja, no recuerdo si 500 millones o por ahí va, nadie en la historia de Veracruz ha dejado nada, arcas vacías y deudas, se llevaron para las tortas y los chescos del camino. La segunda de Chirinos es que, al irse, optó por guardar silencio sepulcral, haciendo suya aquella frase que Francisco Franco se la agandalló y no era de él, decía: “Uno es esclavo de sus palabras y dueño de su silencio”. O como dijera Hemingway: “Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar”. Chirinos pasó a la historia por su buen manejo de la lana y su silencio, aunque sus críticos dicen que dejó poca obra pública, pero es mejor eso que quedar en la bancarrota.

Los gobernantes tienen sus asegunes, cuando a Charles de Gaulle le pidieron que detuviera al escritor Jean Paul Sartre, les dijo: “No se encarcela a Voltaire”, y sus asesores se fueron con la cola entre las patas. Y como es domingo para lunes, cuando escribo estos Acertijos, me voy con esta anécdota de Einstein.  Una vez le preguntaron al gran Albert Einstein, que era aquello de la Teoría de la Relatividad. Dijo así, con inspirado acento: “Cuando un hombre está con una mujer bonita, una hora parece un minuto. Pero si lo sientan sobre un horno caliente, entonces un minuto parece una hora. Eso es relatividad”.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

 *Esta es opinión personal del columnista