Rayos cósmicos revelan una nueva estructura interna en la Gran Pirámide de Keops

Puede tratarse de un vestigio de las estructuras que se usaron para construir la pirámide.

2 noviembre 2017 | 10:01 hrs | Xataka

La Gran Pirámide de Keops es también un gran misterio. Con más de 4000 años de antigüedad, 139 metros de altura y miles de bloques de piedra caliza y granito, la vieja estructura faraónica aún guarda muchos secretos: no estamos seguros de cómo se construyó, de cuánto tardó en edificarse, ni de cómo es su estructura interior.

Lo básico que sabemos sobre su estructura fue descubierto ya en el siglo IX después de Cristo y ha sido estudiada con detalle desde el siglo XIX por numerosos egiptólogos. Tan estudiada que parecía que ya no podía sorprendernos. Y, sin embargo, lo acaba de hacer.

Según publica hoy Nature, un equipo de investigación internacional ha usado detectores de muones para ‘radiografiar’ la pirámide. Los muones son unas diminutas (e inocuas) partículas elementales que surgen de la colisión entre los rayos cósmicos y la atmósfera terrestre. No somos conscientes, pero esos muones son como un txirimiri imperceptible que nos atraviesa constantemente.

En 2015, un grupo internacional de investigadores con el apoyo del Gobierno egipcio comenzó a probar técnicas no invasivas para explorar el interior de la pirámide. En principio, la de Keops es una enorme mole de piedra con tres pequeñas estancias y algunos corredores.

Siguiendo la idea de Luis Álvarez, nobel de física en 1968 por “su contribución a la física de partículas”, que trató de usar los muones para radiografiar la pirámide en la década de los 70, el equipo ha usado tres detectores de muones (dos dentro de ella y uno fuera) para examinar su estructura. Y ha saltado la sorpresa: existe un enorme vacío de más de 30 metros de largo muy parecido a la Gran Galería.

Y, siendo claros, nadie sabe qué hace ahí. Los investigadores sugieren que “hay que considerar muchas hipótesis arquitectónicas”; sin embargo, los egiptólogos han salido rápidamente a asegurar que no se trata de “otra estancia”.

Claro que, si no se trata de una nueva estancia, puede tratarse de algo más interesante: de un vestigio de las estructuras que se usaron para construir la pirámide. Sinceramente, va a ser muy complicado llegar al ‘gran vacío’ sin comprometer la estructura de la pirámide, pero tenemos que descubrir qué es para entender mejor la gran maravilla de la humanidad.