Rasuran los sueldos de elementos de Seguridad Pública en Veracruz

21 junio 2017 | 10:45 hrs | Claudia Guerrero

Conocen a Carlos Martín Espinoza Benítez… ¿No,  inteligentes lectoras y lectores?  Resulta ser un alto mando en la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz y bajo las órdenes del incompetente Jaime Ignacio Téllez Marié… Este policía es el  Director de Planeación y Estrategia de la Dirección de Detención del Delito, perteneciente a la SSP… Y es el mismo, quien  está siendo señalado como el encargado de “rasurar los sueldos” de los policías administrativos y de operatividad, bajo las órdenes de su jefe Jaime Téllez Marié…

Pero antes, hablemos de Carlos Martín Espinoza Benítez… Con base a la nota publicada el 04 de mayo del 2003, con la liga: http://archivo.eluniversal.com.mx/primera/14428.html Carlos Espinoza fue nombrado como Policía del Año y en ese entonces quién era Coordinador de la Policía Intermunicipal Veracruz-Boca del Río, era nada menos que Jaime Téllez Marié… Ya para ese entonces, los apoyos y complicidades se daban en este par de pillos…

En la política y en el periodismo no hay coincidencias… Al asumir el cargo como Secretario de Seguridad Pública de Veracruz, estuvimos en desacuerdo en el  nombramiento  de Téllez Marié, pues tenemos datos concretos, declaraciones federales, hasta documentación acreditada y oficial, de que Téllez tenía y  sigue teniendo un negro historial como funcionario estatal y coludido con células delincuenciales… Y este fue incrustado en una sensible dependencia estatal, advirtiendo  que  Téllez sacaría “los espolones”… Lamentablemente, no nos equivocamos…

Desde hace diez años, un trabajador, de quien omitimos su nombre por seguras represalias,  laboraba de forma cotidiana en la Secretaría de Seguridad Pública, hasta la llegada del Comandante Carlos Espinoza Benítez  como Director de Planeación y Estrategia, adherida a la Dirección de Detención del Delito, en la SSP. El entrevistado asegura que nunca había vivido tal situación, ni anomalías, al igual que  otros empleados,  quienes fueron notificados por el propio Espinoza Benítez, desde el primer día de su llegada, que a él lo había asignado el  Secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié y  por orden superior y “porque así lo había decidido el Jefe” se les descontaría o coloquialmente hablando, se les   “rasuraba” el sueldo, teniendo la obligación de pasar parte de su salario, para evitar  ser enviados fuera de la ciudad o ser despedidos… Esta condición también  sería aplicada para los de nuevo ingreso, como uno de los requisitos para poder ser contratados con esos sueldos…

Si bien, Miguel Ángel Yunes Linares ha declarado existir pocos  recursos para contratación de nuevo personal y hasta de los nombrados al inicio de su administración, en la Secretaría de Seguridad Pública se ha observado la contratación de personal  con altos salarios, comparados  con los percibidos por trabajadores con varios años de antigüedad y esta constante molesta e indigna a muchos, ya que el propio Yunes Linares, como ellos aseguran,  les había prometido  ser el gobierno del cambio para mejorar  Veracruz, cuando este  fue para empeorar… Y de qué forma…

El empleado, así como sus compañeros de trabajo aseguran que el Comandante Carlos Espinoza Benítez le ha encomendado a cierta persona de recoger el dinero,  casi el mismo día que cobra el  personal administrativo y operativo. En caso de que por algún motivo, no entregan parte de su sueldo, Espinoza Benítez y su gente preguntan si ya se le pagó a cierta persona y de querer sorprender a la autoridad, habría represalias…

Existe también, un mando de la SSP de nombre Ángel Huesca, quien otorga privilegios a sus amistades y familiares para que les aumenten el sueldo y es  señalado como una persona déspota e insulta a los empleados, así como también,  lanza  amenazas. Trata al personal como si fuesen sus sirvientes…

Y estas prácticas, siempre han existido en la Secretaría de Seguridad Pública, como el acoso laboral y sexual a personal femenino y pobres de ellas si se quejan o emiten una inconformidad, así como el abuso en las horas laborales de los elementos policiacos y si hay molestia, los cambian de sector y hasta de ciudad, mandándolos a municipios apartados, lejos de sus hogares y con el mismo sueldo…

En la Secretaría de  Seguridad Pública hay buenos y malos policías… Muchos de  ellos tienen vocación para servir a la ciudadanía, pero se decepcionan por los bajos sueldos y observan que los mandos altos y jefes se despachan con grandes salarios y contratación de personal sin experiencia. Pero lo peor, es indignante, que sus propios Jefes les roben los salarios a sus subordinados… Y esa práctica añeja, regresa con la filosofía y forma de administrar de Jaime Téllez Marié…

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz

*Esta opinión es personal del columnista