Rapiña en Casa Veracruz

3 noviembre 2016 | 12:32 hrs | Columna

Por Valeria Marcial

Se llevaron todo. Siempre paso por Casa Veracruz, casi a diario, y me pregunto cuántas historias y acuerdos guardan las paredes de esa mansión.

La propiedad que cuentan mis vecinos antes de ser la “Casa de Gobierno” ahora “Casa Veracruz”, cuyo  dueño era amante de los caballos y la vegetación, hoy es una mansión que poco se puede apreciar desde afuera, debido a que tiene una barda de al menos cinco metros.

Casa Veracruz está ubicada en la calle Guillermo Prieto número 8, colonia La Piedad, en Xalapa relativamente en el centro de la capital veracruzana.  Dante Delgado advirtió que convenía  un punto cercano a Palacio de Gobierno, para que el gobernante fuera trasladado sin complicaciones a Palacio de Gobierno.

Dicho hogar, el cual han habitado algunos gobernadores desde el tiempo de Don Fernando Gutiérrez Barrios (no todos porque  Don Miguel Alemán Velasco que no quiso vivir ahí), ha sido sede de importantes reuniones políticas con personajes nacionales e internacionales.

Casa Veracruz y los edificios alternos, actualmente son resguardados por un fuerte dispositivo de seguridad humana y tecnológica, pues hay cámaras que están ubicas en puntos estratégicos, para no perder de vista a la más mínima mosca que se acerque.

Ojala que todos esos videos estén a resguardo del C4. Ese que nos tiene vigilados a los periodistas, políticos, empresarios y hasta a los malosos, y sirva para detectar quien se llevó los cuadros, jarrones, esculturas, obras de arte, alfombras, sábanas, espejos, plaque, loza y cristalería, así como cientos de artículos que incluso estaban inventariados. Porque hoy no están en Casa Veracruz.

Sí. Se lo llevaron todo. Tanto que Flavino Ríos Alvarado tuvo que levantar Fe de Hechos, para certificar que no había objetos cuando él tuvo que acudir a Casa Veracruz para despachar asuntos políticos.

Mandó traer a notarios de su confianza y levantó acta. Porque ésto está que arde y papelito habla y saca de apuros. Si el gober interino dijo, te serví pero tú a mí ya no me sirves.

Es sabido por muchos, que Casa Veracruz cuenta con una sala acondicionada tipo cine. Es decir un auditorio bien adaptado con una enorme pantalla. Bueno, pues contaba, porque también se la llevaron. Se querían llevar los pavorreales. Si no los ve usted, es porque se los van a cenar el 24 o 31 de diciembre. En una fría celda.

¿Quién se llevó todo? Pues los mismos que saquearon a Veracruz. Los virreyes de Coatzacoalcos y Córdoba que  hasta Casa Veracruz “la despelucaron”. No tienen llenadera. No se llevaron la casa porque no podían cargarla. Vaya Personalidades.

Sólo para el anecdotario. El pasado 30 de junio, el entonces gobernador ahora prófugo de la justicia, Javier Duarte luego del berrinche de saber que perdió todo, envió solicitud al Congreso del Estado para que los diputados le autorizarán enajenar a título gratuito Ad Corpus Casa Veracruz a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y para la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas.

No pasó. No se dio. La locura y la ira tras la derrota, estaban de manifiesto en cada acción.

*Estamos listos

Estamos listos y no precisamente son los seguidores de Héctor Yunes los que dicen así. Son los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) que durante semanas se han capacitado para asumir el cargo para el que fueron elegidos el pasado 5 de junio en la histórica elección.

Comandados, lidereados y guiados por Sergio Hernández Hernández, tomarán protesta los 15 integrantes de Acción Nacional en lo que será la LXIV Legislatura.

Sergio ha sido criticado por su juventud, ha sido señalado con mil adjetivos más. Las especulaciones son más, porque el PAN es más celoso de sus políticas internas. La grilla no se cuenta en los cafés como la del PRI.

Pero Sergio Hernández tiene oficio político y madera de negociador. Piensa, calcula y opera para su partido desde hace casi 15 años. Ha recorrido de norte a sur el estado y más allá de Veracruz. Fue secretario de la juventud en el partido, coordinador operativo en Sedesol,  entre otras encomiendas en la administración pública.

El golpe del 2010 fue muy duro para los panistas, el del 2012 fue avasallador y de ahí los panistas aprendieron que solamente marchando unidos, ganan.

A la propuesta de José Mancha, nadie se opuso. Hoy tiene un enorme reto en puerta, no sólo con su partido, sino con los millones de veracruzanos que merecemos diputados que en cada ley, reforma o propuesta, legislen por el bien de los ciudadanos y no sólo voten por la maleta que reciben o la que nos les dieron.

@ValeriaMarcial

Vale_1887@hotmail.com