¿Quién es Lara Montellano?

4 mayo 2017 | 17:52 hrs | Carlos Jesús Rodríguez

¿HA ESCUCHADO hablar de Sergio Javier Lara Montellano, Almirante que a principios del 2013 se desempeñaba como Comandante de la Octava Región Naval con sede en Puerto Vallarta, y que ese mismo año, en Mayo para ser precisos, pasó a ocupar la Secretaría de Seguridad Pública en el Estado de Guerrero, concretamente, en el infausto gobierno de Ángel Aguirre Rivero, aquel oscuro personaje obligado a renunciar tras la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa -el 26 de Septiembre de 2014, tras ser atacados y levantados por policías municipales de Iguala y Cocula y entregados, posteriormente, a integrantes de un grupo delictivo en aquella conflictiva Entidad?-.

CABE ACLARAR que Lara Montellano nada tuvo que ver con aquellos sucesos que alteraron para siempre la tranquilidad del País –tras avivar la protesta social a tal grado que México se colocó en el epicentro mundial de violaciones a los derechos humanos-, pues el militar se vio obligado a renunciar al cargo en Enero de 2014 –ocho meses antes del atentado contra normalistas-, luego del ataque de un comando armado al penal de Iguala que dejó como saldo 10 muertos, y del asesinato de tres reclusos que habían sido trasladados de esa cárcel al reclusorio de Las Cruces, en Acapulco. De esa manera, por instrucciones de Aguirre Rivero quedó como encargado del despacho el subsecretario de Operación y Seguridad de la SSP, el teniente Leonardo Octavio Vázquez Pérez, aunque las cosas no cambiaron ni han cambiado en Guerrero.

TAL VEZ al Almirante lo recuerde porque hace poco defendió a capa y espada al ex Gobernador Fidel Herrera Beltrán –y de esto no hace mucho: fue el jueves 27 de Abril de este año-, negando que el oriundo de Nopaltepec haya abierto las puertas a la delincuencia organizada en la Entidad, pues recordó que cuando estuvo al frente de la Tercera Zona Naval, entre los años 2005 y 2010, se aseguraron casi tres toneladas de cocaína en el puerto de Veracruz y se logró la captura de varios cabecillas del crimen organizado, aunque lamentó el secuestro del administrador de la Aduana del puerto jarocho, Francisco Serrano Aramoni, secuestrado el primero de Junio del 2009 por un comando en el que fungieron como halcones elementos de la dirección de tránsito. Sergio Javier Lara negó, en consecuencia: “mentira, mentira (que se permitiera el asentamiento de la delincuencia), si ustedes observan cómo es el crecimiento, no es de que le abrieran las puertas a alguien, van cambiando las circunstancias; las circunstancias en un principio en el País eran de tráfico nada más, ¿cuándo empieza a haber otros problemas? Cuando se empiezan a poner difíciles las cosas de pasar a la otra frontera”, y en ese sentido dice que el detonante del incremento de la delincuencia en la Entidad fue la balacera que se suscitó en la comunidad de Villarín, municipio de Veracruz, en Marzo del 2007, tras una carrera de caballos en la que participaron importantes capos, ya que después de aquella balacera ocurrieron otras en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río hasta el depósito de 35 cuerpos en el paso a desnivel que se localiza frente a plaza Las Américas.

BUENO, SE la pondremos más fácil para que lo recuerde, sobre todo si es usted del municipio boqueño. Hace unos días el ex comandante de la tercera zona Naval reconoció que buscaba la candidatura del PRI para disputar la alcaldía de Boca del Río, ¿y qué cree?: de acuerdo a la lista de aspirantes emitida por ese partido, Lara Montellano resultó ser el agraciado (dijimos agraciado, no desgraciado), por lo que tendrá que medirse con Humberto Alonso Morelli que es el candidato del PAN-PRD a la Presidencia Municipal y, a decir verdad, es quien puntea en las preferencias ciudadanas. Y es que del Almirante nada se sabe, pues ni siquiera ha iniciado campaña y lo que es peor, cuando se pregunta, incluso a priistas del Comité Directivo Estatal y del propio municipio en torno al abanderado “tricolor”, responden desconocer de quien se trata, es más, ni siquiera han escuchado su nombre, y cuando se les ilustra mueven la testa y exclaman: -vamos de mal en peor; derrota asegurada-.

NADIE SE explica porque el Almirante, un hombre acostumbrado a mil batallas no aparece por ninguna parte, salvo que se haya arrepentido y en los días por venir anuncie que siempre no, sobre todo porque el PRI ha hecho saber a sus candidatos que no habrá dinero para campañas y que tendrán que rascarse con sus propias uñas –o las uñas de alcaldes o “mecenas” que así lo decidan-, pero que el Comité Ejecutivo Estatal no tiene ni para pagar la nómina, y mucho menos las tareas proselitistas de quienes están predestinados a perder.

SE SABE que a partir del próximo lunes el Senador José Francisco Yunes Zorrilla se reincorpora a la vida política del Estado, y que viene con todo, incluso con una hielera que ocupará de sillón para que deslenguadas ex diputadas como Octavia Ortega Arteaga no anden despotricando que sus órganos reproductivos son tibios, como si se los hubiera toqueteados. Será otro Pepe, promete, aunque, en realidad no se quiere que venga a enfrentarse a golpes con nadie, ni que se vuelva camorrero o pendenciero, sino que cumpla su palabra que es lo que básicamente le reclaman seguidores a quienes ha dejado “colgados de lo brocha”, con acuerdos que no aterrizan y una desilusión que se trastoca en decepción, aunque las cosas no son mejores con Héctor Yunes Landa que, como dice una cosa, dice otra.

COMO FUERA, tal vez porque apenas iniciaron, pero las campañas del PRI no se están viendo, salvo en el Puerto de Veracruz donde Fidel Kuri, como propietario de Los Tiburones Rojos es, sin duda, un atractivo, o en Coatzacoalcos donde Carlos Vasconcelos, diputado con licencia y líder obrero en la zona ya se lanzó a las colonias, o en Fortín de las Flores donde Enrique Muñoz va a tambor batiente. En otros municipios se ignora que está pasando y, peor aún, como le harán para remontar a los abanderados del PAN-PRD y MoReNa que han tomado ventaja en esta lucha donde se encuentra en juego, más allá de las alcaldías, sindicaturas y regidurías, la Presidencia de la República y la Gubernatura del Estado en el 2018. Por cierto, en Tuxpan,
Javier Benítez, síndico del PRI ya le dio la espalda a la candidata de su partido y se fue con el independiente Everardo Gustin. Así las cosas. OPINA carjesus30@hotmail.com