Quería senos grandes y falleció

Una joven de 33 años de Córdoba, Argentina, a quién una mala cirugía estética le robó la vida

Foto: isanidad.com
6 agosto 2019 | 20:07 hrs | Por: Gisselle Acevedo/ Soy carmín | Mundo

Argentina.-  Sol tenía al esposo perfecto, unos hijos que la amaban, pero quería senos grandes y murió. Así de cruel es como se resume la historia de una joven de 33 años de Córdoba, Argentina, a quién una mala cirugía estética le robó la vida.

Tras su muerte, su esposo Franco le dedicó una hermosa carta, la cual al leer te deja ver el gran amor que por ella sentía.

Foto: molnlycke.es

“Me haré mil preguntas y seguramente muchas no tendrán respuesta. Se me romperá el alma un millón de veces, al encontrar en casa tus recuerdos, al escuchar a nuestro hijo llamarte, al acostarme en la cama y abrazar tu ausencia, al esperarte sabiendo que no vas a llegar, al saber que el tiempo perdido no volverá”, así comienza su escrito, el cuál ha hecho llorar al mundo entero.

Se dice que la Sol tomó la decisión de colocarse implantes mamarios en una clínica del barrio Cerro de las Rosas de su ciudad, sin embargo, nada salió como ella lo planeó y al poco tiempo de la intervención, comenzó a sentirse mal y regresó de nuevo al hospital.

Los médicos le dijeron que el implante se había encapsulado por lo que tendría que ser sometida a otra cirugía para repararlo.

Todo parecía cuestión de rutina, pero las cosas se salieron de control, los médicos señalaron que Sol no había soportado la operación y que tenía muerte cerebral. De inmediato la familia la llevó a otro hospital, en donde murió.

Los reportes médicos señalaron que Sol, la mujer que en casa tenía al esposo perfecto y unos hijos que la amaban había alcanzado la muerte luego de que la operación se complicó debido al neumotórax, un colapso pulmonar causado cuando el aire escapa del pulmón y no le permite expandirse.

Foto: eldictamen.mx

Además de que Sol sufrió hipoxia, falta de oxigeno para seguir trabajando, señaló Telemundo. Aquí la continuación de la bella carta con la que su pareja la despidió de este mundo:

“Me haré mil preguntas y seguramente muchas no tendrán respuesta. Se me romperá el alma un millón de veces, al encontrar en casa tus recuerdos, al escuchar a nuestro hijo llamarte, al acostarme en la cama y abrazar tu ausencia, al esperarte sabiendo que no vas a llegar, al saber que el tiempo perdido no volverá.

Solo buscaré recordar momentos felices, risas, abrazos, besos, caricias y algo más, recordar tu pelo, tu olor, el sonido de tu voz, el brillo de tus ojos, buscaré recordar que cada cosa que hicimos la hicimos con amor, que siempre tiramos juntos hacia el mismo lado y enfrentamos cualquier tormenta , ahora me toca hacerlo sin vos, aunque sé que me darás tu fuerza, esa fuerza de leona, de esa peleadora compulsiva que llevabas dentro, esa que nunca se quedaba con el no”.

“El tiempo me enseñará a levantarme de nuevo, a caminar solo con nuestro hijo, a contarle quién era su mamá a darle mi amor y el tuyo, a llenar las horas vacías de la noche durante la cena. Te fuiste de acá y el vacío será inmenso, pero mi corazón siempre estará grande al saber que tuve la suerte de tenerte, y que el paso del tiempo no podrá borrar tu huella en mí. Adiós mi amor, volá alto y espérame, que aún tengo misiones acá. Te amo por siempre”.

Con información de Soy Carmín