Quedarse callado es ser cómplice

14 febrero 2018 | 23:14 hrs | José Miguel Cobián | José Miguel Cobián Elias

Repugna la falta de imaginación de los creativos que manejan la supuesta guerra sucia entre los distintos partidos políticos. Dan pena propia y ajena quienes se prestan a mentir a cambio de unas migajas que los políticos les dejan en sus manos, del botín que se llevan a la bolsa. Los veracruzanos entendemos perfectamente que la lucha es por un botín económico, nada tiene que ver la intención de servir a los veracruzanos. Le pongo tres ejemplos de guerra sucia, llena de mentiras y perversidad con el único fin de engañar a la gente sencilla y confiada que cree todo lo que lee en un chat o en internet. Y lo señalo claramente, porque en México no necesitamos a los rusos para que nos desinformen y nos engañen. Con los empleados de los funcionarios o aspirantes a serlo es más que suficiente.

Comienzo con una supuesta denuncia en redes sociales en contra del gobernador por parte de un muro de Facebook, supuestamente manejado por Gerardo Buganza. Allí atacan al gobernador con refritos, con información que ya fue superada por la población y de la cual no tendremos jamás pruebas de su veracidad, ya que hasta se afirma que la PGR tomará cartas en el asunto, cuando está visto que en caso de haber sido investigado, no hubo problema pues ya pasó tiempo de que se mencionaron esos asuntos por primera vez. El bulo se disfraza de seriedad mostrando fotos y datos del registro público de la propiedad, lo cual haría que muchos ingenuos creyeran en él, salvo por un sencillo detalle: El propio Buganza se deslindó de dicha publicación, y tiene datos de quien es el probable culpable, el cual debiera de tener cuidado, pues si la fiscalía inicia una investigación, pueden ir por él muy rápido.

En segundo lugar me encuentro con un portal de Coatzacoalcos que refritea un rumor dando pelos y señales de los supuestos encuentros entre Cuitláhuac García y funcionarios de Javier Duarte para financiar su campaña. En dicho panfleto se infiere que el dinero era para Héctor Yunes, pero al pelearse con el mandatario, dejó de entregarle dinero del erario al candidato del PRI en aquél entonces y comenzó a darle esos recursos al candidato de Morena. Las acusaciones son muy serias, y una vez más, se menciona que la PGR está investigando el asunto. Todo suena creíble a los amantes de las teorías de la conspiración salvo que es noticia vieja, y nada ha pasado. Resultaría tonto pensar que siendo Morena el principal enemigo a vencer en estas elecciones, sus adversarios y en particular el gobierno del estado y el federal, teniendo esta información no hubieran aplicado la ley. Este libelo ofende a demasiados por igual, de entrada trata de incompetente al gobierno federal y del estado por no haber cumplido con la ley, trata de cómplice al senador Héctor Yunes, que tan campante se pasea por todo el estado sin ninguna preocupación y que regularmente asiste a las sesiones del senado allá en la cdmx, es decir, está ubicable en caso de haber cometido un delito. Y por último señala de cómplice del ex gobernador, al principal opositor a los designios del gobernador, quien sería el primer interesado en que se aplicara la ley en caso de haber delito que perseguir. Pensar como dicen los conspiracionistas, que sacará videos cuando convenga electoralmente es acusar al gobernador de aplicar la ley a conveniencia política y eso es un enorme riesgo que un político tan inteligente como Miguel Ángel, jamás cometería.

En tercer lugar surge en la región de Córdoba y por ataques entre los mismos miembros de morena, un libelo publicado en un portal no muy serio de internet, acusando al principal aspirante a la diputación federal por ese partido, de regalar plantas de café enfermas, y al segundo aspirante y representante del PT se le acusa de no decir nada del asunto, cómo si se le tratara de obligar a sumarse a la mentira en función de los intereses de un tercer aspirante, financiado por candidatos que le temen a morena en el distrito cuya cabecera es Córdoba.

El asunto me atañe personalmente porque yo soy quien regala esas plantas a quien desee aprovecharlas. Esas plantas tienen un año y siete meses. Vienen de un vivero verificado por Sagarpa, y de semilla certificada por el SNICS. Sólo que la organización a la que pertenezco me pidió 400,000 plantas y al final sólo compró 150,000. Había 250,000 plantas resistentes a la roya que podían aprovecharse por los cafetaleros de la región o tirarse a la basura. Pensé regalarlas, pero eran demasiadas, así que se me ocurrió ofrecerlas a partidos políticos, porque en tiempo de elecciones, ellos las moverían y llegarían a los campesinos que supieran manejar planta grande.

Se las ofrecí a amigos del PRI, a alcaldes del PAN y al diputado Zenyanzén de Morena, Además de a particulares. Muchos particulares han venido al vivero a llevarse la planta gratis, pues desde el año pasado en que regalé 85,000 por la misma razón, la sembraron y tuvieron buenos resultados. Han venido funcionarios de los ayuntamientos, personajes de todos los partidos y si tienen a quien le interesen las plantas, los apoyan con el transporte. Al vivero van los campesinos interesados en cargar su propia planta y llevársela.

Para quien esto escribe es una pérdida económica muy fuerte. Sin embargo, las derrotas hay que convertirlas en victorias. Esa planta estaba destinada al campo veracruzano, tan afectado por la Roya. Son plantas resistentes, así que esa idea tuve para que llegaran a quien las necesita. Me consta que han sido sembradas, con buenos resultados, y uno de los más activos en el aprovechamiento de esas plantas ha sido Zenyansén, quien efectivamente ha ayudado a transportar más de cien mil plantas para cafetaleros de varias zonas del estado. A nadie se le obliga a llevarse las plantas y todo mundo sabe que son regaladas, sin responsabilidad ni para los ayuntamientos, ni para los funcionarios que patrocinan los viajes.

Y aún así, hay gente de Morena que se presta mediante módico pago económico para atacar una buena acción que sólo beneficia a los que menos tienen. Y hay gente de algún otro partido político que se presta a pagar en contra de la única buena acción que he visto en estas campañas en mi zona, con el fin de desprestigiar y golpear.

Ni modo, así somos los veracruzanos y en general los mexicanos. Hasta a lo bueno le encontramos lo malo. De cualquier manera, yo tengo una campaña en redes sociales, en medios de comunicación y personalmente, invitando a los amigos a no ser partícipes de guerra sucia ni de ofensas ni de mentiras en esta campaña política.

Si quieren atacar al gobierno de Peña Nieto, o al de Duarte, hay mucho de verdad que le pueden sacar, como para inventar mentiras. Si quieren atacar al gobierno de Miguel Ángel Yunes, que lo hagan también con verdades y no con mentiras, y lo mismo cuenta para los ataques contra el Peje o contra sus abanderados, seguramente no son blancas palomas y también tendrán defectos. Lo que no se vale es atacar con mentiras. Y mucho menos se valdría que tú, estimado lector o lectora, votaras el uno de julio por alguien que te convenció con mentiras, que te engañó para no votar por otro. Porque si hoy te engaña con información, mañana te engañará en su ejercicio de gobierno.

www.josecobian.blogspot.mx elbaldondecobian@gmail.com @jmcmex

*Esta es opinión personal del columnista