Quebrará obesidad al Sector Salud

14 mayo 2015 | 7:50 hrs | Andrea Galicia | Poza Rica

Poza Rica, Ver.- Ciento setenta y cuatro mil millones de pesos desembolsaría México en 2017 para atender a pacientes con sobrepeso y obesidad, cifra que incluso podría incrementar si no se implementan medidas que combatan estas enfermedades.

Cifras de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2012, revelan que 58 por ciento de los 174 mil millones señalados corresponderían a gastos directos – medicamentos -,  mientras que el resto a indirectos.

Debido a que la obesidad es una padecimiento que da pie a otros de tipo crónico-degenerativo, no disminuir los casos que de ella existen, ni combatir aquellas de carácter potencial, podrían acabar económicamente con el Sector Salud, pues a decir del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO),  en promedio cada persona con sobrepeso u obesidad gasta hasta 63 mil 300 pesos anuales para tratar ésta y otras afecciones que de ella derivan.

En su análisis Los Costos de la Obesidad en México, dicha cifra se atribuye al gasto que una persona con dicha enfermedad invierte cuando no toma medidas para resarcir su condición, y la cual resulta extremadamente superior si se compara con los 92 mil 860 pesos que podría gastar – en un período de 30 años -, si modificara su estilo de vida.

Armando Kirsch Ramos, jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 3, señala que actualmente la obesidad representa uno de los 3 padecimientos más costosos del Sector Salud debido a que infinidad de personas la padecen. Tan sólo en 2012 la ENSANUT apuntó la existencia de 6.3 millones de adolescentes con sobrepeso u obesidad.

«Somos de los primeros (estados) en la República con obesidad; es un severo problema de malnutrición en el veracruzano que a largo plazo significa mucho dinero porque es algo que va relacionado a muchas enfermedades crónicas que a largo plazo nos sale muy caro al sector salud», refiere.

Entre los padecimientos ligados a la obesidad, figuran la diabetes mellitus e hipertensión arterial, los cuales paralelamente dan pie otros que se traducen en el incremento de costos.

De acuerdo con Kirsch Ramos, no sólo se trata de gastos por la cobertura de medicamentos, sino de cirugías que dichas enfermedades desencadenan.

«Lo que más caro nos está saliendo no tan sólo es el costo de medicamentos de control de hipertensión y diabetes, sino los procedimientos quirúrgicos como amputaciones de miembros en el diabético e hipertenso; otras enfermedades relacionadas con la hipertensión, como los infartos cerebrales, provocan que las personas queden con enfermedades permanentes severas. Y relacionado también con la diabetes tenemos la insuficiencia renal, que lleva a personas a estar esclavizadas a diálisis y hemodiálisis e incluso a un trasplante renal. Sin duda estamos hablando de mucho dinero», declara.

Diabetes impacta finanzas de salud

Datos del estudio ¿Cómo vamos con la diabetes?, realizado por la fundación Idea, indican que durante 2011 más de mil 331 millones de dólares se destinaron al pago de medicamentos para controlar la diabetes. De esta cantidad, 12 por ciento fue gastada por la Secretaría de Salud (SSA) y 692 mil 347 dólares más por los propios pacientes.

En un panorama más global, Idea detalla que entre costos directos e indirectos de la diabetes, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), SSA y pacientes, pagaron 7 mil 627 millones 540 mil 232 dólares para atender su enfermedad.

Dichos montos corresponden únicamente a una de las afecciones derivadas de la obesidad.

Atacan problema de raíz

A fin de evitar que las finanzas del Sector Salud sean impactadas por los altos costos que la obesidad y sus subsecuentes enfermedades provocan, Kirsch Ramos comparte que al interior del SSA se trabaja preventivamente con los Grupos de Ayuda Mutua (GAM), en los cuales se inculcan hábitos saludables que disminuyen el sobrepeso u obesidad en la población.

«Se está actuando desde abajo, tratando de actuar a nivel de la obesidad por grupos de autoayuda para empezar a disminuir con cosas que no son tan caras, como una buena nutrición y ejercicio. Tenemos nutriólogos trabajando, y aparentemente significa una inversión contratarlos para llevar el control de los grupos, pero a largo plazo esas personas que llevan un buen control de su enfermedad, pierden peso y desaparece el riesgo principal que es la obesidad, y la esperanza y calidad de vida es mucho mayor», expresa.